El Puma y su arduo trabajo de preservación de la fauna

Jueves 19 de septiembre de 2019 | 02:00hs.
El Parque Ecológico El Puma, que funciona en Candelaria, es un espacio que realiza un arduo trabajo de recuperación y preservación de ejemplares de diversas especies animales que llegan muchas veces malheridos así como los que son rescatados del cautiverio doméstico. 
Uno de los principales atractivos que tenía la reserva era un ejemplar de yaguareté que murió a principios de este año por su avanzada edad. El felino lamentablemente no podía volver a su hábitat natural por su estado de salud y además porque no podía alimentarse por sus propios medios.
Según indicó a El Territorio Marina Tassi, directora general de la reserva, actualmente se pueden encontrar allí 87 ejemplares entre aves (macucos, tucanes, loros, lechuzas), mamíferos (carpinchos, gatos onza, gatos tirica, monos, pecaríes) y tortugas. 
“Este número es muy variable ya que los animales que se encuentran en buen estado son liberados y otros nuevos llegan para ser curados”, señaló la profesional.
En esa misma línea, Tassi explicó: “Quiero dejar en claro que nuestro parque es un centro de rehabilitación y recría de animales silvestres. Nuestra misión es rescatar a los animales de la selva misionera que llegan al parque, algunos en muy mal estado, atropellados, heridos por cazadores, tráfico de fauna, e incluso algunos son entregados voluntariamente por personas que los tenían como mascotas”.
Una vez recuperados, son devueltos a su hábitat natural y los que no tienen esta posibilidad de sobrevivir en la naturaleza se quedan en la reserva con atención veterinaria permanente y pasan a ser embajadores de educación ambiental. 
“Los grandes felinos como el yaguareté son los que corren mayor peligro en el corto plazo a pesar de ser una especie protegida, declarada Monumento Natural Nacional. Necesita mucho espacio para vivir, sumado a la disminución de la superficie, la caza furtiva, que lo mata y mata el alimento natural de esa especie”.
“Si bien actualmente no tenemos grandes felinos, El Puma tiene las condiciones necesarias para recibirlos en caso de ser necesario”, señaló Tassi.  
La profesional indicó que cada animal tiene una importancia biológica. “Cuando la gente aprenda a convivir con la fauna van a ir desapareciendo los lugares donde los tengamos encerrados, lo cual sólo se logra con la educación ambiental y este es uno de los objetivos de El Puma y de todos los que trabajamos por el medio ambiente”, reflexionó.
Apoyando a la conservación, en El Puma nacieron dos pecaríes que el próximo año serán liberados y desde la dirección del parque indicaron que la idea es hacer piaras con la colaboración de Jorge Anfuso, del refugio Güira Oga, y hacer una liberación conjunta en la provincia.
La labor de este parque se lleva a cabo gracias a todo un equipo que trabaja con mucho amor y cariño por el bienestar de los animales. Actualmente se está trabajando en conjunto a otras entidades como Güirá Oga, Temaiken y la colaboración de actores externos como el veterinario Miguel Rinas (antiguo director del parque), Amado Martínez, integrantes del Ministerio de Ecología como biólogos y el departamento de educación ambiental.
Desde la dirección del parque destacaron que toda la comunidad puede ayudar a preservar la vida silvestre evitando rozados, incendios, derrames de sustancias tóxicas y acumulación de residuos, entre otras medidas que contribuyen a mejorar la calidad de vida y el ambiente. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina