En Misiones la cuarentena posterga casamientos

Lunes 30 de marzo de 2020 | 08:01hs.
Misiones una de las provincias con más casamientos del país.
Por Belén Spaciuksociedad@elterritorio.com.a
Los anillos continúan en la ansiada espera. Al igual que los novios, el servicio de catering y decoración, la comida, los souvenires y la larga de lista de preparativos que se tienen en cuenta a la hora de planificar una boda.
Es que la cuarentena obliga a todos a permanecer en sus casas y, al ser decretada, debieron postergarse también todos lo eventos que congreguen a mucha gente. Entre ellos, los casamientos.

En Misiones, en los últimos dos años se pronunciaron casi 10.000 uniones matrimoniales. Lo que convierte a la tierra colorada en la tercer provincia con mayor porcentaje de casamientos en función de la cantidad de habitantes. En 2018, la cifra de parejas que pasaron por el Registro Civil alcanzó las 5.024. Mientras que, el año pasado, el número de actas de matrimonio labradas fue de 4.855.

Este año, la cifra seguía en igual camino. Sin embargo, por el decreto de necesidad y urgencia (DNU) emitido por el jefe de Estado nacional para frenar la pandemia del coronavirus, las celebraciones de boda, al igual que las reuniones de todo tipo, debieron postergarse hasta el fin de la cuarentena.
En Posadas, al igual que en todo el país, el Registro Civil cerró sus puertas. Y las parejas que habían agendado fecha para oficializar sus matrimonios, debieron posponerla para más adelante.

“Teníamos todo listo, organizado. Invitaciones enviadas, algunos regalos recibidos, el vestido en mano, bebidas en la cochera. Teníamos todo para casarnos y, una semana antes de la gran noche, nos avisaron que debíamos postergar la ceremonia para más adelante”, comenzó Marian, novia de Juan, quien en diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva contó algunos detalles de la postergación de su casamiento.

Es que, no solamente se trata de reprogramar un día del calendario. Sino que hay otros factores que deben volver a planificarse. Y a partir de allí dialogar y repensar presupuestos. “El DJ supo entender la situación, que escapa de nuestras manos, y lo mismo sucedió con el servicio de decoración y catering. No tuvimos, por suerte, pérdidas económicas”, destacó Marian que ya había señado todo por contrato.

“Entendemos que obviamente los servicios va a aumentar. Justamente porque los precios van a subir y la situación económica contextual de aquí a seis o siete meses va a ser distinta a la de hoy. Por eso, tendremos que rever el presupuesto una vez que fijemos nueva fecha”, continuó la novia que se enteró de la suspensión de su boda mediante un comunicado oficial de la Municipalidad de Garupá, notificando a todos los salones de eventos que las celebraciones no podían seguir en pie hasta tanto continúe el aislamiento.

Pero, además de notificar a quienes se encargaban de planificar el evento, la pareja debió avisar también a sus invitados. Entre ellos, los que ya habían entregado obsequios a los flamantes novios. “Estuve muy bajoneada el día que debimos suspender todo. Pero la verdad es que solamente tenemos que resignarnos y entender que no queda otra. Pensar en que esta medida es muy importante y que debemos cuidarnos entre todos. Porque estoy segura de que cuando todo esto termine, vamos a tener muchos más motivos para celebrar juntos y felices”, destacó Marian, quien replantea su fecha de boda para octubre de este año.

Una situación similar vivieron Leandro y Camila. La pareja tenía planeada una ceremonia religiosa el pasado 28 de marzo. Sin embargo, “como las misas también se suspendieron, debimos reprogramar la celebración”, destacaron en diálogo con El Territorio.
Ambos confesaron que la postergación de la boda los afectó un poco. Pero asimismo coincidieron en que se trata de una decisión necesaria, para evitar la propagación del virus Covid-19. “Por supuesto que, al principio, nos sentimos angustiados por tener que suspenderlo todo. Pero cuando esto pase podremos festejar junto a nuestros seres queridos y celebrar la unión. Es una forma también de respetar a familiares y amigos que son población de riesgo. Se trata de cuidarnos y cuidar a todos. Eso es amor, y eso es lo que vamos a celebrar”, señaló la pareja que todavía no piensa en una fecha de reprogramación.

“Lo bueno es que no tenemos pérdidas económicas. Obviamente, lo señado seguro va a tener un ligero incremento. Pero los centros de mesa, souvenires, cotillón y otras tantas cosas que ya las tenemos en casa, están guardadas para cuando podamos casarnos. Eso nos va a permitir ahorrarnos unas monedas porque seguramente los precios van a aumentar”, señalaron.

De todas formas, los protagonistas de la fiesta no son los únicos que debieron respetar las nuevas condiciones. Ya que las empresas organizadoras de eventos, también tuvieron que ajustarse a las nuevas medidas.
En ese marco, el servicio 13/20 Producciones, debió cancelar alrededor de una decena de eventos en el último mes. Además de las suspensiones, que deben informarse a los clientes de acuerdo al contrato pactado de prestación, se deberán ajustar precios y disponibilidad futuras, ya que las fechas podrían encimarse.

“Todos los eventos se han suspendido, hasta que termine la cuarentena. Pero, una vez que todo vuelva a la normalidad, deberán volver a fijarse presupuestos, ya que los precios tendrán que equipararse a la actualidad”, señaló Sandra Rivero, encargada del servicio. Y agregó que se trata de una situación complicada para todos, los que realizan servicios y los que los contratan. De todas formas: “Esta es una medida que busca cuidarnos a todos y debemos respetarla”.

En tanto, en caso de que la cuarentena finalice el 31, las parejas que tenían fechas confirmadas para el mes siguiente, podrán celebrar su unión a puertas cerradas, con la sola presencia de los testigos. Pero, en caso de extenderse la medida sanitaria, deberán esperar a que el Registro vuelva a abrir sus puertas para expresar el “sí, quiero”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina