Hay demoras de hasta 30 días en la entrega de materiales de construcción - El Territorio Misiones

Hay demoras de hasta 30 días en la entrega de materiales de construcción

Jueves 13 de agosto de 2020 | 05:00hs.
Por Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

Luego de un parate sin precedentes, como consecuencia del avance del coronavirus, el rubro de la construcción continúa en el camino de la recuperación, por la mayor demanda de materiales y obras en diferentes puntos de la provincia. Arreglos para el hogar y planificación de nuevas viviendas en el sector privado y público son algunas de las principales solicitudes en Misiones.

Sin embargo, como consecuencia del aislamiento más estricto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), que es uno de los distritos más complicados por la pandemia, muchas de las fábricas que se dedican a la producción y abastecimiento de los insumos para la construcción están paradas y provocó una demora en la entrega de los materiales que, en la mayoría de los casos, llega hasta los 30 o 40 días, aseguraron referentes del sector en comunicación con El Territorio. Como consecuencia, estiman una demora en la culminación de obras tanto públicas como privadas.

Cerámicas, cemento, ladrillos huecos o comunes, y artículos de perfilería son algunos de los insumos que escasean en los principales corralones de la provincia, al ser los más demandados. El cierre de las fronteras incidió en el aumento de los pedidos, precisaron. El mismo panorama también se siente en el rubro de electrónica, electrodomésticos y muebles, cuya falta de reposición se profundizó aún más en las últimas semanas (ver Página 7).

Pese a la escasez de materiales, desde el sector mantienen expectativas por el relanzamiento del Procrear que, en el caso de Misiones, estiman que potenciará la generación de empleos.

Entre los faltantes y las demandas
En los últimos meses, hubo un crecimiento en la compra de materiales. La suba en la demanda se potenció durante el confinamiento obligatorio, con el objetivo de realizar arreglos en el interior de las casas.

Sobre este punto Luis Gottschalk, propietario del corralón Don Emilio, contó a El Territorio que se recuperó la demanda de insumos, a valores previo a la pandemia. “Los pedidos están, sobre todo para los arreglos pequeños dentro del hogar que son los que concentran, mientras que el grueso de la construcción está quieto”, explicó.

Precisó que los materiales más demandados son ladrillos que, por el parate en distintas fábricas, escasean actualmente en el mercado. “Hay un faltante importante de ladrillos, tanto de los huecos como de los comunes, pero que tienen que ver con una cuestión estacional. También no hay clavos. En el caso del cemento tengo, pero hay serias complicaciones con el envío, a lo que se agregó una suba del 5 por ciento en el valor. Otro de los productos que son de difícil reposición en este contexto son las cerámicas, los alambres, chapas y todo lo ligado al rubro siderúrgico”, explicó.

“Muchas de las fábricas no están haciendo entregas y si llega a arribar algún camión con pedidos, se agotan inmediatamente en todos los corralones por la gran demanda”, comentó.

En este sentido, puntualizó que al faltante se sumó la demora en las entregas de los pedidos que, en la mayoría de los casos, es de 30 o 40 días. “La reposición de la mercadería está bastante complicada. Antes teníamos los pedidos a los tres o cuatro días, pero ahora como mínimo es de 30 o 40 días, siempre y cuando las fábricas estén produciendo”, afirmó. Luego, ejemplificó: “Tengo un pedido de cerámicas que me tenían que mandar para los primeros días de julio, que todavía no me enviaron”.

Sobre este punto señaló que otros de los problemas tiene que ver con la logística, “ya que resulta muy difícil conseguir y a veces a los camiones les cuesta entrar a las provincias, por las medidas restrictivas que tienen para el ingreso en las provincias”.

Gottschalk adujo que el parate en las fábricas de Amba incidió en la problemática que atraviesa el sector actualmente. “Muchas firmas de aberturas están paradas porque hubo trabajadores con casos de Covid-19 y, ante esto, tienen que parar la actividad por quince días, y es la principal preocupación que afecta a los corralones de otras provincias”, dijo.

También enfatizó que “muchas de las empresas fabricantes trabajan sólo medio turno, que es una de las características del protocolo para el trabajo para garantizar el distanciamiento entre los operarios”.

Pese a ello, el empresario notó un repunte en la demanda. “Estamos con una mejoría en las ventas. La gente no va al Paraguay a hacer la compra de algunas herramientas o materiales, que allá resulta un tanto más económico. El dinero sobra y se decide invertir en la casa, en arreglar la pared, un baño, una cocina, pintar. Como no se gasta tanto como antes, el dinero sobra y se destina para refacciones”, subrayó.

Por su parte Sergio Bresiski, empresario de la construcción, aseguró que la demanda actual es buena y que, ante el repunte en los pedidos, hubo una recuperación en el índice de compras, a los niveles previos al aislamiento social preventivo y obligatorio, que empezó el 20 de marzo en el país.

“Estamos en un escenario normal, tuvimos una recuperación y es algo bueno luego de la baja fuerte que tuvimos. Toda esta situación está terminando de consolidar uno de los motores económicos de la provincia. Nuestro contexto es distinto, estamos a contramano de Amba, porque Misiones se está recuperando, mientras que en otros distritos aún está restringida la actividad de la construcción”, manifestó Bresiski, quien también preside la Cámara de Comercio e Industria de Posadas (CCIP).

Aseguró que el buen presente de la actividad tiene dos explicaciones. Por un lado, en la acumulación de la demanda luego de un mes de parate y el rápido regreso de la actividad, que se concretó a partir del 27 de abril cuando el gobierno provincial permitió el retorno al ruedo bajo estrictos protocolos sanitarios. Por otro lado, ante la incertidumbre sobre qué va a pasar con el dólar y ante este contexto, “el cliente decide refugiarse en el dólar ladrillo, ya que la construcción le permite una inversión segura y a largo plazo”.

En cuanto al faltante, sostuvo: “Hay faltante y mucho; tiene que ver con que las fábricas operan a una capacidad mucho menor. Lo mismo que hay un problema en la entrega, que no es de ahora, sino de hace mucho tiempo”.

Sobre el futuro inmediato, Bresiski considera que será óptimo. “La construcción va a ser el motor de la recuperación, pero se necesitan más incentivos para la producción, como un plan canje. Tenemos muchos incentivos para el consumo, pero se necesita mayor actividad productiva para que no haya faltantes como los que hay, sino habrá un cuello de botellas difícil de resolver”, subrayó.  

Por otra parte Rubén Krause, propietario de Casa Krause materiales de construcción, dijo que “después del primer mes de la pandemia que estaba todo parado, ahora hay mucha demanda y están faltando algunos materiales”.

Detalló en tanto que “localmente faltan ladrillos, pero además hay otros productos que no recibimos. La parte de grifería nos tardó casi cuatro meses en llegar un pedido que habíamos hecho”.

Con respecto a los mayores faltantes, Krause apuntó que son diversos, diferenció en tanto que los materiales de mayor consumo no registran muchos problemas. “En cemento hay pedidos constantes, pero no tenemos problemas de abastecimiento y nosotros trabajamos sólo con una marca. Hay más problemas con hierros y algunos productos de metalúrgicas, clavos, por ejemplo. Pasa que varias fábricas tuvieron que cerrar y no están trabajando a pleno ahora”.

Demoras en obras
En muchos municipios de la provincia, un panorama en común es el desarrollo de diversas obras. Sin embargo, producto de la escasez de materiales clave para la construcción, representará una demora en la concreción y culminación de estos trabajos.

Al respecto José Garay, presidente de la Cámara Misionera de Empresas Constructoras y Afines (Cameca), detalló que hay problemas con algunos proveedores y que un común denominador es el faltante de chapas, ladrillos cerámicos (que es uno de los más solicitados), ladrillos comunes (cuya escasez responde a una cuestión estacional) y de productos de perfilería.

“La escasez de insumos provocará una demora en la entrega y terminación de algunas viviendas, tanto de la órbita pública como privada. Con la Provincia estamos tratando de arrancar las construcciones de algunas casas, pero hay algunas empresas que no están pudiendo concluir con las obras producto de la escasez de insumos. Es uno de los efectos de la pandemia, que terminó ralentizando todo”, puntualizó.

En este sentido, precisó que durante julio se sintió aún más la dificultad de reponer y conseguir materiales como chapas y ladrillos que demoran hasta 40 días en volver a enviarse.

“Este panorama complica las obras, porque algunas requieren concluir inmediatamente y no se consigue fácilmente ladrillos. Es una dificultad de todas las empresas”, afirmó.

Al mismo tiempo, agregó que se dialogó con propietarios y funcionarios, a quienes se les comentó sobre las demoras producto del faltante. Y dijo que “hay muchísima comprensión y entendimiento porque es una situación claramente excepcional”.

“Las inversiones chicas en los municipios están en movimiento. Hay inyección de capital que está agilizando la economía y potenció la demanda, que es el motivo en parte del faltante existente”, sostuvo.

Y añadió: “Durante la cuarentena, la gente se encontró que le sobró algo de plata, por la imposibilidad de moverse. Se quedaba en casa y veía la necesidad de hacer arreglos. Eso generó un movimiento de inversión, que va más allá de la cuestión estética de una casa, sino de evitar que el dinero se desvalorice, que continúe vigente, porque no se sabe qué va a pasar con la economía. La construcción genera esa tranquilidad, ese respaldo que es necesario para mantener la rueda en movimiento y, con pequeñas inversiones, provocó un efecto muy interesante, de mucha demanda”.

Por otra parte, Garay se mostró expectante con el relanzamiento del Procrear. “Estamos esperanzados, porque generará trabajo para las pequeñas empresas y para los informales. Estamos gestionando con el Ministerio de Hábitat para definir el esquema de trabajo. Sin lugar a dudas, el Procrear representará una herramienta para que crezcamos más”, cerró.

Disparidad de pedidos según la región

La situación epidemiológica y constructiva por el coronavirus es dispar según la región. “Se viven realidades muy distintas en el Amba versus el interior del país, en donde el impacto de los contagios, y las restricciones son mucho menores”, comentó Gabriel Vainstein, gerente general de Familia Bercomat. El directivo agregó que “el mercado está demandando mucho material para construcción, por dos motivos. En primer lugar, porque al permanecer mucho tiempo en las casas, a causa de la cuarentena, la gente se está ocupando de mejorar sustancialmente el lugar en donde vive y se encontraron con excedentes de fondos para invertir en mejorar su hogar. El segundo motivo es que siempre en nuestro país el “ladrillo” se ha considerado un refugio de valor muy preciado y dolarizado, por lo que siempre fue visto como una buena alternativa para mantener valor. Además, construir, medido en dólares, está más barato que nunca”. Explicó en tanto que los materiales más demandados son los de final de obras o materiales de terminación, según lo relevado en la firma que cuenta con más 30 sucursales en todo el país.

En cifras

30

Son los días que demora la reposición de los materiales por complicaciones en la logística. Previo a la pandemia, la entrega era de tres a cuatro días.

5%

Es el incremento que sufrió el valor del cemento en el último mes, (hoy muy cerca de los $600) precio que está atado a la suba del dólar.









Comercios insisten en el horario corrido

La pandemia obligó a modificar innumerables rutinas, entre ellas, el horario para hacer las compras. En el marco de la flexibilización del aislamiento, los comercios de Posadas ampliaron desde el pasado lunes el horario de atención presencial. “Estamos en una línea de coincidencia general que el comercio debería seguir en horario corrido, en que este sería el nuevo esquema de trabajo y compras para los consumidores en la ciudad de Posadas y alguna localidad de la provincia”, sostuvo Benigno Gómez, secretario general del Centro de Empleados de Comercio, en diálogo con Acá te lo Contamos por Radioactiva. Y remarcó que “queda demostrado que este es el camino para generar más ventas, y competir con Encarnación, que es lo que más le preocupa al comerciante y obviamente a nosotros como empleados de comercios”.

Alta demanda de madera para techos y aberturas

Desde la Asociación de Productores Industriales Forestales de Misiones (Apicofom) relevaron una continua demanda de productos maderables para la construcción. Y destacaron que en algunos casos la demanda fue tan alta que hubo demoras en la reposición por parte de las industrias.

“Gracias a Dios venimos trabajando muy bien. Aumentando y recibiendo pedidos cada vez más importantes. Creemos que  la inyección de otra parte del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) es lo que está motorizando esto. La gente en la casa se puso a hacer arreglos y trabajos. La plata se está quedando en Misiones, ya que en herrajes, pinturas y hasta en mano de obra se ocupa  trabajo argentino”, comentó Guillermo Fachinello presidente de Apicofom.

En tanto detalló que en los pedidos “hay gran demanda de techos y aberturas. Los techos  vienen muy motorizados, estuvimos algunos días con faltantes de machimbre, así que estamos recomponiendo el stock porque fue sorpresiva la demanda”.

Como inquietud el directivo apuntó que no hay pedidos hacia muchos meses, que brinden una mayor estabilidad al trabajo industrial. “Para poner en marcha industrias más grandes siempre hace falta previsibilidad. Vamos viendo más que nada el día a día. Igualmente es positivo que los precios se hayan movido porque estaban muy bajos. Las subas fueron mínimas, no al ritmo del dólar como sí se movieron otros insumos para la construcción. La madera va por debajo de eso”, explicó.

Fachinello apuntó que en la demanda general  por la madera aserrada, apuntan también a dar provisión a la construcción de casas con el material.

“También hay pedidos de madera para viviendas particulares. Principalmente partes de techo, muebles. Y algún equipamiento para las casas que además estamos insistiendo que el nuevo Plan Procrear contemple algunos equipamientos con madera”, explicó.

Acotó que además de los productos tradicionales como machimbres y tirantes, hay más pedidos de productos que sirven para hacer diversas construcciones. “Hay un producto relativamente nuevo, que son los tableros para muebles. Es algo que está teniendo más pedidos”, dijo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina