Facebook quiere una máquina para leer la mente

Sábado 9 de marzo de 2019 | 02:00hs.
Muchas veces se ha escuchado decir que la ficción supera a la realidad, podemos dar mil ejemplos de películas futuristas que anticiparon nuestra sociedad y aun así quedaríamos cortos. Ahora Facebook tiene una idea que para muchos sonará descabellada, crear una tecnología que lea la mente para navegar en internet.

Para los que les preocupa que la red social pueda tener serios problemas de límites cuando se trata de la información personal de sus usuarios, los recientes comentarios de Mark Zuckerberg en Harvard deberían hacer que el corazón se acelere.

Zuckerberg pasó por la universidad como parte de un año de conversaciones con expertos sobre el papel de la tecnología en la sociedad, "las oportunidades, los desafíos, las esperanzas y las ansiedades". La entrevista de casi dos horas fue en la facultad de derecho de Harvard con el profesor Jonathan Zittrain, frente a las cámaras de Facebook y un aula de estudiantes centrados en la posición sin precedentes de la compañía con casi 2 mil millones de personas.

En un principio Zuckerberg había mostrado una bienvenida humilde acerca de sí mismo y de su compañía. Y luego describió lo que realmente lo excitaba sobre el futuro, y la familiar arrogancia de Silicon Valley había regresado. Había una nueva tecnología prometedora, explicó, una interfaz cerebro-computadora, que Facebook ha estado investigando.

La idea es permitir que las personas usen sus pensamientos para navegar de forma intuitiva a través de la realidad aumentada. No escriba, ni hable, ni siquiera se distraiga: instrucciones de manejo superpuestas sobre la autopista, biografías cortas al lado de los asistentes en una conferencia, modelos 3D de muebles para moverse en el departamento.

La audiencia de Harvard se sorprendió un poco por el giro de la conversación, y Zittrain hizo una broma de profesor de derecho sobre el derecho constitucional de permanecer callado ante una tecnología que permite escuchar los pensamientos. "Las implicaciones de la quinta enmienda son asombrosas", dijo a la risa. Incluso este suave rechazo se encontró con la defensa probada y verdadera de las grandes compañías tecnológicas cuando se la criticó por pisotear la privacidad: el consentimiento de los usuarios. "Probablemente", dijo Zuckerberg, "esto sería algo que alguien elegiría usar como producto".

Por supuesto, Facebook ya nos sigue a medida que avanzamos por el mundo a través del GPS en el teléfono inteligente en el bolsillo y, de igual modo, nos sigue por Internet a través del código implantado en nuestra computadora. ¿Realmente dejaríamos a Facebook entrar en nuestra cabeza para que podamos pedir una pizza más rápido y con más ingredientes? Zuckerberg claramente está contando con ello.

La tecnología descripta es un dispositivo que parece un gorro de ducha que rodea el cerebro y descubre conexiones entre pensamientos particulares y flujos de sangre particulares o actividad cerebral, probablemente para ayudar a los anteojos o auriculares fabricados por Oculus VR, que forma parte de Facebook.

El CEO de Facebook explicó los beneficios potenciales de la tecnología de esta manera cuando anunció la investigación en 2017: "Nuestros cerebros producen datos suficientes para transmitir 4 películas HD cada segundo. El problema es que la mejor manera de transmitir información al mundo (voz) solo puede transmitir aproximadamente la misma cantidad de datos que un módem de la década de 1980.
Estamos trabajando en un sistema que te permitirá escribir directamente desde tu cerebro aproximadamente 5 veces más rápido de lo que puedes escribir en tu teléfono hoy. Eventualmente, queremos convertirlo en una tecnología portátil que se pueda fabricar a escala. Incluso un simple "clic cerebral" de sí / no ayudaría a hacer que cosas como la realidad aumentada se sientan mucho más naturales”.

A Zuckerberg le gusta citar la descripción de Steve Jobs de las computadoras como "bicicletas para la mente". Seguramente se preguntará: "¿Qué hay de malo en ayudarnos a pedalear un poco más rápido?". El problema sería que la bicicleta nos llevaría inconscientemente a donde las empresas que pagan publicidad y políticos que hacen campaña quieren.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina