Geniolito viajó al cielo con su música

Viernes 22 de mayo de 2020
El cacique mbya guaraní Lorenzo Benítez, que cautivó a miles de personas en Misiones, falleció ayer en horas del mediodía. A sus 70 años, y con más de medio siglo  tocando el violín, Geniolito viajó al cielo para, como dicen sus más preciados amigos, “deleitar, a todos, allá arriba, con sus dotes artísticos”. 
Nacido en Paraguay, desde muy pequeño vino a la provincia que lo vio crecer y se arraigó en la tierra colorada. Vivió precisamente en la zona de San Ignacio. 
Fue tarefero y con sus primeras ganancias compró su instrumento musical. Con el violín, su compañero de viaje, aprendió a tocar música de oído y emprendió una aventura que lo llevó a recorrer diferentes escenarios y ciudades.
 Lorenzo tenía dos apodos menos conocidos: Caraí y Yaguareté. Caraí (señor) de su comunidad, puesto que era el cacique de la pequeña aldea Ivy Poty en San Ignacio. Y Yaguareté porque le encantaba comer carne, particularmente asado. Sin embargo, su mote más popular surgió, según recuerdan los vecinos del municipio, de una oportunidad en que el artista mbya estaba enfermo y, como no quería que lo llevaran a un centro de asistencia sanitaria,  indicó que ‘con un geniol se curaría’. 
El tiempo pasó y Lorenzo se hizo conocido y querido por cada persona que se acercaba a  él. “No existe ser humano que lo haya escuchado y no haya quedado cautivado por su expresión artística innata que desparramó por donde fuera llevado a actuar”, recuerdan con melancolía sus más allegados. 
Su muerte fue sorpresiva  y dejó consternados a todos quienes compartieron alguna experiencia a su lado. 
Según pudo constatar este medio, el líder mbya arrastraba problemas de salud propios de su edad. Y la causa de su deceso, según la médica que lo atendió, se debió a un paro cardiorrespiratorio, ocurrido a las 12 del mediodía de ayer. 
Todos lo recuerdan como un hombre divertido, al que le gustaban los asados, un buen vino, la música. Pero, sobre todo, disfrutaba de la compañía de amigos.  
Uno de ellos , Mariano Martínez, director de Asuntos Guaraníes municipal de San Ignacio, destacó en diálogo con El Territorio:   “Geniolito era divertido. Vino a verme el lunes, tomamos algo y me acompañó un rato porque el sábado falleció una nietita mía de 11 meses. Él puso alegría a mi tristeza ese día, no hablamos mucho del tema de mi bebé, sólo trató de ayudarme en mi angustia y se fue”. 
Con nostalgia agregó: “Nunca imaginé que hoy se iría para siempre. No puedo creerlo. Tampoco sé si fue al médico, ya que ese es un tema complicado aquí”. 
Más tarde, recuperando entereza destacó: “No puedo decir nada más de él que ya no se sepa. Geniolito era único, divertido, un ser humano inigualable. Lamento mucho su partida y aún más en estas circunstancias. Porque no se puede velarlo como corresponde por las cuestiones del Covid-19. Pero él merecía un homenaje grande, tan grande como su valor humano”.
A su dolor, se sumó el de toda la aldea Tcuaral, quienes a pesar de la tristeza que invadía sus almas, agradecieron el acompañamiento de las autoridades municipales como así también el de caciques y nativos de otras comunidades que acudieron a su despedida.
Por otra parte, el intendente  de San Ignacio, Javier Peralta,  se hizo presente a las pocas horas de acontecido el suceso y aprovechó la oportunidad para destacar a Geniolito como “un emblema de la localidad”.
“La comunidad entera está triste, se ha perdido a una persona muy querida. Un hombre que se hizo famoso por la gran cantidad de escenarios que recorrió. Gracias a Dios lo tuvimos acá, en nuestro pueblo”, señaló el jefe comunal. 
“Es un emblema, sin dudas, muy querido y apreciado por los integrantes de su comunidad así como también por todos los caciques de las aldeas cercanas y no cercanas, quienes llegaron al velatorio para dar el último adiós al querido artista”, agregó. 
 Desde el momento que se conoció la noticia de su fallecimiento, el pueblo demostró su dolor y acompañamiento, pese a no poder acudir al velorio. 
Asimismo, las redes sociales se colmaron de mensajes de despedida para una de las personas más queridas de la tierra colorada. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina