“Estoy muy preocupado y quiero encontrarla lo antes posible”

Lunes 13 de mayo de 2019
Agustín Mazo

Por Agustín Mazofojacero@elterritorio.com.ar

A casi una semana de la misteriosa desaparición de Estela Fidencia Arapayu (49), son muchas más las dudas que las certezas las que rondan entre los investigadores que tienen a su cargo el esclarecimiento del caso.
Por el momento, los pesquisas centran sus esfuerzos en dar con alguna pista certera que posibilite dilucidar los motivos de la desaparición que la llevó a perder todo tipo de contacto con sus hijos y pareja en el paraje Colonia Oasis de la localidad de Jardín América.
Quien expresó su tristeza y preocupación por lo ocurrido fue Lotario Puzin, esposo de Estela, quien ayer dialogó con El Territorio.
“Estoy muy preocupado y quiero encontrarla lo antes posible. Quiero que regrese porque estamos todos preocupados por ella y su salud”, comenzó su relato el hombre, quien aún sin entender las razones que llevaron a su pareja ausentarse de la casa agregó que Estela estaba bajo tratamiento médico ya que debe operarse lo antes posible de la vesícula.
“Mi esposa, el día anterior, estuvo con los trámites para operarse porque tiene la orden médica de atenderse urgente por lo riesgoso de su situación. Mucho más aún porque un ex concubino de ella murió por no tratarse a tiempo”, añadió Lotario.
Es por eso que el martes por la mañana Estela salió de su casa para tomar el colectivo de las 6 con la intención de ir hasta el hospital de Jardín América para una serie de estudios.
El entrevistado agregó que uno de sus hijos la vio salir bien temprano esa mañana de la casa, pero que no advirtió ningún detalle o actitud rara en su mamá.
Por otro lado, Lotario comentó que lleva 13 años en pareja con Estela, con quien tiene tres hijos en común y, que si bien estuvieron un tiempo distanciados por una discusión que tuvieron, en la actualidad continuaban en concubinato en su humilde vivienda en Oasis.
“Ella no se daba con nadie, vivía para la casa y no se juntaba con nadie, no tenía amigos”, contó el hombre que durante la jornada de ayer recorrió junto a la Policía las casas de una gran cantidad de vecinos del pueblo en busca de datos de su pareja.
También narró una pequeña discusión que mantuvieron el lunes por la noche con Estela en donde el hombre tuvo que pedirle disculpas más tarde, y que según él, expresó sus dudas en torno a que si este episodio pudo haber molestado de sobremanera a su esposa.
Por último, añadió que un día antes de su desaparición -el lunes en horas de la mañana- su concubina fue por un turno al hospital de Jardín América y que si bien debía atenderse por la mañana recién pudo tener un turno para las 15 de ese día. Y que desconoce qué hizo su pareja todo ese tiempo hasta regresar al hospital para la respectiva consulta.
Según los datos que pudo obtener este matutino por fuentes ligadas al caso, la desaparecida tiene ocho hijos y en la jornada de ayer todos realizaban pegatinas por distintos puntos del pueblo con la imagen de su madre. Incluso, se sumó a las tareas de búsqueda Verónica Arapayú, hija de Estela, quien actualmente vive en el sur del país y vino a Misiones para seguir de cerca el caso.

Rastrillajes
Con turnos rotativos y sin dejar descartar ninguna hipótesis, efectivos de Infantería, Brigada de Investigaciones, Comando Radioeléctrico y Comisaría de la Mujer, todos dependientes de la Unidad Regional IX de Jardín América, seguían ayer con la minuciosa recorrida por distintos puntos de Oasis consultando a vecinos y conocidos de la mujer por datos sobre el paradero de Estela.
En el marco de la causa, el miércoles la pareja de Estela fue demorada por unas horas en averiguación del hecho, aunque luego fue liberado al no encontrarse elementos que hagan sospechar de algún tipo de implicancia en la desaparición.
El último dato concreto que se tuvo en relación al paradero de la mujer se conoció el miércoles por la tarde cuando un primo de la mujer se topó con ella en la zona céntrica de Jardín América.
Esta persona comentó a la Policía que desconocía que su familiar se encontraba desaparecida y que por ello no le preguntó nada y tampoco notó algo raro en ella.
El caso fue denunciado el martes pasado en la Comisaría de la Mujer de Jardín América por Patricia, una de las hijas de Estela, quien vive en Colonia Cerro Romero de Gobernador Roca.
Estela es de contextura física delgada, mide 1,55 metros de altura, tez trigueña, ojos marrones oscuro, cabello castaño oscuro y al momento de salir de casa vestía jeans azul desgastado y calzaba zapatillas rojas. Ante cualquier información se ruega comunicarse al 911 y dirigirse a la comisaría más cercana.


Pueblo conmocionado

El recuerdo del caso de Delia Nancy Scher (50) y los pocos avances que hubieron en torno a su paradero desde el momento en que se denunció su desaparición -en noviembre de 2017 en Jardín América- hacen que todos los vecinos de Colonia Oasis se sientan intranquilos y conmocionados por lo que pudo haber pasado ahora con Estela Arapayu (49). El Territorio consultó con varios vecinos de la mujer y todos coincidieron en lo raro que representa la misteriosa ausencia de la mujer, a quien todos conocen como una muy buena vecina y muy querida por la comunidad. Por otra parte, los consultados afirmaron su deseo de encontrar lo antes posible a la mujer, sana y salva, para que sus familiares y allegados dejen de preocuparse.

6

Son los días que lleva desaparecida Estela Arapayu. Fue vista por última vez el miércoles a la tarde en el centro de Jardín América.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina