Femicidio de Estela: La autopsia confirmó lesiones en la cabeza y la familia prepara el sepelio

Jueves 16 de mayo de 2019 | 06:30hs.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Mientras los investigadores continúan recabando elementos e indicios relacionados al femicidio de Estela Fidencia Arapayú (49), sus familiares preparan el último adiós de la mujer cuyos restos iban a ser velados desde ayer por la tarde e inhumados hoy a la mañana.
Después de la conmoción generalizada que suscitó el martes el hallazgo del cuerpo sin vida de la mujer que estaba siendo buscada desde hace una semana antes, llegó la instancia de la judicialización de los elementos de prueba recolectados hasta ahora y, a su vez, el último adiós a la víctima de parte de sus familiares. 
Es en este contexto que El Territorio pudo saber que el examen de autopsia practicado al cuerpo en la Morgue Judicial de Posadas culminó ayer cerca del mediodía y los informes preliminares confirmaron que la causal de muerte se debió a las lesiones detectadas en la cabeza de la víctima, las cuales provocaron un traumatismo de cráneo. 
Debido al avanzado estado de descomposición que presentaba el cadáver, la necropsia fue un tanto más compleja que lo normal y es por ello que para saber la totalidad de los resultados las autoridades judiciales deberán aguardar algunos días más. 
Finalizado el examen forense, la Justicia dispuso la entrega del cuerpo a sus familiares y el traslado de los restos hasta Jardín América se iba a concretar ayer a la tarde. 
Según estimaron fuentes consultadas por este matutino, el móvil con el cuerpo tenía previsto llegar a dicha localidad después de las 16, instancia en la cual se iba a practicar las labores de tanatopraxia y después de ello se haría un velatorio a cajón cerrado.
El entierro, por su parte, fue programado para hoy a las 8.30 en el cementerio municipal de Jardín América.

Pesquisa e indagatoria
Al margen de ello, mismas fuentes añadieron que entre las novedades registradas en las últimas horas se destaca que los familiares de Arapayú entregaron otra tanda de herramientas que encontraron dispersas en la propiedad y todas ellas quedaron incautadas para fines periciales. 
Los voceros detallaron que entre los últimos elementos secuestrados habría más martillos. Todo esto se suma a las herramientas recolectadas en la escena durante los procedimientos realizados entre la noche del lunes y la mañana del martes, entre los cuales hay más martillos, hierros y palas. 
En este contexto, una vez que los investigadores policiales terminen de elaborar el sumario completo, la causa llegará formalmente a manos del magistrado Roberto Sena, titular del Juzgado de Instrucción Dos de Jardín América, y ahí se programará la audiencia de declaración indagatoria para el principal sospechoso.
Las fuentes indicaron que, si todo se desarrolla bajo los términos previstos, es posible que el concubino de Arapayú y principal sospechoso del caso, Pablo Lotario Puzin (54), sea trasladado mañana hasta la sede judicial para comparecer ante Sena. 
En esa instancia, el sujeto tendrá la posibilidad de brindar su versión de los hechos o bien abstenerse de declarar, tal como lo ampara su derecho. 
Entre los elementos que el hombre tiene en su contra, hasta el momento se registran el hallazgo de manchas de sangre tanto en la cama matrimonial como en el celular y en la cartera de la víctima. 
Justamente, la pista de la sangre en el aparato móvil fue lo que apuntaló la investigación de la Policía provincial. 
Arapayú había sido reportada como desaparecida por Patricia (29), una de sus hijas, el martes de la semana pasada. La versión aportada en su momento por el hombre fue que su esposa había salido temprano para dirigirse a Jardín América para trámites médicos y nunca regresó. 
Desde ahí se desató una intensa búsqueda que se extendió durante una semana, hasta que los indicios terminaron acorralando al sospechoso y en la noche del lunes lo detuvieron.
A la mañana siguiente, en tanto, los efectivos regresaron a Colonia Oasis en busca de excavaciones y fue en esa instancia que hallaron el cuerpo de la mujer dentro de un pozo que funcionaba como desagüe del agua proveniente de la cocina y el lavadero del inmueble en el que convivían junto a los tres hijos menores que tienen en común.
El pozo estaba tapado por una losa de cemento y al correrla los uniformados se toparon con la macabra escena. El cadáver fue extraído e inmediatamente trasladado para autopsia, examen que culminó ayer en la Morgue Judicial de Posadas. 
Ahora, resta determinar la situación de un hijo de 15 años de ambos. 
Según consignaron fuentes del caso, el adolescente fue entregado a sus hermanos el martes a la noche y ayer ya asistió a la escuela. Por lo pronto, sería entrevistado por una psicóloga, pero la intención es no alejarlo de su entorno ni de su rutina diaria. El chico podría continuar la causa como testigo, pero todo dependerá de cómo avance la pesquisa.

Las claves del femicidio de Oasis

Situación del menor: el hijo de 15 años del matrimonio fue entregado a sus hermanos el martes a la noche. Será entrevistado por una psicóloga y podría quedar como testigo en la causa, pero todo dependerá del avance de la pesquisa.

Bipolaridad: los familiares de Arapayú recordaron que Puzin estaba bajo tratamiento psiquiátrico. Todos coincidieron en que el hombre padece de bipolaridad.

Por las redes: el domingo, mientras Arapayú seguía desaparecida, además de hablar con los medios, Puzin se expresó en redes sociales pidiendo la aparición de su mujer. "Vuelve amor, vuelve, nietos e hijos nos necesitan", comentó en una publicación relacionada a la búsqueda.

Más secuestros: la familia entregó más herramientas halladas en la vivienda, entre ellas más martillos. Se busca establecer el arma homicida.


“Estamos conmocionados y unidos para salir adelante”

César y Patricia, hijos de Estela Arapayú, recordando a su madre.
Ayer a la mañana, Patricia (29), una de las hijas de Arapayú, dialogó con Radioactiva y narró cómo se encontraba la familia a 24 horas del descubrimiento del crimen de su madre. 
“Estamos todos conmocionados, con mis hermanos estamos todos unidos tratando de salir adelante. Ellos -por la pareja- se habían separado pero después volvieron, por lo que entendemos es que mi mamá pensó en sus hijos menores de edad, porque otra explicación no encontramos. Nunca quisimos que estuvieran otra vez juntos pero no pudimos meternos en la pareja y ella pensó en los chicos, para que tengan a los padres juntos”, contó Patricia. 
Y continuó: “Jamás pensamos en que iba a terminar en algo como esto, nunca se nos pasó por la cabeza y menos algo así. Pensamos en que la podían haber raptado, secuestrado o trata de personas pero nunca algo así”. 
La joven también se refirió a la situación de su hermanastro de 15 años, quien estuvo varias horas a disposición de la Justicia. “Recién volvimos del juzgado y básicamente a mi hermano lo toman de testigo, creemos en su palabra porque es su hijo, no entendemos qué fue lo que pasó pero creemos en nuestro hermano”, señaló ayer a la mañana Patricia. 
Además, la muchacha puso en palabras el drama que vendrá tras superar el duelo por el lamentable hecho. “Estamos viendo con quiénes quedarán mis hermanos menores porque somos varios los mayores. Queremos que sepan que nunca los vamos a dejar solos, es difícil pero nos mantenemos juntos. Están sin el papá, sin la mamá y los vecinos nos ayudan en todo lo que pueden con mercadería y la movilidad, porque nosotros también ahora estamos sin trabajar. También hay que ver el tema de la casa, así que nos queda un largo recorrido antes de lo peor que es el último adiós a mi mamá”, dijo. 
Patricia dedicó unas palabras para recordar a su madre: “Ella fue una madre como ninguna. La recuerdo bien, siempre dedicada, ama de casa, preocupada porque nunca nos falte nada. Queremos justicia, creo que todos los que pasaron por el mismo caso quieren justicia y si no es la tierra sabemos que Dios da la justicia verdadera”. 
Por último, al igual que lo hecho por su hermana Verónica el martes, Patricia aprovechó la oportunidad para enarbolar un pedido de ayuda y alerta para prevenir futuros hechos como el de su madre. 
“A todas las mujeres les quiero decir que no tienen por qué dejarse gritar o que le levanten la mano. Todos tenemos los mismos derechos. La mujer es la compañera del hombre, es un ser humano, no tiene por qué ser objeto. Hay que contar lo que sucede”, culminó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina