Investigadores del Inta evidencian desfinanciamiento y faltante de insumos

Jueves 10 de octubre de 2019
En Misiones se trabaja en iniciativas para mejorar la producción. | Foto: Natalia Guerrero
Nazarena Torres

Por Nazarena Torres politica@elterritorio.com.ar

El estímulo a los proyectos de investigación está siendo directamente atacado por las políticas nacionales, que desincentivan los esfuerzos de los profesionales y estudiosos de distintas áreas. 
En ese marco, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) es uno de los organismos  de ciencia y tecnología desfinanciados, de los pocos que van subsistiendo en todo el país. Con la desinversión, se ven resentidos importantes programas e iniciativas que se llevan adelante para el mejoramiento de la vida comunitaria y la producción. 
La falta de presupuesto afecta de manera tajante el trabajo de los integrantes del Inta, puesto que -de acuerdo a lo que informan- ni siquiera cuentan con los insumos básicos para las tareas diarias. 
Y aunque los profesionales buscan la forma de mantener la labor de campo y de análisis con esfuerzos y recursos propios, lo cierto es que sin financiación externa se hace casi imposible continuar las investigaciones. 
Pese a que se vienen realizando los reclamos correspondientes, las respuestas tardan en llegar y el dinero que reciben a cuentagota apenas alcanza para los sueldos mensuales del personal y las actividades prioritarias del organismo.
En Misiones, la sede del Inta se encuentra en Posadas y funcionan otras dos estaciones experimentales en Cerro Azul y Montecarlo. A esto se suma otros centros de investigación, extensión y agencias en toda la provincia. 

Sin insumos
Diego Chifarelli, investigador de la agencia de extensión de Eldorado, indicó que “ni siquiera para el combustible de los vehículos alcanza muchas veces”. 
En diálogo con El Territorio, remarcó que  “hay muy poco presupuesto operativo, estamos muy complicados en combustibles, elementos de seguridad e higiene e incluso en lo que tiene que ver con las semillas, que históricamente se contemplaban y ahora faltan”. 
“Hacemos un esfuerzo muy grande para mantener las investigaciones, rescatamos que no hubo despidos pero sí cada vez es menos lo que llega para costos operativos”, añadió. 
De la misma manera, Guillermo Ramisch, delegado gremial del Inta, aclaró que “nosotros pudimos esquivar los despidos, aunque era una solicitud del Ministerio de Modernización. El problema que tenemos es la falta de presupuesto. El 80 o 90% de recursos siempre fue destinado al pago de personal. Pero ese 10 o 15% a operar se redujo a menos del 5% y apenas se está pudiendo cumplir con las erogaciones básicas, como seguridad y luz”.  
“Estamos contando monedas, en un esquema provocado por el actual gobierno. No hay manera, es una política que se viene desarrollando desde que asumieron. En el gobierno pasado hubo una recomposición, pero siempre a nivel de funcionamiento nunca estuvimos en una condición óptima”, exhortó. 
Además, contó, en diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva, que “por ejemplo, en San Pedro no pudimos pagar el alquiler y tenemos una agencia en un lugar prestado por la Municipalidad”. 

La misma situación
Octavio Ingaramo, director del Inta Misiones, aclaró que por el momento “alcanza para pagar los insumos básicos” aunque especificó que llega menos dinero que antes. 
“Ya hace años venimos con lo mismo, este último año hubo un ajuste y se fue acentuando con el despegue de la inflación también”, señaló. 
No obstante, determinó que es la misma situación que pasa en toda la administración pública. 
“Va llegando el dinero, no era lo que siempre venía pero es algo. No escapa a la realidad de todos los demás sectores. La situación es crítica por lo que buscamos financiarnos de forma externa”, aseveró.
Mientras tanto -comentó-, se encuentran a la espera de la financiación para proyectos que comenzarían este mes. 
“No va a ser un gran presupuesto pero es para comenzar con estas iniciativas y llegar hasta fin de año”, apuntó.

Financiación externa
Para continuar con las investigaciones, los profesionales del Inta buscan recursos por fuera del Estado. En ese sentido, son financiados muchas veces por empresas u organismos externos e incluso con cooperación internacional. 
Según manifestaron los investigadores, esta situación tiene dos puntos de análisis: por un lado, es bueno debido al anclaje que se hace entre la institución y la comunidad externa; pero por el otro, muchas veces los agentes de financiación condicionan los temas y abordajes de las iniciativas, debiendo dejar de lado estudios interesantes que se venían ejecutando. 
“El sector de investigación es el que está más complicado porque es el que dependía del financiamiento del Inta, entonces los que han podido desenvolver alguna financiación con privados siguen funcionando. Los demás están completamente desfinanciados y parados”, adujo el delegado gremial.
“Sin financiamiento externo no podríamos continuar, las dos áreas (investigación y extensión) están siendo afectadas por igual”, atestó Chifarelli. 
Uno de los programas con los que el Inta viene trabajando muy bien es el Pro Huerta. “Está funcionando incluso mejor de lo que esperábamos”, destacó Ingaramo.
Varios de los investigadores consultados coincidieron en que el Pro Huerta fue una de las patas fundamentales para que el instituto -junto a sus proyectos y programas- pueda seguir en pie. 

Reclamos
Roque Toloza, director del Inta Montecarlo, confirmó a este medio también la situación crítica y contó que la semana pasada “estuvo el vicepresidente del Inta y le hicimos el planteo a ellos”. 
Chifarelli agregó que ya se hicieron varios reclamos porque “esto viene desde hace años”. 
“Se hicieron varios pedidos para garantizar el pago pero nos van mandando a cuentagotas”, dijo. 
“Este año se hicieron solicitudes para que se efectivice el presupuesto planteado y ahora liberaron una pequeña partida que se fue como agua. En nuestra agencia tenemos tres vehículos y solamente anda uno. Esto se repite en todos lados”, afirmó por su parte Ramisch. 
Seguidamente puntualizó en que “estamos en el marco de una campaña contra la precarización, con técnicos vinculados al Pro Huerta  así que estamos de campaña nacional para tratar que los más de 200 contratados pasen a planta. Y hace tiempo venimos en campaña también contra el desfinaciamiento”. 

Jornada de lucha en las universidades

Tras la reunión de la mesa técnica salarial en la que el gobierno les volvió a negar a los docentes universitarios el cobro del bono, las federaciones docentes aunciaron la continuidad de su plan de lucha. La Conadu Histórica tuvo su plenario el martes y allí convocó a una nueva jornada nacional de lucha que se llevó a cabo ayer en todas las universidades nacionales, con actividades de visibilización (clases públicas, radios abiertas, volanteadas) en demanda de una urgente compensación –para docentes en actividad y jubilados/as– ante la creciente inflación y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina