Falleció Tito Mónaca, un grande del periodismo

Lunes 27 de enero de 2020
El periodista Tito Mónaca | Foto: Sixto Fariña/Archivo
El reconocido periodista e historiador Alberto ‘Tito’ Mónaca falleció ayer a los 89 años. Fue su familia la que dio la dolorosa noticia cerca del mediodía del domingo.
Mónaca se desempeñó en diversos medios nacionales y de Misiones. Nació en Posadas en 1930. Su padre fue Pedro del Salvador Mónaca, músico de profesión y anarquista. Su familia provenía de Sicilia.
Trabajó en la agencia de noticias Saporiti. También estuvo en Clarín y en Télam. En Misiones escribió Econorte, que salía con El Territorio, también integró la redacción y luego fue colaborador y fuente de consulta ineludible. Fue director de Prensa de César Ayrault. En el último gobierno militar propició la Comisión de Defensa de los Legítimos Intereses de Misiones (Codelim) y evitó el desguace de empresas misioneras.
En su larga carrera en el periodismo entrevistó a grandes e influyentes personalidades como Ricardo Balbín, Arturo Frondizi, Alfredo Palacios, Pedro Aramburu, Isaac Rojas, Rodolfo Walsh, Fidel Castro, Aurora Bautista, Roberto Guevara Lynch y Ernesto Guevara de la Serna, entre otros.
Por su labor comprometida, su conocimiento de la historia regional y su ética, recibió numerosas distinciones.
En el 2005, Mónaca fue distinguido por el Rotary Club Posadas Villa Lanús con el “Premio por servicio en la comunidad a través de la profesión”.
En 2010, la Cámara de Representantes de la provincia, mediante su resolución 36-2010/11, lo declaró ciudadano ilustre de Misiones.
En septiembre de 2015, otro entrañable periodista, Javier Arguindegui, fallecido en 2018, le dedicó un artículo en su sección de Letras en el decano por motivo de su 85 cumpleaños.
En esa charla de amigos, Mónaca decía que se dedicó a “cumplir con honestidad la vocación de periodista, llevo en ella casi setenta años y jamás desistí de seguir luchando por la verdad, la igualdad, la decencia y la justicia y, fundamentalmente reivindicando a esta histórica provincia de Misiones para rescatarla de su injusto olvido”.
En otro pasaje, Arguindegui indicó: “En tan larga trayectoria no le fue fácil mantener esa conducta; Mónaca padeció persecuciones, detenciones, torturas y amenazas de muerte, “algunas de ellas hasta con el revólver amartillado en mi frente. Pero como heredé de mi humilde padre (siciliano, anarquista, músico y zapatero) ese legado de luchar sin miedo y dando ejemplo de convicciones sinceras, me siento plenamente satisfecho de haber cumplido hasta hoy esos ideales que a esta altura de mi vida puedo exhibir con mucho orgullo”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina