Golpeó a su pareja, quiso matarse y su hermano lo salvó - El Territorio Misiones

Golpeó a su pareja, quiso matarse y su hermano lo salvó

Lunes 10 de agosto de 2020 | 04:00hs.
El hecho ocurrió en la juridicción de Caá Yarí.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

Una persecución, atrincheramiento y tres efectivos de la Policía de Misiones con lesiones de arma de fuego de diferente consideración. La noche en la zona Centro de la provincia fue de máxima tensión y terminó con dos detenidos, uno de ellos acusado de violencia de género y portador del arma involucrada.

El violento incluso intentó quitarse la vida, aunque la intervención de un familiar evitó que la secuencia termine en muerte.

Según pudo reconstruir El Territorio en base a fuentes de la fuerza consultadas, todo comenzó en la localidad de San Martín. Efectivos de la comisaría local fueron convocados por una pelea generada en una reunión familiar en la que se festejaba un cumpleaños.

Según los voceros, Aníbal V. (38) -agasajado-, de ocupación tarefero, habría golpeado a su esposa y cuando llegó la comisión de la fuerza provincia decidió huir del lugar a bordo de su Fiat Uno junto a su padrastro, Fabián M. (35), quien sería empleado de un aserradero.

Eso dio inicio a una persecución y activó un operativo cerrojo en la zona, ya que se dio aviso a varias dependencias policiales. Finalmente el vehículo llegó a Picada Finlandesa e ingresó al domicilio del fugitivo. Ya eran las 23 y al lugar llegaron en apoyo los uniformados de Caá Yarí, con jurisdicción en la zona.

El hombre se atrincheró en la vivienda y rápidamente exhibió una escopeta con la que amenazaba para que nadie se acerque. Incluso colocó el cañón en su boca y el dedo en el gatillo, diciendo que se quitaría la vida. En el lugar se vivieron momentos de mucha zozobra.  

Luego de “un tiempo prolongado” -dijeron los presentes- de negociaciones, los efectivos lograron ingresar a la vivienda, momento en el cual también intervino en la escena Óscar D. (21), un hermano de Aníbal V. El joven hizo el ademán para pasarle un cigarrillo a quien portaba el arma, momento en el cual tomó con sus manos el cañón, generando así un forcejeo.

En medio de esta situación el arma se accionó, impactando los perdigones en los efectivos policiales. Según consignaron desde la fuerza de forma oficial, los heridos fueron un efectivo de la Unidad Regional II de Oberá y otros contra dos integrantes del Comando Radioeléctrico de Alem.

Se trata de un cabo que sufrió mayormente heridas en el tórax y será intervenido quirúrgicamente ya que presentó sangre en uno de sus pulmones; un oficial ayudante que terminó herido en su brazo izquierdo y tendrá que afrontar un mes de curación, tratamiento que también deberá afrontar un subcomisario cuyo antebrazo derecho resultó lesionado.

Actuaciones

La comisión policial finalmente incautó el arma - una escopeta calibre 28 marca Mosca - y detuvo al violento y su padrastro, quienes quedaron a disposición del Juzgado de Instrucción de Leandro N. Alem. Ambos se negaron a ser sometidos al test de alcoholemia, aunque los presentes manifestaron que su ebriedad era evidente.  

Efectivos de la Policía Científica también se hicieron presentes en el lugar e hicieron los trabajos técnicos de rigor. Se secuestraron los uniformes de los efectivos y el vehículo en el que se movilizaban los implicados y todos los presentes, detenidos y personal policial, fueron sometidos a estudios de parafina.

“No quería que pase eso”

Ayer, en declaraciones al medio AlemNews, Óscar D. (21), el joven que intervino en la secuencia dio detalles de lo ocurrido. Manifestó que cuando llegó a la reunión familiar desde Santa Ana su hermano ya no estaba, aunque momentos más tarde apareció la Policía solicitando que vayan a tranquilizarlo a su casa.

“Llegamos a la casa y estaba la Policía. Él -por su hermano- estaba adentro con la escopeta dentro de la boca, se iba a pegar un tiro. Ahí le empecé a hablar y hablar hasta que le saqué porque no quería que pase eso, hace un mes que falleció mi hijo y no quería que pase eso”, contó el joven con voz entrecortada.

Según añadió, en medio de las negociaciones con la fuerza su hermano pidió por su madre. Fue cuando los uniformados buscaron a la señora que él se enteró lo que estaba pasando y salió detrás del patrullero para llegar al lugar. “Me hizo entrar un oficial al que le dije que quería hablar con mi hermano. Me pidió un cigarrillo, el oficial prendió y yo le di y al darle el cigarrillo le manoteé”, describió sobre el momento que le quitó la escopeta.

“Cuando le saqué el arma de la boca se disparó, porque él tenía los dedos en el gatillo”, agregó sobre el disparo que hirió a los uniformados. El joven dijo que estuvo demorado algunas horas, prestó declaración testimonial y finalmente lo liberaron.



El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina