Ganó OTC y sigue vivo en la serie ante San Isidro

Jueves 9 de mayo de 2019 | 00:10hs.
Palo y palo fue el juego entre ambos. El local volvió a las fuentes en un momento clave y pudo celebrar.
Oberá Tenis Club (OTC) se impuso anoche como local por 78 a77 ante San Isidro de San Francisco, Córdoba, en el tercer partido del cruce por cuartos de final de la Conferencia Norte de la Liga Argentina.
Con este resultado, el conjunto obereño achicó la desventaja 1-2 y mañana tendrá la chance de igualar la serie cuando vuelva a recibir al mismo rival en su estadio.
En el inicio del partido el local se mostró firme en defensa y se apoyó en el goleo de Maximiliano Martín, autor de 11 puntos en el primer cuarto. El alero del Celeste se mostró certero desde el perímetro y desniveló en la individual.
Por su parte, la visita contrarrestó con el vértigo de Santiago Ludueña y la potencia del norteamericano Cambrone cerca del canasto.
Para el dueño de casa fue bueno el ingreso de César Avalle para oxigenar la ofensiva, a la vez un anunció de la notable racha que tendría continuidad en el segundo cuarto.
Un triple de Ludueña sobre la chicharra achicó la desventaja a 20-18.
En la continuidad, OTC dependió casi en exclusiva de Avalle, que anotó 10 puntos (2 triples) en el segundo parcial. Fue tanta la gravitación del escolta, que recién cuando faltaban tres minutos para el cierre del cuatro Hooper anotó un doble y luego Schoppler un triple.
En un contexto de férreas defensas, el aporte de Cambrone y Haag le dieron una mínima superioridad a la visita (35-37).
Tras el descanso largo los dirigidos por Sebastián Torre recuperaron la intensidad de los primeros dos partidos de la serie y en el lapso de tres minutos se pusieron 46 a 39, la máxima hasta el momento.
Cambrone se tornó imparable para los internos del Celeste. Para colmo, los dirigidos por Alejandro Kuperman abusaron de la individual y perdieron volumen de juego.
Como contrapartida, la visita se soltó y trabajó la pelota con paciencia en busca de las mejores opciones. Un triple de Corzo estiró la ventaja a 10.
Pero el local volvió a las fuentes, Martín ajustó la mira y Hooper se despertó, argumentos que motorizaron la recuperación. El tercer cuarto cerró 55-60.
El último tramo fue intenso, con las pulsaciones a tope. Un triple de Gornatti achicó a 2 (58-60), pero San Isidro no perdió la brújula y retomó la ventaja en un par de jugadas.
Empujado por su público, el dueño de casa apostó a la presión y achicó a tres con cuatro minutos por jugar. Una bomba de Avalle empató en 67 y explotó el estadio. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina