'El Torpedo' Acuña dirá presente en el Argentino de Natación

Miércoles 11 de diciembre de 2019 | 04:00hs.
“No tengo ni idea contra quienes voy a nadar, tienen todos mucho menos años que yo. Miré la lista y son todas caras nuevas; de los que nadaban antes conmigo ya no queda más nadie. Así que los otros nadadores también van a preguntarse ‘¿y este pelado de dónde salió?’, pero a más de uno no le va a gustar que esté ahí”, adelantó a pura risa su regreso a la alta competencia el nadador Gonzalo Acuña.

Fue en diciembre del 2011 cuando el posadeño tuvo su último Campeonato Argentino de Mayores y mañana, ocho largos años después, la máxima cita de la natación nacional -que comienza hoy- acunará el regreso de uno de los mejores deportistas de la historia misionera.

A sus 32 años, el Torpedo (como con el que se lo bautizó en sus años dorados) está ansioso por tirarse a la pileta del Natatorio Olímpico de la Juventud, en Parque Roca, Buenos Aires, y no es para menos. Será un momento emotivo para el misionero que estuvo once años representando ininterrumpidamente al país.
“Me terminó convenciendo el Colo (Gustavo Breitenbruch, su entrenador del Capri). Empecé a entrenar a principio de año y en junio, en el Master Nacional, ya logré hacer la marca mínima para estar en el Argentino”, recordó.

Pero iba por más y hace dos semanas, en el Torneo Aniversario del Capri, Gonzalo aprovechó la presencia de un árbitro nacional que convalidó un tiempo aún mejor, que lo posiciona entre los mejores seis del país en la distancia de los 50 metros pecho.

“Mejor de lo que esperaba”
A Gonzalo el ‘bichito’ de volver a dar brazadas le picó a comienzos del 2019 y fue fundamental tener el apoyo de su entrenador de toda la vida, quien claramente también extrañaba volver a tener a su ‘pichón’ en el agua.

“A comienzo de año que me volvieron las ganas y el Colo ayudó en eso”, dijo entre risas. Fue así que el primer semestre del año fue de adaptación: “Necesitaba recuperar un poco de estado físico y adaptarme a las técnicas actuales porque cambiaron bastante en estos años que no nadé, fue reeducarme en esto también”.
Ya en el segundo semestre, el misionero se abocó a la parte física en el gimnasio “como para hacer una base para poder volver a competir, más las dos horas de entrenamiento en el agua”.

Y su esfuerzo rindió sus frutos. Actualmente, en la preinscripción del Argentino, Gonzalo está con la sexta mejor marca. “Sorpresivamente estoy muy bien físicamente, mejor de lo que esperaba, y en lo deportivo, si tengo que hablar de la meta marcada, si entro a la final hago una fiesta… ya con 32 años y después de ocho años de haber estado fuera del agua, lo que importa es ir a disfrutar”.

¿Cómo encarás esta nueva etapa?

Hablaba estos días previos con el Colo de eso y él estaba muy contento, pasamos tantos años de nuestra vida juntos compitiendo y viajando por el mundo que es volver a revivenciar todo eso. El éxito de todo este ciclo se va a dar el jueves -mañana- cuando entremos a un natatorio de ‘Primera A’ los dos juntos otra vez… ese el triunfo para nosotros hoy, después vendrá lo deportivo y muero si vuelvo a estar en un podio, pero en esta etapa de mi vida ya va a ser anecdótico eso, pasa ya a un segundo plano. Lo bueno es volver a entrar a esa escena en la que fuimos protagonistas tantos años.

Además es acompañar a los nuevos...

Sin dudas es eso, es acompañar a la nueva generación de chicos que tiene el Capri y que me hicieron el aguante, porque yo entrené con ellos y siempre los chicos están atentos a escuchar mis consejos de viejo lobo; y ellos, por su parte, me ayudan con la técnica de la nueva partida y eso me da ganas de volver a ir a entrenar día a día y sufrir también, porque hay que ser realista y es duro nadar solo y ver por horas una línea que te marca el rumbo.

¿Sabés algo de los nadadores con los que te vas a topar?

No tengo ni idea contra quienes voy a nadar, tienen todos mucho menos años que yo. Miré la lista y son todas caras nuevas; de los que nadaban antes conmigo ya no queda más nadie… Así que los otros nadadores también van a preguntarse ‘¿y este pelado de dónde salió?’, pero a más de uno no le va a gustar que esté ahí.

Pero vos tenés la experiencia y eso suma.

Es como andar de bicicleta, uno no se olvida nunca como pedalear. Fueron muchos años de competir a nivel nacional, estuve once años en la selección nacional y en todas las categorías, desde infantiles hasta mayores y el récord de los 50 pecho duró cinco años más después de que me retiré y ese oficio queda en el lomo.

Lo emocional debe estar a flor de piel, ¿cómo lo vivís?

Es una mezcla de sensaciones, de adrenalina junto con temor, ansia y alegría... y eso sólo lo genera volver a estar ahí con los mejores. Es un sacrificio, pero es hermoso volver a sentir eso y en definitiva la natación es mi esencia, desde los 7 años que estoy adentro de una pileta.

Y mañana completará un año más, pero ya sin tener qué demostrar más nada, sólo salir a disfrutar.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina