El ritmo popular se mezcla con la academia

Miércoles 17 de abril de 2019
Ramiro Zárate Gigli (izq) resaltó que la música del Litoral “es muy fuerte”.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

“La música del Litoral es muy muy fuerte. Los paisanos del sur, en la Patagonia escuchan música del Litoral”, relató Ramiro Zárate Gigli, que llega mañana por primera vez a Misiones. Junto a Mauro Sarachian hacen Chechelos, una propuesta innovadora que conjuga lo popular del folclore con la estructura de la academia.
El dúo nació en 2016 tras una experiencia conjunta en la Orquesta Filarmónica de Río Negro, irrumpió en la escena musical nacional y tal como postula Ramiro, “nuestra idea es abarcar el país completo, somos federales”.
Además de la particularidad de su sonido, los Chechelos son cuasi nómades. Oriundo de Córdoba, Ramiro nació en Buenos Aires y actualmente vive en Neuquén aunque no se define como cordobés, porteño ni neuquino. Al mismo tiempo, Mauro vive en Buenos Aires y se conocieron en Río Negro, por lo que los muchachos se ríen totalmente de las distancias entre fronteras argentinas.
Vestidos con frac ejecutan en los majestuosos violonchelos Kilómetro 11 de Tránsito Cocomarola en medio de una populosa verdulería. La imponente escena es parte de  un videoclip que protagonizan los músicos y en los que dejan clara su intención de unir estos dos mundos, el cotidiano, folclórico con el más hidalgo.
Dando estos pequeños pasos, los chelistas se fueron acercando cada vez más a la Mesopotamia. Se consagraron como revelación en el festival de Cosquín 2017 interpretando Cosechero de Ramón Ayala y después compartieron charlas y escenarios con el mítico cantante misionero. Meses después de Cosquín grabaron su primer disco y Ramón los acompañó en la presentación. Ahora llegan a Posadas mañana con un concierto de cámara que presentarán también en diversas ciudades de Europa: norte de España, Berlín, Lyon, entre otras.
Tal como relató Ramiro, el dúo tiene diferentes espectáculos que se adaptan al público y al lugar. Instinto con el que se estrenan en Misiones, pretende crear un ambiente armonioso en el que también se incluye el humor, la historia y  la improvisación combinando composiciones tradicionales como las de Cocomarola, Ayala, los Hermanos Abalos con autores más jóvenes como Ramiro González y José Luis Aguirre.
Es su primera gira por el Litoral “hasta Santa Fe habíamos llegado, ahora hacemos Resistencia, Posadas, Concordia y Paraná”, contó Ramiro desde Asunción, donde ayer daban un taller con gran convocatoria de profesionales y estudiantes y hoy un concierto gratuito por el que toda la región se mantenía expectante.
Con relativamente poco tiempo en este camino de dúo folclórico y gran experiencia clásica detrás, los Chechelos siguen causando intriga en la previa y alboroto en el after, postulándose como una de las iniciativas más novedosas de la escena musical actual.
En formato de cámara, peñero o fusionandose con el rock, los chelos se revelan cual adolescente punk y comienzan a desatar sonidos totalmente ajenos de los que parecen adueñarse con autoridad.
“Buscamos que haya un estado intenso de principio a final”, sostuvo Ramiro al definir el show. Asimismo, insistió en querer unir el país a través de la música. “Buscamos eso y tratamos de abarcar la mayor cantidad de ritmos posibles”, postuló, entendiendo que la adaptación del instrumento clásico a los nuevos sonidos es toda una experimentación que lleva tiempo y trabajo.
Así, tejiendo puentes entre el mundo de Tchaikovsky y el del Mensú, el de las pulperías y el Colón, los jóvenes tocan por primera vez suelo colorado y arrancan una nueva tradición que seguirá girando entre cuerdas y zapateo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina