“Hoy la sexualidad está totalmente genitalizada y falta romanticismo”

Miércoles 11 de abril de 2012
Premisa. | “Para ser educador sexual es necesario revisar tu propia sexualidad” | Foto: Ana Espinoza

“Trabajar en sexualidad implica un compromiso muy grande, es meterse en la intimidad del otro, es respetar las ideas culturales y religiosas del otro, es bancarse los temores o las angustias y acompañarle”, describe Rodolfo “Pili” Ramos, uno de los pioneros en hablar sobre educación sexual a nivel provincial y nacional.
Hace 40 años que se especializa en el campo de la sexualidad, participó en diversas reformas curriculares proponiendo la inclusión de estos temas y hoy presenta su libro “¿Sexosofía o educación de las sexualidades?”.
El documento contiene aproximadamente 30 propuestas de talleres, que según explicó el autor: “Son talleres vivenciales, donde se juntan las personas, comparten un espacio, un tiempo, sus vivencias y en esas vivencias rearman su historia de vida y están contenidas”.

Además, en diálogo con El Territorio, Ramos consideró que “si hay educación sexual no hay necesidad de aborto” y que “las violaciones también son falta de información o de educación”. Por eso, propone que la educación sexual se inicie desde el jardín de infantes a partir del respeto por el cuerpo, de descubrir al otro/a, y de priorizar la afectividad.

 

¿Cómo analiza la sexualidad hoy en Misiones en comparación a otros períodos?
Creo que hay un grupo de gente que se capacitó y que de a poquito van haciendo transformaciones. Los cambios son muy lentos. Esta provincia tiene una gran diversidad cultural y religiosa. Y las religiones no son un buen factor para un cambio para la sexualidad que hoy se vive. Los paradigmas de la sexualidad de hoy son distintos. Me parece que es un compromiso muy serio, se necesita actualizar en cuanto a conocimientos, y fundamentalmente necesito conocer a la población juvenil, cuáles son sus visiones o vivencias con respecto a la sexualidad, que no son ni buenas ni malas, pero son distintas. Hoy la tecnología y los medios de difusión dan otra visión de la sexualidad, para mi gusto con pérdida de valores, con poca afectividad, no se construye un vínculo afectivo sexual, desde la afectividad, desde la conquista o la seducción, está como mecanizado o genitalizado y yo creo que esa es una gran preocupación. Trato de entender a los jóvenes, y comparto que los jóvenes tienen que vivir la sexualidad. Pero hago mucho hincapié en recuperar la cuestión afectiva de la sexualidad, el respeto por el otro, el respeto por mi cuerpo, por el sentimiento, la no agresión, inclusive parece antiguo decirlo, hasta el romanticismo falta. Hoy construyen una relación sexual efímera, que puede ser efímera, pero puede ser plena, respetuosa, apasionada pero que signifique un vínculo de intercambio amoroso afectivo y no que mañana no se acuerde con quién tuvo la relación sexual.

 

Hoy se habla del “romanticrisismo”…
Recuerdo que en mi comienzo de la adultez, en la secundaria, el acercamiento corporal entre los jóvenes no existía y hoy los jóvenes se tocan desde un contacto, yo diría, saludable. Pero en el momento de vivir la sexogenitalidad, me da la impresión de que no hay este descubrimiento. El cuerpo humano es sexual en sus kilómetros de piel, y hoy únicamente veo, que está totalmente genitalizado, no hay exploración, no hay descubrimiento, no hay seducción. Siempre digo que  la sexualidad al varón le entra por la visualización, históricamente, pero a la mujer le entra por el oído. Las palabras. Y esto creo que los jóvenes lo han abandonado, no hay piropos, no hay actos de romanticismo a través de una flor o un chocolate. No quiero generalizar, pero por lo general sucede esto: tener relaciones por tenerlas, como una descarga, como una competencia. Y me preocupa también que jóvenes de hoy estén con el exceso de la bebida y consuman viagra. Eso se ve, hay estudios y los farmaceúticos te lo dicen.

 

En los talleres a los jóvenes se les enseña cómo cuidarse, pero en la práctica, los números indican que la realidad es otra…
Por eso creo que hay dos cosas. Primero que esto no se parcha, en el sentido de que si tengo esta deficiencia de información o pérdida de valores, muy difícilmente en mi adultez o juventud la pueda parchar. Tiene que ser con mucho ejercicio de reflexión. Creo que hay un inicio que es empezar en el jardín de infantes, para las nuevas generaciones, yo creo que mi libro está escrito para la nuevas generaciones, que los docentes tomen esto que yo planteo en los talleres para que las generaciones futuras tengan otra forma de ver la sexualidad. Eso por un lado, y por otro lado, creo que también los varones debemos revisar nuestro rol. Hoy hablamos de una nueva masculinidad, significa verla a la mujer en equidad de género, pero para eso tengo que despojarme del machismo, tengo que recuperar el romanticismo, de poner mi parte femenina inclusive, porque las tengo como varón, y poder acompañar a la mujer, recién ahí podemos hablar de equidad de género, y esto muy difícilmente en una persona adulta podamos cambiarlo tenemos que empezar desde la juventud.

 

La ley de educación sexual se aprobó en 2006 ¿qué pasa con su aplicación en las escuelas de la provincia?
Está como adormecida, creo que en esta provincia lamentablemente han aprobado la reglamentación y lo han complejizado burocráticamente. Hay material producido por la Nación que es muy bueno, con una propuesta metodológica interesante. Pero lamentablemente en esta provincia yo no sé por qué mecanismo político e ideológico se ha atrasado, no se aplica, los materiales en algunas escuelas se guardaron, en otras no los vieron los docentes o el director no informó, no hay una capacitación masiva desde el Estado. Nosotros desde la universidad, ya hicimos varios cursos... Yo soy optimista, y creo que se puede hacer un cambio. En este momento estamos sufriendo una crisis muy profunda en cuanto a relaciones humanas y la afectividad y es momento importante para hacer un cambio, tenemos que vivir una sexualidad placentera, plena, respetuosa y más justa para todos.

 

 

Presentación del libro y taller
La presentación del libro “¿Sexosofía o educación de las sexualidades? Herramientas para la educación sexual integral” será mañana a las 19 en el Museo Yaparí (Sarmiento 319).
Además, este viernes de 8 a 12 y de 16 a 18 comienza el curso de “Introducción a la Educación Sexual Integral”. Para más información e inscripciones comunicarse al (0376) 4435102 o dirigirse a la Secretaría de Extensión y Vinculación Tecnológica de  Exactas (Sarmiento 1842).

 

 

El perfil

Profesor superior en Biología, egresado de la UNaM, magister en Salud Mental (UNER), fue profesor, director y supervisor de la enseñanza media y en el área de formación docente. Dictó numerosos cursos de capacitación y actualización  en distintos niveles, en el país y en el extranjero. Actualmente dicta y coordina el Curso de Introducción a la Didáctica de la Educación Sexual Integral (FCEQyN, UNaM) y es el secretario general de la Asociación Argentina de Sexología y Educación Sexual (AASES).