El yopará se compartió entre vecinos

Miércoles 2 de octubre de 2019 | 01:00hs.
El humeante caldo de verduras se cocía a fuego lento y más allá de la gran olla que de vez en cuando el cocinero revolvía, los ayudantes picaban interminables kilos de zapallo, ajo, verdeo. En otro sector, la carne ya a punto se dividía en cubos y esperaba su turno junto a un gran recipiente de legumbres hervidas.
“Todo marcha bien, estamos trabajando desde ayer (por el lunes) con las primeras cocciones de los porotos y el maíz y por separado, la carne”, relató Cristian Krieger, vecino de la Bajada Vieja que desde hace seis años es parte del proyecto comunitario de compartir el yopará cada 1 de octubre.
El lugareño es, junto a Pomposa y un grupo de familias locales, el encargado de mantener viva esta tradición que se realiza con la colaboración y el esfuerzo de muchas personas. 
Justamente, la vivienda de Krieger sobre calle Fleming se convirtió en una gran cocina de puertas abiertas durante toda la jornada.
“Hay mucha gente que viene a ayudar, cada año algunos que no pueden son reemplazados por otros vecinos que se suman y así va saliendo esta iniciativa, que tiene muchos valores, como el de la solidaridad, el de compartir la comida y sobre todo el de ocupar el espacio público, porque los vecinos debemos salir a la vereda, a la calle”, dijo.
Luego de más de 48 horas de preparación y un día de olla al fuego, el yopará, espeso guisado bendecido, estuvo listo para eso de las 20. Fue cuando familias de todos los barrios llegaron a con sus platos en mano y ganas de pasarla bien con otros.
En las calles se dispusieron las mesas y también estuvieron los artesanos de la Feria Consciente y de otros movimientos. Además, se improvisó un escenario con música en vivo.  
“Es una cosa linda de hacer, este año costó juntar los ingredientes, pero lo hicimos igual. Si me preguntan si hay un secreto en el plato, yo digo que no me gustan los secretos, me gusta decir lo que aprendo para que otros lo puedan aprovechar si quisieran. En tantos años de cocinar el yopará para 700 personas, uno va aprendiendo, va mejorando”.
Por otro lado, frente al Mercado Modelo La Placita, en la plazoleta, desde temprano, las vendedoras prepararon el plato para contentar al Karaí y ganar su simpatía y abundancia.
“El Karaí es un duende que gusta de la comida en abundancia y de los gestos solidarios de compartir, por eso creemos que lo que resta del año será mucho mejor”, indicaron.

En Iguazú también 
El yopará también se sirvió en la Plaza de la Identidad de Iguazú. Por cuarto año, la Cooperativa de Guías de Turismo, con apoyo de la Dirección de Patrimonio Histórico y Cultural y el Iturem prepararon el tradicional guisado.
Los misioneros más añosos cuentan que la tradición debe cumplirse para contentar al ‘duende justiciero’ y ganarse su favor. “Es un duende enamoradizo y justo, a los que comparten, les bendice con abundancia y salud”, contaron. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina