Familias vuelven a la normalidad después del fuerte temporal

Viernes 6 de diciembre de 2019 | 00:00hs.
En plena tormenta colocaban clavadores para evitar voladuras. | Foto: Natalia Guerrero
El violento y focalizado temporal que afectó a familias de Garupá en la tarde del miércoles aún mantiene sus secuelas en esa ciudad vecina a la capital misionera. Ayer por la mañana continuó la asistencia a los afectados, que ya fueron todos relevados para recibir la ayuda del municipio y Defensa Civil de la provincia.
Según indicaron, los principales daños materiales fueron en techos que se volaron por acción del viento lo que generó que se mojen colchones, sillones de goma espuma, ropa, comestibles y otros muebles principalmente de madera. Pero no se lamentaron víctimas ni daños físicos.

“Hace mucho tiempo que no teníamos un temporal así, tan fuerte y centrado en un lugar”, señaló en diálogo con El Territorio Luis Ripoll, intendente de Garupá. “Fue una cosa impresionante, un caudal de agua que nadie previó. Fue todo en 40 minutos”, agregó el jefe comunal, todavía sorprendido por la acción y la fuerza de la naturaleza.

Destacó la ayuda recibida por Defensa Civil lo que permitió que todas las familias afectadas puedan recibir contención y asistencia principalmente para volver a techar sus casas.

Don Santiago, barrio Unido y Santa Clara fueron los más perjudicados, aunque también hubo anegamientos en casas de Los Potrillos y Ñu Porá, precisó el alcalde quien confirmó que fueron 12 las viviendas a las que brindaron ayuda y otras 18 en la ciudad de Posadas, por lo que sumaron 30 las familias atendidas.
“En una hora cayeron 56 milímetros, eso es mucha agua y en un corto período”, dijo Enrique Parra, subsecretario de Protección Civil de Misiones, haciendo alusión al colapso de todos los sistemas de desagüe por la gran cantidad de lluvia precipitada.

“Por suerte no pasó a mayores y fue algo bien puntual donde cayeron árboles, volaron techos y tendido eléctrico, pero no es algo que se extendió a toda la localidad de Garupá sino que fue bien focalizado”, detalló Parra en diálogo con Radioactiva 100.7

Comentó también que no hubo necesidad de evacuar familias por parte del Estado, pero sí algunos que decidieron autoevacuarse ante el temor de que vuelva a llover, aunque con la mejora de ayer y la vuelta del sol las familias ya se encaminaban a volver a la normalidad.

Por otro lado, el intendente de Garupá indicó que ahora deberán delinear acciones para evitar volver a sufrir complicaciones de este tipo ante otro fenómeno meteorológico.

“Tenemos que reforzar los tubos de desagüe en algunas zonas”, marcó. Además se mostró preocupado por la falta de colaboración de los vecinos a la hora de mantener limpias alcantarillas. “El día de la tormenta encontramos todo tipo de basura que obstruían las boca de tormenta: troncos, lavarropas, gomas, bolsas”, detalló y aseguró que desde la comuna se hacen limpiezas todas las semanas para evitar este tipo de situaciones pero falta compromiso vecinal.

Y aseguró que pedirán ayuda a la Provincia para realizar mejoras en el barrio Los Potrillos, uno de los más afectados donde hay una “quebrada” y en esa zona el agua se junta con fuerza y colapsa en cada tormenta.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina