González Polo y el regreso a un pueblo cambiado

Domingo 10 de febrero de 2019
Silvia Godoy

Por Silvia Godoy sociedad@elterritorio.com.ar

D urante todo el mes se graba en Aristóbulo del Valle Fantasma vuelve al pueblo, bajo la dirección de Augusto González Polo y con la producción de Mónica Amarilla y Santiago Carabante.
“Se trata de cómo el paso del tiempo afecta a las relaciones humanas”, cuenta el director oriundo de esta localidad en diálogo con El Territorio.
El rodaje comenzó esta semana con escenas en interiores y en calles y veredas de la ciudad ubicada a unos 140 kilómetros de la capital.
González Polo regresa a la tierra colorada para narrar la historia de Fantasma, un guión premiado por el Incaa en 2017 en la categoría largometraje de ficción.
A decir del director y guionista, su vida transcurre entre Buenos Aires y Misiones. “Es una historia que la escribí hace bastante, después hubo varios borradores y correcciones, todo es ficción, el personaje de Fantasma por ahí tiene cosas de muchas historias diferentes que fui escuchando, no es nadie en particular, pero tiene mucho de mucha gente”.
Y relató que al momento de elaborar el guión pensó en Aristóbulo como escenario para el rodaje, aunque podría ser cualquier otro pueblo. “El guión lo hice pensando en Aristóbulo, como la historia se narra en un pueblo, los personajes que por ahí están también en una ciudad más grande se concentran en un entorno más chico, más íntimo, y por eso también es que las personalidades, los matices se diferencian más”.
El realizador ha trabajado en documentales, cortos, largometrajes y en diferentes locaciones. Hace dos semanas finalizó la edición de Los tiempos están cambiando, un corto rodado en Nemesio Parma, (Posadas), San José y Pindapoy con el protagónico de Marcos y Pico Núñez y Moni Encina.
“Hace poco estuve en Tigre trabajando en un videoclip, creo que cada lugar tiene algo especial, yo me concentro en el entorno, en la atmósfera, es una parte muy importante de la historia”.
Más reflexivo sobre la actualidad de la industria audiovisual, indicó “con la ley de cine se abrieron las puertas para que muchos realizadores puedan trabajar y no sólo realizadores sino todos quienes conforman los eslabones del cine. Si bien eso está medio parado, lo que se avanzó fue muchísimo. Cuando grabo en Misiones y en este caso en mi ciudad, tengo mucho apoyo del Estado y de los vecinos, es algo muy lindo también”.
El actor Alfonso Tort interpreta el personaje de Fantasma. Y Juan Román Diosque, músico tucumano, se anima al cine convocado por González Polo.
En una entrevista para el programa Apocalipsis en el bar, Diosque admitió que el guión le encantó. “Acepté, tirándome a la pileta. Porque no soy actor. Pero como es cine, no es teatro, me animo. Aparte me encanta la historia, el personaje que hago y vamos para adelante con todo”. 

El maquillaje, una de las tantas artes detrás de escena

Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

Además de los directores y productores, hay muchos trabajadores fuera de escena que logran el acabado perfecto de un filme.
Kike Sandoval ya es un nombre de referencia en el mundo audiovisual por sus maquillajes artísticos, de efectos especiales o simplemente de personificación. Así, explica que desde hace cinco años no para de tomar trabajos relacionados al cine y la producción audiovisual. “Desde siempre maquillo para películas, pero desde que apareció el Iaavim, aumentó la producción porque el instituto es un respaldo muy grande, sobre todo para los jóvenes”, indicó Sandoval, que si bien originalmente es del Sur del país, desde hace más de 25 años está instalado en la Tierra Colorada y por eso se considera “bien misionero”.
El profesional destacó además “la calidad de los guiones a nivel local”.
“Acá hay muy buenas historias, por ejemplo la de Manduricio, que es el primer asesino serial de Misiones que inspiró a los guionistas a hacer la serie de TV, que es digna de producciones de afuera”.
En este ambiente de luces, cámaras y monte, como es el set de Selva, en el que trabaja actualmente, Sandoval se mueve como pez en el agua y lo disfruta. “Me encanta trabajar en estas producciones porque son todos muy jefes en lo suyo, jóvenes profesionales que tienen muchas ganas, que apuestan mucho, que tienen interacción con Brasil, Paraguay y hasta México, como el caso de Selva. Se están moviendo a nivel latinoamericano y además hay un polo NEA muy conectado también”, explicó.
En cuanto a lo técnico, Kike no teme a los desafíos y alienta a los más jóvenes a tomar riesgos.
“Siempre cuido el entorno y maquillo depende del dramatismo que se necesita, si son rostros reales, curtidos, depende el guión. Hay mucha tecnología en productos HD, 4K, tintas al alcohol que soportan el agua...”, alegó el referente regional que constantemente busca capacitarse más y que hoy ya delega algunos trabajos en sus discípulas.
“Quiero que logren productos realmente buenos, que se arriesguen y sepan que pueden hacer escenas con heridas de bala, incluir golpes, sangre o lo que sea”, contó sobre su colaboración con el programa de cine que lleva adelante el Instituto Montoya.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina