Intervención de madre permitió atrapar a un presunto pedófilo

Domingo 17 de marzo de 2019
El sospechoso permanece detenido en la Seccional Tercera de Oberá. Foto:
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Hacían las compras en un conocido supermercado del centro y la nena estaba demasiado pendiente del celular. Su mamá le preguntó con quién chateaba y tuvo que insistir para lograr una respuesta, ya que la criatura se mostraba esquiva.
“Es mi maestro del año pasado, me saludó nomás”, respondió la pequeña de 11 años. Siguieron con las compras, hicieron la fila en la caja y pagaron. Pero al salir del comercio la madre se sorprendió al ver al docente parado en la esquina, quien al notar su presencia se dio media vuelta y se fue del lugar con evidente fastidio.
Ante lo sugestivo de la escena, la progenitora le preguntó: “¿Por qué te escribe tu maestro? Decime le verdad. ¿Por qué estaba acá afuera? ¿Te estaba esperando?”.
Fue así que comenzó a indagar, tomó el teléfono de su hija y tardó poco en descubrir la verdadera intención del docente.
La mujer se hizo pasar por su hija, entabló un diálogo y el sujeto comenzó a enviar fotos y videos de contenido sexual a través del Messenger de su cuenta de Facebook.
Asimismo, descubrió que un rato antes el docente, identificado como Francisco A. (54), le escribió a la menor, le preguntó por dónde andaba y si quería encontrarse con él.
En su inocencia, la criatura le comentó que estaba en el supermercado y el docente fue hasta el lugar, seguramente creyendo que la niña se hallaba sola, aunque por suerte estaba en compañía de su madre y por eso ni siquiera se pudo acercar a ella.
De lo contrario, el desenlace de la historia podría haber sido nefasto.
Con las pruebas en el teléfono, el jueves 7 de marzo la madre de la niña se presentó en la escuela y le mostró todo el material a la directora, quien luego la acompañó a radicar la correspondiente denuncia. 

Las pruebas
En consecuencia, el viernes 8 el docente fue detenido por orden de la jueza de Instrucción Uno, Alba Kunzmann de Gauchat, bajo los cargos de “contacto con un menor de edad con propósito delictivo contra la integridad sexual”.
Se trata de un caso de acoso sexual, agravado por la edad de la víctima, delito que se define como “grooming”, lo que implica una serie de acciones realizadas por un adulto para ganarse la confianza de un menor a través de internet.
El sospechoso permanece detenido en la Seccional Tercera y en la semana se abstuvo de declarar por recomendación de su abogado defensor, precisaron fuentes del caso.
En tanto, su situación penal podría agravarse si se confirma la existencia de más víctimas. Al respecto, allegados a la criatura mencionaron que contó que una compañerita de grado también habría interactuado con el acusado a través de las redes sociales.
En tanto, en las horas posteriores a la detención se realizó una inspección ocular en el departamento del imputado y el secuestro de elementos informáticos: una tablet, una notebook, una computadora de escritorio, memorias de almacenamiento, dos teléfonos celulares, tres chips, cámara de fotos y ropa, entre otros objetos que podrían tener interés para la causa.
Si bien el sujeto habría tomado el recaudo de no grabar su rostro, entre las pruebas que lo comprometen se hallan elementos, por ejemplo en el baño, que fueron cotejados y coinciden con escenas de los videos y fotos enviadas a la niña.
También se hallaron las prendas de vestir que usó en dichas imágenes de contenido sexual.

Absoluto repudio
La semana pasada El Territorio entrevistó a colegas de Francisco A., quienes expresaron su absoluto repudio al accionar del sujeto y subrayaron la necesidad avanzar hasta las últimas consecuencias en la causa penal. 
“El año pasado llegó trasladado desde Posadas y ahora nos enteramos de que habría tenido un caso similar que nunca se denunció. Nunca nos imaginamos que ponían a semejante degenerado frente a los chicos”, comentaron.
Incluso, mencionaron que el docente es hermano de un directivo de otra escuela, quien oportunamente se habría negado de manera rotunda a incorporarlo al plantel de docentes de su propia institución. Detalles que ahora cobran relevancia.
“Nosotros no teníamos idea por qué vino, pero la explicación de él fue que venía a cuidar a su madre, que estaba separado y quería empezar una nueva vida. Ahora estamos con mucha bronca y consternados”, subrayaron.
Precisaron que el año pasado el sujeto llegó de golpe a la escuela y tuvieron que adecuar el organigrama interno para hacerle lugar. Así, comenzó a dictar clases de informática por la mañana y a la tarde estaba al frente de un quinto grado.
Como parte de su adaptación a la nueva ciudad se sumó al ballet de una colectividad del Parque de las Naciones.
Por su parte, diversas voces de la comunidad educativa destacaron el rápido y valiente accionar de la directora de la institución donde dictaba clases el sujeto, quien asesoró y acompañó a la mamá en el trámite de la denuncia.
“La madre acudió a la escuela para saber si denunciaba o no, y la directora tuvo los ovarios de decirle que sí o sí había que denunciar, sin importar qué pasaba después y las posibles consecuencias para la institución”, ponderaron. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina