Espionaje ilegal: detuvieron a Susana Martinengo y a otros 21 acusados

Miércoles 1 de julio de 2020
El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, detuvo ayer a la ex secretaria de Documentación Presidencial durante el gobierno de Mauricio Macri, Susana Martinengo; al ex jefe de Contraingeligencia de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Diego Dalmau Pereyra, y a otros 20 acusados en la investigación por supuesto espionaje ilegal a funcionarios, políticos y empresarios.
También ordenó apresar a Martín Terra, otro ex agente de la AFI y ex pareja de Analía Maiorana, la actual esposa del vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli, según informaron fuentes judiciales.
En la resolución en la que ordenó las detenciones, Villena advirtió que “la magnitud de la estructura ilícita reseñada, cuya inserción abarcaría distintos ámbitos del Estado Nacional, Provincial y Local, permite presumir que quienes habrían participado en los hechos materia de investigación cuentan con los medios y/o vínculos para eludir la aplicación de la ley penal”, según el texto al que accedió Télam.
Ante esto, el magistrado ordenó detener a todos los involucrados para ser indagados ante el peligro de fuga o entorpecimiento de la pesquisa.
El juez advirtió estar ante “una organización criminal con inserción en el Estado Nacional, Provincial y Local, cuyos integrantes cumpliendo diferentes roles estratégicos y valiéndose de su calidad de funcionarios y/o empleados públicos y agentes y/o dependientes de las Fuerzas de Seguridad y/o de la Agencia Federal de Inteligencia, habrían llevado a cabo distintas maniobras ilícitas de carácter indeterminado”.
Villena detuvo además a los ex agentes de la AFI Jorge Sáez, Leandro Araque y Facundo Melo, como parte de un total de 22 órdenes firmadas ayer.
El listado incluye a Emiliano Matta, María Mercedes Funes Silva, María Fermani, Daiana Baldassarre, Denisse Tenorio, María Sáez, Jorge Ochoa, Andrés Rodríguez, Gustavo Ciccarelli y Juan Carlos Rodríguez, entre otros.
Entre los detenidos hay ex agentes de la AFI, ex policías de la Ciudad de Buenos Aires y empleados del Gobierno porteño y del Ministerio del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, según las fuentes.
También quedó detenido a disposición de Villena el ex jefe de Operaciones Especiales de la AFI, Alan Ruiz, quien ya estaba preso en otra causa que investiga espionaje ilegal al instituto Patria, a cargo de otro magistrado de Lomas  
de Zamora, Juan Pablo Auge.
“Debe tenerse en consideración que, en virtud de la labor que ejercían los imputados, es dable sostener fundadamente que dada su expertise podrían entorpecer el desarrollo del proceso mediante la alteración de elementos de prueba o utilizar sus influencias para sustraerse de sus obligaciones”, fundamentó el juez al firmar las órdenes de detención.
Villena aludió a “los profusos elementos de prueba que se encuentran siendo analizados por este Tribunal, permiten inferir que los nombrados mantendrían vínculos con personal de distintas fuerzas de seguridad y sujetos aun no individualizados, que podrían facilitar su injerencia para frustrar la pesquisa”.
El juez remarcó que se investigan tareas de inteligencia y/o espionaje ilegal en infracción a la ley 25520 “en distintos períodos y abarcando diversas jurisdicciones”.
Algunas maniobras habrían consistido en “obtener información, producir inteligencia y almacenar datos sobre personas por el hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, opinión poítica o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias”, enumeró entre otras.
Las órdenes de detención se libraron a primera hora de la mañana de ayer y durante la jornada se iniciaron las declaraciones indagatorias, informaron las fuentes.
A medida que se concretaron los procedimientos algunos de los acusados fueron trasladados a la división Drogas Peligrosas de la Policía Federal.

Cómo operaba la banda 
A esta altura de la investigación, está muy claro que los integrantes de Súper Mario Bros espiaban a dirigentes políticos del peronismo pero también de Cambiemos, así como líderes sindicales, el obispo Jorge Lugones, referentes de los movimientos sociales y hasta la hermana menor de Mauricio Macri, Florencia, y su pareja. 
Esa información ilegal iba a Casa Rosada, en la que los espías estuvieron 12 veces, y a través del jefe de la banda, Alan Ruíz, a la AFI. Ruíz era el director de Operaciones Especiales, está detenido por otro juez, Juan Pablo Augé, y ahora pasa también a estar detenido en la causa de Villena.
La trama es de una gran envergadura, muy superior, por ejemplo, a lo que fue Watergate, que produjo la caída del gobierno de Richard Nixon por espiar a la oposición. Todo indica que se espió en las cárceles, en operaciones a través de Marcelo D’Alessio, en aprietes a testigos en la causa de Independiente y en la acción de Súper Mario Bros. En el expediente hay constancias de escuchas y seguimientos a los detenidos en el penal de Ezeiza, a sus parejas y a sus abogados, algo que no tiene muchos antecedentes en el mundo. 

Quién es Susana Martinengo

Susana Martinengo fue directora del área de Documentación Presidencial durante el gobierno de Mauricio Macri, a quien también acompañó en su paso por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Esa Dirección, que tiene despacho a 50 metros de la oficina presidencial, es la que se encarga de recibir y filtrar las cartas y otras documentaciones que le llegan al primer mandatario. Para los investigadores del caso, Martinengo era quien recibía la información vinculada con espionaje a dirigentes de trascendencia nacional como, la vicepresidenta Cristina Férnandez de Kirchner y la referida a integrantes de su propio espacio político como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Su nombre fue mencionado por los ex espías Leandro Araque y Facundo Meloelo en sus respectivas exposiciones ante la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia, que los convocó para conocer los detalles del espionaje ilegal.


Gregorio Dalbón: “Esto toca la puerta de Mauricio Macri”

Consultado sobre las detenciones que ordenó el juez Federico Villena en la causa de espionaje ilegal en la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri, el abogado de Cristina Fernández de Kirchner, Gregorio Dalbón, opinó lo siguiente:  “Es muy increíble, importante, trascendental. Si bien uno lo esperaba, no lo esperaba tan pronto. Veremos cuántos se convertirán en arrepentidos. No tengo dudas de que se convertirán. Esto toca la puerta de Mauricio Macri”, dijo. 
Y agregó: “Por algo está deteniendo el juez, porque la detención es la excepción y la libertad es la regla. Creo que en las próximas horas veremos otra detención por obstrucción de la justicia. Me refiero a Nieto”. “La tiene muy difícil Martinengo: en este momento debe estar buscando al abogado para saber qué va a hacer, porque obstruyó borrando todos sus mensajes, y se complicó más”, dijo.
Por su parte, Leopoldo Moreau, diputado titular de la Comisión Bicameral de seguimiento de los organismos de inteligencia, dijo: “Era un paso inevitable, no se trataba de un grupo de loquitos sueltos que habían llevado acciones de espionaje, es una organización estatal de espionaje. No puedo hablar sobre la causa judicial porque no la conozco, pero sí puedo decir lo que llevamos adelante en la comisión bicameral de inteligencia”, señaló. 
“Lo que puedo afirmar es que estamos ante la red de espionaje estatal, la persecución más grande de Argentina, con la excepción de la dictadura. Y el presidente tenía una responsabilidad en eso. Por la información que venimos recopilando no hay ninguna duda de la responsabilidad de Macri”, apuntó el legislador radical kirchnerista, y se preguntó: “¿Quién podía tener interés en espiar a la hermana de Mauricio Macri si no él? 

Quiénes son y de qué se acusa a los detenidos por el espionaje

Villena determinó que la banda operaba diversas maniobras sobre sus víctimas.
Además de Susana Martinengo, que formaba parte del círculo íntimo de Macri, el otro ‘pez gordo’ entre los detenidos  ayer es Dalmau Pereyra, quien dirigió el área de Contrainteligencia en la AFI macrista hasta mediados de 2018. 
Se trata del sucesor de Horacio Stiuso. Cuando Alan Ruiz –otro de los protagonistas de esta banda- ingresó a la agencia, Dalmau Pereyra fue despachado a un destino diplomático en Chile desde donde reportaba a la casa de espías mientras le pagaba un sueldo la Cancillería. 
Dalmau Pereyra llegó a la AFI a través de Silvia Majdalani y fue quien llevó a la agencia a varios de los ahora detenidos. Ante la Comisión Bicameral de Control de los Organismos de Inteligencia aseguró que él recomendó el ingreso de Alan Ruiz y también de otros tres detenidos: Jorge “Turco” Saez, María Mercedes Funes Silva y Leandro Araque. 
Todos formaban parte del grupo que se reunía en la casa operativa que Dalmau Pereyra armó en Mataderos, “la Cueva”, y que continuó funcionando con su sucesor, Alan Ruiz, también detenido.
Sáez fue quien recomendó, entre otros, a Facundo Melo y a Leandro Araque para que ingresen a la AFI. En la Bicameral de Inteligencia Saez contó que tenía conocimiento de que espiaban a CFK, a María Eugenia Vidal, a Cristian Ritondo, a Nicolás Massot, a Diego Santilli, a Emilio Monzó y a la hermana de Macri.
Araque es un policía especializado en inteligencia criminal que pasó por la Policía Federal y la de la Ciudad antes de ingresar a las AFI en 2016. Su celular fue la caja de pandora del caso que investiga el juez Villena. Allí fue que apareció, según el relato del juez, el grupo “Súper Mario Bros”, en el que los espías dejaron todos los chats pegados.
Funes Silva, “Mecha”, también pasó de la Policía de la Ciudad a la AFI. Presentó un escrito ante la Bicameral de Inteligencia en el que apuntó directamente a Gustavo Arribas en cuanto a las operaciones del grupo “Súper Mario Bros”.
Melo, que según su abogado se presentó ante el juez Villena cuando supo de su orden de detención,  relató que participó del espionaje de Florencia Macri, y su pareja, Salvatore Pica, aseguró que viajó a La Plata para fotografiar la casa del periodista de La Nación Hugo Alconada Mon y que también realizó tareas de seguimiento a Diego Santilli.
El  caso de Emiliano Matta es notable. Lo mandaron a espiar al vicejefe de Gobierno Santilli y para disimular se sacó una foto con él.
En relación a Santilli también se pidió la detención de Martín Terra. Se trata del ex marido de Analía Maionana, actual pareja del vicejefe de Gobierno porteño. Araque dijo en la Bicameral de Inteligencia que Terra, un chef, integraba el grupo de Ruiz y espiaba a Santilli. Terrra negó todo a la Revista Noticias, aunque reconoció que es amigo de Arribas desde hace muchos años.
En la orden de detención el juez Villena también incluyó a Alan Ruiz, a quien varios de los espías señalaron como el coordinador operativo de la banda. Ruiz ya fue detenido por el juez Juan Pablo Augé, a cargo del otro juzgado Federal de Lomas de Zamora, en el marco de las investigaciones por el espionaje ilegal al Instituto Patria y al departamento de CFK de las cuales Villena se excusó de participar porque aparece vinculado a las tareas de los espías. 
Villena, ahora, pidió la “anotación conjunta” de Ruiz. Mientras tanto, la Cámara Federal de La Plata analiza si acepta o no la recusación al propio Villena en la causa en la que ahora dispuso estas detenciones. 
Entre los detenidos también están María Andrea Fermani, Daiana Romina Baldassarre, Denise Aya Tenorio, Dominique Lasaigues, María Belén Sáez (hija de Jorge Sáez), Mariano Ignacio Flores, Jorge Guillermo Ochoa, el penitenciario Andrés Rodríguez, Gustavo Marcelo Ciccarelli, Juan Carlos Rodríguez, Javier Esteban Bustos y Jonathan Ezequiel Nievas.


El juez Villena amplió la lista de espiados

El juez Federico Villena amplió el listado de personas que habrían sido víctimas de espionaje ilegal y en esta nueva nómina figuran el dirigente social Juan Grabois, el actual funcionario del Ministerio de Desarrollo Social Emilio Pérsico, la vicegobernadora bonaerense, Verónica Magario y el ex diputado nacional Diego Bossio, entre otros. También aparecerían los empresarios Cristóbal Lopez, del grupo Indalo, y el contratista santacruceño de obras pública Lázaro Baéz, detenido hace cuatro años en el penal de Ezeiza en una causa por lavado de activos. Las actividades ilegales de seguimiento habrían recaído además sobre organizaciones sociales como el movimiento Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Polo Obrero, que integra el denominado Frente Piquetero.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina