El próximo miércoles se oirán las grabaciones de la caja negra

Miércoles 21 de agosto de 2019 | 03:00hs.
En octubre se cumplen 22 años de la tragedia. | Foto: Yamila Williams
Daniela Cortés

Por Daniela Cortés Corresponsalía Buenos Aires

El juicio oral que se está realizando en los tribunales federales de Comodoro Py para determinar quiénes fueron los responsables de la caída del avión de Austral en 1997 tendrá el miércoles que viene una audiencia más que especial y podría resultar clave de cara al futuro del proceso.  
Es que si bien la medida ya había sido autorizada en audiencias previas, ayer finalmente el tribunal programó para el 28 de agosto la reproducción -en la sala y ante todos los presentes- de las grabaciones mantenidas por los pilotos del vuelo durante la última media hora antes de que el vuelo se estrellase en suelo uruguayo, provocando la muerte de 74 personas. 
El audio en cuestión fue rescatado de la caja negra del avión siniestrado y contiene el registro de las comunicaciones mantenidas entre los pilotos y la base aérea de Ezeiza. 
Las personas que escucharon el material aseguraron ayer a El Territorio que se trata de un material “desgarrador”, ya que se oyen los desesperados pedidos del comandante de la aeronave para aterrizar, como así también las descargas eléctricas que se registraban en medio de la tormenta que atravesaban, las alarmas de advertían que el avión estaba a punto de caerse y gritos de todo tipo ante la tragedia en puerta. 
En la jornada de la víspera, el Tribunal Oral Federal (TOF) 5, integrado por los jueces Daniel Obligado, Adriana Palloti y José Martínez Sobrino, llamó al estrado a los representantes de la fiscalía, parte querellante y también abogados defensores para saber si alguno de ellos se oponía a que se escucharan los audios de las cintas de grabación. Ninguna de las partes se opuso y ante ello, los magistrados decidieron fijar para el próximo miércoles, desde las 13.30, la reproducción del material.  
Si bien el audio en cuestión forma parte del conjunto de pruebas incorporadas en esta megacausa judicial y su reproducción ya había sido autorizada por el tribunal, ayer el abogado de la querella, Norberto Caputo, insistió con el requerimiento. 
“Una cosa es leer esos diálogos y otra es escucharlos, porque en el audio se percibe con mayor claridad lo que sucedió en ese avión. El clima que había en esa cabina y el contexto de ruidos que formaron parte de esos últimos minutos con vida de todas las víctimas”, explicó Caputo a este matutino. 
Como se trata de la grabación que registró los últimos instantes con vida de los comandantes del avión y de todos sus pasajeros, se entiende que su reproducción pueda generar diversas reacciones, no sólo en los familiares de las víctimas que asisten martes tras martes a las audiencias del debate, sino también en algunos de los imputados e incluso en los peritos que conocían a los pilotos. Algunos ya advirtieron que es posible que pidan permiso al tribunal para ausentarse de la sala al momento de la reproducción del audio. 
“Este tribunal advierte que se trata de un material muy fuerte que será reproducido en la próxima audiencia”, lanzó ayer Daniel Obligado, presidente del tribunal.   
El anuncio de la reproducción de las grabaciones no fue la única novedad de la audiencia de la víspera, ya que el tribunal también aceptó que durante la próxima jornada se muestre un video elaborado por peritos y que grafica la caída del avión. 
EL material audiovisual fue realizado con información proporcionada por el FDR, que son las siglas en inglés de un dispositivo llamado grabador de datos de vuelo, el cual se ubica en la caja negra del avión y que sirve para saber el trayecto y los movimientos que realizó la aeronave durante los últimos 30 minutos antes de la caída. 
“Nosotros no somos pilotos y necesitamos que nos expliquen una serie de cuestiones relacionadas con el funcionamiento del avión para poder entender qué pasó en ese vuelo que estamos investigando”, insisten una y otra vez los miembros del tribunal durante el coloquio de preguntas hacia los peritos que se lleva adelante desde el inicio del debate oral a mediados de marzo. 
Ayer, por ejemplo, los peritos explicaron que, a partir de la extensión de los ‘slats’ -que son dispositivos en las alas de la nave que ayudan a la sustentación-, el avión comenzó a perder equilibro y se dio vuelta de manera violenta. Es la parte de la grabación de la cinta donde el piloto exclama “Dios mío” y después sólo se escuchan sonidos de alarma porque la aeronave ya estaba cayendo en picada. 
Por eso, en la sala de debate, sobre el escritorio de los jueces, hay un avión de juguete que sirve para que los peritos muestren parte de sus explicaciones. “El video y la escucha de la cinta pueden servir para entender lo que ocurrió aquella noche del 10 de octubre de 1997”, comentaron los familiares de las víctimas que también están conscientes que la jornada del miércoles próxima podría tener un alto impacto emocional. 
“Escuchar un pedido de auxilio antes de la muerte no es agradable para nadie y menos para nosotros que somos familiares, pero si sirve para llegar a la verdad, lo haremos”, dijeron ayer a El Territorio al retirarse de Comodoro Py. 

El hecho y la causa judicial

El hecho ocurrió el 10 de octubre de 1997, por lo que la causa llegó a juicio casi 22 años después, prácticamente una vida entera para algunos de los familiares de las víctimas, quienes durante estas dos décadas nunca descansaron en su lucha por obtener justicia.La nave DC9-32, matrícula LV WEG, correspondiente al vuelo 2553 de Austral, partió de Posadas a las 21.15 y debía llegar al Aeroparque Jorge Newbery, de la ciudad de Buenos Aires, pero al ingresar a una zona de tormenta en cercanías a Gualeguaychú, su piloto decidió realizar un desvío.La última comunicación registrada de parte de la tripulación fue a las 23.23 y en ese momento los radares lo perdieron de vista. Los restos del avión fueron encontrados a las 4.40 de la madrugada siguiente, en una estancia de Nuevo Berlín, a 32 kilómetros de la ciudad uruguaya de Fray Bentos.Ahora, en el banquillo de los acusados hay un total de 35 personas procesadas en la causa madre del siniestro y otras dos anexadas en el transcurso de la instrucción. Entre los imputados hay ex directores de la empresa -que en aquel momento dependía de la española Iberia- y ex miembros de la Fuerza Aérea Argentina.Todos están imputados por el delito de estrago doloso, que prevé penas de hasta 20 años de prisión como castigo. Familiares de las víctimas adelantaron que planean realizar un acto en aeroparque el 10 de octubre en razón de un nuevo aniversario del caso.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina