Gustavo Sofovich recordó a su papá

Lunes 15 de abril de 2019
Durante mucho tiempo, la relación entre Gustavo Sofovich y su padre, Gerardo, no fue la mejor. Sin embargo hubo un reencuentro a pura emoción poco antes de la muerte del recordado productor televisivo. En su visita a PH, Podemos Hablar, el ciclo de Andy Kusnetzoff, Gustavo recordó ese encuentro.
“Terminamos muy bien, hicimos las paces. Yo llegué a pedir ayuda exactamente un año antes de que papá se fuera y creo que también papá se fue porque me llegó a ver bien a mí. Es muy duro pero es una realidad: papá se dejó ir cuando me vio bien a mí”, expresó, emocionado, el actual productor de Polémica en el Bar.
“Llevaba varios años sin hablarme, estaba viviendo en un departamento de un ambiente y le pedí ayuda. En principio no me quiso recibir, pero sólo no iba a poder, siempre hay que pedir ayuda. Se sentó en la mesa y me dijo: ‘Ahí tenés tu cuarto, dos paquetes de cigarrillos y la heladera, te llegás a pasar de esta línea y te echo’. Y convivimos un año”, agregó.
“Papá se fue un 8 de marzo y no me llegó a ver cumplir el año limpio de drogas, pero la charla fue muy… Mi papá sabía que se estaba yendo, yo pensé que le quedaban un par de años, no que iba a ser tan rápido. Sabía que se estaba acortando el tiempo, pero nunca pensé que en siete días se iba a ir”, se sinceró.
“Yo en 77 años de su vida nunca lo vi caerse ni lastimarse y en un día lo vi caerse tres veces. Nos fuimos juntos a comer y me dijo: ‘Te veo bien a vos, tuve todo en la vida, no quiero tener dolor y no quiero dar lástima’. No me quedó nada para decirle a mi viejo”, dijo.
Luego, se refirió al gesto que Gerardo tuvo para con él minutos antes de despedirse definitivamente: “Me guiñó el ojo y me sonrió, se mandó una sonrisa que parecía El Guasón, y a la media hora se fue”.
Por otro lado, el productor se refirió a su adicción que superó con mucho esfuerzo: “Nací en un lugar donde había guita. De pibe, cuando empecé a laburar, hice plata y después por una mala elección de vida, por el juego, me quedé sin guita”.
“Fui jugador, todavía lucho contra el juego, pero quedarme sin guita fue una mala elección de vida. El juego fue de terror: te destruye todo, igual que la droga, es el mismo camino”, agregó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina