En un partido complicado Crucero se impuso ante Boca Unidos

Lunes 10 de febrero de 2020 | 09:10hs.
Crucero enfrentó a Boca Unidos | Foto: Gentileza
Crucero sacó adelante un partido chivo a base de entrega y actitud para derrotar 1-0 a Boca Unidos y volver a encaminarse en la zona 1 del torneo Federal A. Al equipo de Marczuk no le sobró nada, pero se llevó merecidamente los tres puntos gracias al solitario gol de Alejandro “Tarrito” Pérez. Le costó acomodarse en el campo al Colectivero, inclusive cuando Boca Unidos jugó casi cinco minutos con uno menos por la tempranera lesión de Migone, su principal arma de enlace en ofensiva.

Ni Molinas ni De Souza encontraron las suficientes libertades por las bandas, lo que provocó el abuso de los pelotazos. Entonces todo se resumió en lo que podía entregar el tándem Fassino-Motta y se sabe que las sociedades son indispensables para inquietar al rival. Sobre los 12’ Fassino fue a presionar la salida, recuperó la pelota pero su centro no fue el preciso para que Vallejos la empuje entrando por derecha. La más clara de la primera mitad.

El Aurirrojo, en tanto, nunca perdió la paciencia. Siempre priorizando el juego por bajo y el ancho de la cancha en los pies de Medina y Fabro, pero tampoco fue agresivo. Ante este panorama, el partido fue entrando en un pozo impensado en la previa, sobre todo por la calidad de jugadores que había en el campo. El vicio del pelotazo, entonces, tomó escena en el local. No por gusto propio, sino por el esquema de presión en el medio implementado por el Cabezón Marini, efectivo por donde se lo mire.

El trámite que ilusionó en el comienzo se fue apagando hasta el cierre de un pobre primer tiempo. El negocio de Boca Unidos era redondo y había que hacer algo.
Y así fue. Ya en el complemento Crucero salió decidido a cambiar la imagen. La bajada de línea de Marczuk se vio reflejado desde el pitazo inicial porque el equipo adelantó sus líneas, con agresividad. Por supuesto que los réditos comenzaron a verse rápidamente. Sobre los 02’ Argüello la puso en órbita y una bomba de Klusener en el borde del área grande exigió al arquero.

Crucero se hizo cargo del partido, que tenía vacante a su dueño, mientras que Boca Unidos se refugió en el fondo esperando alguna contra con los espacios a merced mediante el talentoso Tony Medina.

El cansancio poco a poco hizo merca en la visita, que venía de jugar Copa Argentina, y Crucero copó definitivamente la parada. A la altura de los 25 minutos Vallejos era el jugador de mayor entrega en la ofensiva, pero sin la estocada final que pedía cada jugada. Entonces el banco comenzó a moverse con los cambios.
Y cuando parecía que la balanza no se iba a desnivelar, llegó el grito. Pisando los 38’, Molinas lanzó un centro a quemarropas y el Tarrito Pérez aprovechó el despeje a medias para aparecer en soledad en el costado derecho del área y fusilar a Carranza. Golazo y a otra cosa.

Boca Unidos intentó la reacción pero no hubo tiempo para más. El Colectivero se quedó con tres puntos de oro, los mismos que lo vuelven a poner en carrera para intentar ingresar en la zona clasificatoria. Se viene For Ever en Chaco, una parada más que complicada. Pero esa será otra historia. Los aplausos llovieron desde la tribuna, una inyección anímica para lo que viene.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina