Imputan por tortura y homicidio a la mamá y al padrastro de Martín Figueredo

Miércoles 10 de junio de 2020
Hasta enero, Martín vivió junto a su familia paterna en el Kilómetro II de Eldorado.
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo fojacero@elterritorio.com.ar

“Aunque existen pequeñas contradicciones en las versiones de la madre y el padrastro, una cosa es segura: fue un crimen brutal y desagradable, que victimizó a un ángel de sólo 3 años”. 
Así resumió en una frase Emerson Ferreira parte de la investigación que lleva desde hace dos meses como jefe de la Policía Civil de Barracão, en relación al expediente que investiga la muerte de Martín Alexander Figueredo, un pequeño eldoradense de 3 años que murió en Brasil como consecuencia de las reiteradas agresiones que recibía de parte de su mamá y su padrastro.  
Por esta causa, Fernanda V. (18), madre de la criatura, y su pareja: Pablo P. (25) permanecen tras las rejas en el vecino país, cada vez más comprometidos por las pruebas recolectadas en la causa y los propios testimonios dados ante la Justicia brasileña. 
En dicha instancia admitieron la severidad con la que actuaron en determinadas oportunidades para “corregir” las conductas del pequeño. 
Según informó este matutino en su momento, Martín falleció el domingo 5 de abril en el hospital de Dionisio Cerqueira, lugar al que tuvo que ser internado de urgencia como consecuencia de las graves lesiones internas que tenía a causa de los golpes que recibía. 
Hasta ese momento la familia  vivía en una humilde vivienda ubicada en el pequeño poblado de Bom Jesús do Sul, a unos 20 kilómetros apróximadamente de la frontera con Bernardo de Irigoyen. 

Seriamente complicados
Según consignó el portal de noticias brasileño Jornal da Frontera, los implicados fueron imputados recientemente por tortura y homicidio calificado, delitos que en caso de ser confirmados en un futuro debate oral podrían recibir hasta 40 años de cárcel. 
Para los miembros de la Fiscalía de Barracão, dependientes de la Justicia del Estado de Paraná, los resultados de los estudios médicos hechos al pequeño, horas después de su deceso, son más que contundentes. 
Aunque las novedades más recientes que se conocieron sobre el aberrante caso tienen que ver con las declaraciones de los implicados en audiencia indagatoria. 
La diligencia judicial se produjo un día después de la muerte de la criatura. Allí, Fernanda narró que su pareja solía atacar al niño por varias razones, entre ellas cuando lloraba para pedir que le preparen reviro, su comida favorita. 
Además describió que la mañana del 5 de abril, cerca del mediodía, la criatura habría agarrado una botella de veneno para jugar, lo que irritó al padrastro y derivó en una nueva golpiza.
Sobre las agresiones, la mujer precisó que fueron en la región abdominal y en la costilla izquierda. 
Siempre desde el relato de la joven, como no paraba de llorar por los retos de su padrastro, la madre admitió que tuvo que dar varias “palmadas” al chico para que se calmara. 

“Perdió la cabeza”
Por su parte, Pablo P. confesó su responsabilidad en el hecho y contó que en varias oportunidades “perdió la cabeza” y terminó atacando al niño con golpes, aunque aclaró ante la fiscalía que la madre también agredía constantemente al niño con golpes. Y que hasta utilizaba un palo que tenía en la casa.
En relación a la última grave tunda de golpes, el padrastro comentó que tras el incidente con la botella de veneno, salió de la vivienda por varias horas y cuando regresó notó que Martín no estaba bien de salud. 
Contó que había vomitado y estaba un poco mareado. También sostuvo que su condición empeoró mucho más aún, minutos más tarde, al caerse en el baño de la vivienda mientras lo bañaba su mamá. 
Según Pablo, el niño tenía una fuerte dificultad para respirar y en pocos segundos perdió el conocimiento. Lo que lo obligó a pedir ayuda a un vecino para el  trasladado a un centro asistencial de la criatura.

Supuesto accidente 
Al llegar al hospital de Dionisio Cerqueira, en un primer momento los tutores intentaron ocultar lo ocurrido y comentaron a los galenos que el niño se golpeó fuertemente la cabeza, de manera accidental, mientras jugaba en la casa.
Sin embargo, al adverir los distintos moretones en el cuerpo, el equipo médico llamó a la Policía, que inicialmente llevó a la madre y al padrastro a la estación de la Policía Civil local. 
Después de ser escuchados por la Policía, y en vista de la sospecha de una muerte violenta, los involucrados, por razones de competencia, fueron trasladados a la Estación de la Policía Civil de Barracão, donde dieron testimonio y fueron arrestados en el acto. 
A partir de los datos que se tienen en el caso, se sospecha que varias semanas antes de la muerte del chico comenzaron los problemas de convivencia entre la pareja. Y que a raíz de ello Martín quedó en el medio de las discusiones y sufrió así la violencia desmedida de sus tutores. 

Lejos de su familia
Según reconstruyó este matutino, el pasado 5 de enero la madre se llevó a Martín de la casa en donde vivía junto a su padre biológico, Damián Figueredo, en el Kilómetro II de Eldorado. 
Esto se supone que ocurrió en el momento en que la joven conoció al detenido.
Durante meses, Damián y la abuela paterna, Gloria García, se movilizaron por distintas localidades de la Zona Norte de la provincia para intentar ubicar a Martín y a la joven. Esto incluso motivó dos denuncias ante la Policía de Misiones. 
“No entiendo por qué no me escribió que estaba mal o para que lo busque a Martín. Siempre le hice saber que podía contar conmigo. Yo sólo quería que Martín esté bien, nunca se le negó nada, siempre lo ayudamos, no entiendo por qué hizo eso”, reparó Gloria, durante una entrevista que otorgó a este medio tras conocerse la muerte de la criatura.

En Eldorado aguardan la repatriación

Mientras la causa penal por la muerte de Martín (3) avanza en Brasil, su papá Damián Figueredo espera con ansias en Eldorado que la Justicia del vecino país acceda al pedido de repatriación de los restos del pequeño. Según comentó en diálogo con El Territorio Blanca Núñez, abogada que representa a la familia paterna, comentó que los trámites que se iniciaron en su momento ante la Justicia de Barracao para lograr traer el cuerpo a la tierra colorada están bastante avanzados. Y añadió que esto fue posible también por el valorable aporte de sus colegas brasileñas Claudia Scapin y Fernanda Rech, sumado al aporte de un empresario del vecino país, quienes se ofrecieron a colaborar en el caso de forma desinteresada. “Estamos a la expectativa y creemos que la repatriación se hará pronto. El padre y la abuela están constantemente pendientes de eso, ya que lo único que quieren es que Martín pueda ser despedido en paz en Misiones, junto a sus seres queridos”, contó Núñez. A causa de la investigación penal que se inició por la muerte del chico, los representantes del Ministerio Público interviniente ordenaron que tras la autopsia, los restos del chico sean sepultados en Barracao, en una ceremonia que apenas contó con la presencia de un puñado de asistencias y sin ningún familiar directo de la víctima. Los estudios indicaron que el chico sufrió una hemorragia abdominal a causa de los golpes y que además tenía afectado un riñón y el higado. Además se detectó una lesión cerebral traumática.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina