En Japón quieren que la jubilación sea los 75

Jueves 30 de mayo de 2019 | 16:00hs.

¿Te imaginas jubilarte a los 75? En Argentina, tras la sanción de la Reforma Previsional a fines del 2017, los empleadores del sector privado podrán intimar a los trabajadores a cesar en el empleo e iniciar el trámite jubilatorio recién a los 70 años y si, además, reúnen los años de aportes. En ese caso, el empleador deberá mantener la relación de trabajo por un plazo máximo de un año, o hasta que el trabajador obtenga el beneficio, si esto ocurre antes del año. Este cambio –antes la intimación regía a los 65 años- y otras modificaciones alteraron el panorama de la jubilación para este segmento de trabajadores. Pero sigue la vigencia de que el trabajador (varón) puede jubilarse a partir de los 65 años si reúne al menos 30 años de aportes. Las mujeres pueden hacerlo a partir de los 60 años también con 30 años de aportes.

En cambio en Japón el gobierno quiere incentivar que la gente se jubile a los 70, los 75 o incluso más.

Esto se debe a que Japón es el país más envejecido del mundo por un lado pero por otro a que la esperanza de vida se sigue incrementando sin parar. Para poder mantener las pensiones en Japón se están planteando unas medidas bastante extremas.

Un país cuya población se reduce

Japón es el país más envejecido del mundo y aquel que tienen mayores expectativas de ir envejeciendo. Además tiene una de las esperanzas de vida más altas del mundo, tanto hombres como mujeres. De hecho, se espera que su población disminuya n tercio de aquí al 2060. Es decir, es un país que tiene un serio problema para pagar las pensiones de sus jubilados.

En Japón hace varios años que se está subiendo la edad de jubilación. En los últimos años la edad media de jubilación ha pasado de 60 a 62 años. No obstante, los planes del primer ministro Shinzo Abe parece que van a mucho más allá.

Lo que se pretende es que aunque se pueda cobrar la pensión a partir de los 65, incentivar a los trabajadores a que no lo hagan o al menos no lo hagan completamente hasta los 70, o incluso los 75. Esto no es tan raro, cualquiera que haya estado en Japón seguramente ha visto a personas de edad bastante avanzada trabajando, ya sea en un 7-Eleven, vendiendo recuerdos a los turistas o incluso limpiando. Pero también hay mayores de 70 trabajando en tiendas o incluso en fábricas. Es cierto que muchos lo hacen por necesidad, pero no es lo que se busca a partir de ahora.

Respecto a las condiciones físicas hay incluso médicos que opinan que los japoneses llegan a los 65 en mucho mejores condiciones que sus antepasados y que la idea de jubilarse a los 65 está desfasada, por lo que es mejor que las personas sigan trabajando en vez de no hacer nada.

El retraso en la edad de jubilación no es la única opción que se toma en Japón, sino que también está incrementando las facilidades a la inmigración, en el que era uno de los países más difíciles de inmigrar del mundo.

Impacto de trabajadores pasados los 65

Poco se habla del impacto que puede significar tener trabajadores cuya edad pase los 65 años. Alguna empresa que los ha contratado ya, hablan de una menor productividad, por lo que tienen que ofrecer sueldos más bajos. Tampoco los pueden tener en actividades que demanden mucho físico.

Por otro lado, los ascensos tendrán que dejar de ser por años de dedicación a la empresa como lo eran tradicionalmente y serlos por méritos y capacidades. También hay que tener en cuenta que es posible que las empresas se vuelvan menos creativas y más conservadoras.

Por otro lado, tener a más trabajadores mayores podría ser beneficioso a la hora de formar, servir de referente y dar consejo a los empleados más jóvenes, ya que les pueden transmitir más conocimiento, seguramente siendo más pacientes. Es decir, que si se enfoca correctamente no es necesariamente malo para la empresa.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina