Imputado en robo millonario insiste en su inocencia y denuncia amenazas

Lunes 9 de septiembre de 2019 | 00:05hs.
Zeniquel, al igual que otros tres sujetos, recuperaron la libertad pero siguen imputados en el causa. F | Foto: Natalia Guerrero
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Después de más de tres años y medio, Luis Alfredo Zeniquel (59) regresó a las calles de Posadas. El hombre está imputado por el millonario robo perpetrado al diario Noticias de la Calle y recientemente fue favorecido por una resolución judicial que le permitió aguardar la continuidad del proceso en libertad, pero ya nada es como antes.

Es que mientras insiste en su inocencia, ahora Zeniquel asegura enfrentarse a una dura realidad que lo tiene entre amenazas de muerte en la vía pública y dificultades económicas.

Tanto él como los restantes tres imputados en la causa fueron excarcelados a fines de agosto, cuando la Cámara de Apelaciones estableció que se habían cumplido los plazos pertinentes para mantenerlos en prisión sin sentencia, por lo que ahora aguardarán en libertad la continuidad de la causa hasta la llegada del juicio. 
Fue en ese marco que Zeniquel dio su versión de los hechos ante  El Territorio y volvió a insistir en su inocencia, al asegurar que días antes del hecho conoció de casualidad a otro de los imputados y considera que sólo por ello lo tienen vinculado a la causa.

“Yo antes me dedicaba a la chacra, compraba madera, lotes de pino y justamente en uno de esos viajes que yo hacía para acá es lo que supuestamente me ata a todos porque ahí es donde conozco a uno de los supuestos implicados. Yo no lo conocía hasta ese momento, para mí era un tipo que me auxilió en la ruta”, explicó Zeniquel, haciendo referencia  a Mario Benítez, otro de los imputados en el caso.

El entrevistado recordó que en ese viaje, el camión en el que viajaba tuvo un desperfecto mecánico en la ruta y fue Benítez quien paró a asistirlo.  
Zeniquel señaló que ahí Benítez se ofreció a traerlo junto al camionero hasta Posadas para comprar los repuestos del camión dañado, pero como la entrega del artefacto iba a demorarse, también les ofreció quedarse en un departamento de su propiedad.

Ese inmueble después apareció en la mira de los investigadores como un presunto aguantadero de la banda y hubo testigos que mencionaron haber visto a Zeniquel en el lugar. El hombre asegura que eso es lo único que vincula con el hecho, pero insiste en su inocencia y asegura que su detención fue arbitraria. “Tuvieron tres años en la causa y no averiguaron nada. No es que no avanzó, ni siquiera averiguaron las cosas”, dijo.

“Yo tenía un Peugeot 408, un Citroen C3 y una Kia Sorento, tenía un capital y todo hecho en base a trabajo y acreditado a mi nombre. No tenía nada para esconder y ahora todo eso lo tuve que vender por culpa de toda esta situación injusta que estoy pasando y que me destruyó la vida”, expresó.

Es que al margen del alivio por salir de la celda en la cual pasó más de tres años detenido, Zeniquel ahora dice enfrentarse a un contexto totalmente distinto. 
“Gracias a Dios recuperé la libertad después de tres años y medio, pero te encontrás con una realidad totalmente distinta. Cuando a mí me detienen, un novillo valía 3.500 pesos y ahora con 3.500 pesos comprás un asado. Cuando me detuvieron yo tenía 2.500 pesos y ojalá los tuviera hoy: porque 500 pesos por día me cobra la pieza en la que estoy viviendo”, graficó.

Y el hombre, que además es ex combatiente de Malvinas, continuó: “No tengo ni para el colectivo. Estoy viviendo de las dádivas de mis amigos ex combatientes. Se me cae la cara de vergüenza. Yo laburé toda la vida para poder tener mis cosas y ahora tengo que estar pidiendo limosnas. Lo que no hicieron los ingleses en Malvinas me lo hicieron acá con esta causa. Esto me destruyó económicamente, afectivamente y físicamente”.

Es que en la entrevista Zeniquel además contó que como consecuencia de toda la situación perdió todo tipo de contacto con su familia y también le trajo consecuencias físicas, ya que mientras estuvo detenido perdió un riñón debido a los apremios que denunció haber sufrido.

“Pasaron varios días sin atenderme y el pis no salía, yo me empecé a hinchar y el riñón derecho se terminó pudriendo. Tengo un solo un riñón, me dejaron inválido, yo ahora no puedo hacer trabajos pesados. Y también sé que con esto se te reduce la expectativa de vida porque el riñón que queda tiene que laburar el doble. Me destruyeron todo. No soy ni la sombra de lo que era”, expresó entre lágrimas.

Y en medio de todo ello, Zeniquel asegura que ahora se enfrenta a otra cuestión que lo tiene intranquilo, ya que denunció haber recibido amenazas apenas salió en libertad.

“Estaba caminando por la avenida Uruguay cuando se me cruza un Fiat Siena, bajan un poco el vidrio, era polarizado pero se veían tres personas y desde adentro me dicen ‘devolvé la plata porque sos boleta’. Cuatro días en libertad y me piden que devuelva una plata que no sé si existe y que yo no tengo. O son justicieros o son enviados, pero algo pasa”, señaló.

Y culminó graficando la forma en la que vive. “Tengo que andar escondiéndome, mirando para todos lados, viendo lo horarios para entrar y salir. Esto no es la completa libertad”.

Asalto y causa judicial

El asalto perpetrado en Noticias de la Calle se registró el 20 de diciembre de 2015 a la madrugada. En el hecho resultó gravemente herido el policía Oscar Barrientos, producto de una golpiza sufrida de parte de los atracadores. Según lo denunciado, del edificio los malvivientes se llevaron 1.200.000 pesos y 630.000 dólares, aproximadamente. La investigación iniciada puso en la mira al ex suboficial de la Policía Miguel Tassi (35), que solía hacer guardias en el lugar, a su cuñado Mario ‘Kiko’ Benítez, a Carlos Martínez y a Zeniquel. A casi cuatro años del hecho, la causa continúa en etapa de instrucción y al agotarse determinados plazos previstos es que la Cámara de Apelaciones resolvió que todos recuperen la libertad y en esa condición aguarden la continuidad del proceso. “La causa va a cumplir cuatro años en instrucción. Se han pedido distintas medidas y se ha pedido el sobreseimiento de él -por Zeniquel-, pero si no iremos a juicio, pero para eso falta aún más. Para que se clausure la causa se tienen que hacer todas las medidas que están pendientes todavía, una de ellas el careo, hay pedidos de nulidades, más medidas prueba. Somos muchos defensores. Llegar a un juicio oral sería con mucha suerte en el transcurso del año que viene, pero él ya estuvo tres años detenido”, expresó el letrado Bernardo Iparraguirre, defensor de Zeniquel. Para la Justicia, el caso habría sido perpetrado por al menos seis sujetos y algunos implicados aún están sin identificar y serían “los cordobeses”. Los pesquisas entienden que los imputados formaban parte de la denominaba “pata local” de esa banda foránea que cometió el golpe. Para la defensa de Zeniquel es clave la realización de un careo con una testigo que mencionó haber visto a su defendido en el departamento que presuntamente funcionaba como aguantadero del grupo. “La testigo dijo que al momento del robo, en el supuesto aguantadero no estaba mi defendido. Ella dice que 45 días antes ya no lo vio más. Hemos pedido un careo con esta testigo, pero hasta ahora no la encuentran y sigue teniendo el mismo domicilio”, añadió. La causa se tramita en el Juzgado de Instrucción Tres de Posadas, a cargo del magistrado Fernando Verón.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina