Esto no es un cuento - El Territorio Misiones

Esto no es un cuento

Domingo 6 de septiembre de 2020 | 01:30hs.

Evelin Rucker

Domingo, diez y treinta de la mañana.

Suena el timbre de casa, abro la puerta y un hombre de sonrisa plena me muestra mi billetera.


¡Mi billetera!

Bueno, esto fue hace algunas primaveras atrás; porque era primavera. Y era primavera en Posadas y en Villa Sarita, mi barrio.

Villa Sarita es un lugar amigable donde los vecinos se sientan a tomar fresco en la vereda, donde las casas son de puertas a la calle, como la mía y tenemos el almacén cerca que a veces hasta nos fía.

-La encontré, tenía esta dirección y su documento -me dijo.

Lo observo sonriendo ahora yo también.

-¡Si!, es mía.

Y entonces comienzo a verlo más allá de la alegría. Es un señor mayor, de más o menos mi edad, le faltan algunos dientes en la cara amistosa. Viste humildemente y sostiene una bicicleta herrumbrada y vieja que lo trajo hasta mi casa.

- No tenía dinero -me dice casi a modo de excusa, como doliéndose por no poder entregarla completa.

- No había dinero -le digo yo. Evité comentarle que además del documento, tarjetas y una sube de Buenos Aires, tenía un papelito viejo y arrugado con un corazón dibujado y un te quiero de esos que necesito tener siempre cerca. No era necesario explicarle el tesoro que había ahí adentro.

¿Saben qué pasa?, ese papelito… ese papelito era importante, y creo que él lo supo.

Su mirada fue de alivio.

- ¿Cuánto le debo? –dije en el momento en que depositaba la billetera en mis manos.

- ¡No, por favor! Es suya; se la traje.

- Si, pero permítame a mí también regalarle algo.

Negó con la cabeza.

Volvió a sonreírme mientras pedaleaba alejándose. Vi otra vez la pobreza material que lo envolvía y la dignidad majestuosa de su porte.

Esto no es un cuento. Sucedió realmente una mañana. No apareció en los diarios y no habrá manera de que algún periodista le haga una entrevista en la que cuente la historia ya que no había dinero; ni dólares ni euros ni miles de pesos.

Además, y como un dato no menor, cuando chequeé este recuerdo me di cuenta de que no sé su nombre.

Los ángeles y los duendes no siempre tienen nombre, pero yo, a partir de aquella mañana de domingo, volví a creer en los hombres buenos.

Relato inédito. Rucker es docente, crítica literaria. Integrante de la Asociación de Escritores de Literatura Infantil y Juvenil de Misiones

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina