El sueño de una quinceañera despertó la cadena de solidaridad

Jueves 10 de octubre de 2019 | 07:14hs.
El vestido, una de las donaciones que recibieron. | Foto: Natalia Guerrero

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

Los avatares del clima se sienten con más intensidad en el asentamiento Las Tacuaritas del barrio Fátima. No porque haya un microclima especial sino porque las casas de madera y con grandes rendijas en las paredes dejan pasar desde la lluvia hasta el frío viento o la intensa sensación de calor.

Y allí, en una de esas casas con piso de tierra, Abigail Fleitas (27) montó un merendero para intentar suplir las necesidades que invaden a todas las familias de la zona. El espacio funciona cuando un corazón sensible dona leche, azúcar, chocolate o harina. Cocinan a leña y los pequeños meriendan en ese pequeño espacio.
“Armé el merendero a pulmón, con la ayuda de la gente”, cuenta Abigail, una chica trans que trabaja en el Hospital de Fátima. Y recuerda cuando niña le tocaba ir a comedores comunitarios, por eso sintió la necesidad de ayudar a otros en su misma condición. “Acá hay mucha pobreza, nadie viene a ver cómo vivimos”, afirma.
Pero una vez al mes el merendero se viste de fiesta para festejar el cumpleaños de todos los pequeños que asisten y el 2 de octubre pasado Ayelén, una de las comensales, cumplió sus 15 años. Entre charla y charla con Abigail, la adolescente le contó que su mayor deseo era festejar con un vestido, pero lo veía imposible porque sus padres están sin trabajo y ante la necesidad económica, las prioridades son otras.

Es así que todos se pusieron manos a la obra para poder cumplir ese sueño. La voz corrió y una publicación en redes sociales ayudó a difundir el mensaje. De esa forma consiguieron un vestido celeste, algunos elementos para la decoración, el compromiso de una maquilladora y el polideportivo del barrio Fátima para el próximo sábado 19 a las 17, a fin de que Ayelén pueda festejar. Todavía restan las gaseosas y comidas y la torta. 
“Va a ser todo a la canasta”, anticipó Abigail. “Lo que quieran donar será bienvenido”, agregó.

“Creo que ese día va a ser inolvidable, quiero bailar el vals con mi familia, mis amigos y con  Abi también”, se emocionó la joven que va al CEP 6 y que de grande quiere ser policía porque “me gusta la justicia”.

Postergado

En los barrios con extrema pobreza, festejar un cumpleaños es una actividad dejada de lado o hasta postergada. Según un informe publicado en 2018 por el Barómetro de la Deuda Social Infantil de la Universidad Católica Argentina (UCA), los niños en situación de pobreza tienen menos probabilidades de festejar su cumpleaños que los que no viven esa realidad. Esta imposibilidad es tomada por la UCA como un indicador de pobreza y vulnerabilidad.

“Tanto este como otros indicadores -el compartir cama o colchón para dormir y la lectura de cuentos o narración oral por parte de los mayores- son esenciales en la estimulación emocional e intelectual. Si no la reciben, los niños ingresan al mundo en una situación de desventaja”, afirma Ianina Tuñón, coordinadora del Observatorio de la Deuda Social.

Abigail misma lo refleja al decir que este 2019 festejó por primera vez su natalicio, por eso “festejamos los cumpleaños, porque muchos nunca lo tuvieron. Yo a los 27 años festejé mi primer cumpleaños en la vida. Y acá muchos no pueden hacerlo. Por eso queremos que algún funcionario venga a ver cómo es el barrio y cómo vivimos”.

Falta todo

El merendero Bichito de Luz, de Las Tacuaritas, precisa todo tipo de asistencia. “Nos falta un techo mejor, porque esto es un armaje. Queremos algo más cerrado para poder hacer la leche cuando llueve, porque si no se moja la leña. Nos donaron un anafe, pero es cara la garrafa y no tenemos siempre para comprar”, expresó Abigail.

En las últimas semanas recibieron una donación de fideos con la que van a festejar los otros cumpleaños del mes. “Si nos quieren colaborar con carne, pollo y verdura, nos van a ayudar mucho, nos gustaría poder hacer una comilona para festejar con un guiso a los otros niños que cumplen años”, concluyó. 

Para tener en cuenta
Colaboración. Para ayudar en el cumpleaños o al merendero, que está en la calle Guayrá, del asentamiento Las Tacuaritas, el teléfono de Abigail es 0376-154229739.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina