El posadeño Ezequiel Monferrer con los objetivos bien claros

Miércoles 9 de enero de 2019 | 10:20hs.
Ezequiel Monferrer continúa sorteando obstáculos en el camino del perfeccionamiento. La proyección misionera más importante de la actualidad cerró un 2018 cargado de logros y espera seguir en esa misma senda.

Con 15 años, el tenista oriundo de Posadas carga con una vasta experiencia en su espalda. Desde sus inicios vistió la camiseta del seleccionado argentino siendo el mejor del país en la categoría sub 14, logro que le permitió abrir las puertas de los torneos de la Confederación Sudamericana de Tenis (Cosat).

Monferrer tuvo una excelente primera parte de temporada el semestre pasado y los buenos números lo metieron de lleno en el circuito junior de la Federación Internacional de Tenis (ITF), el último escalón antes de alcanzar el primer nivel mundial.

“Me sirvió mucho jugar en la Cosat. Gracias a los resultados pasé bastante rápido la etapa de sub 16 y me metí a jugar en la sub 18. Es una categoría mucho más difícil, es otro nivel, otra sintonía en cuanto al nivel”, señaló en diálogo con El Territorio. Fue un giro total en la prematura carrera de Ezequiel, quien se vio compitiendo con los mejores jugadores del mundo.

El broche de oro llegó en octubre con la obtención de la Copa Santa Catarina (Brasil), torneo grado 4 de la ITF. La cosecha lo ubicó a Monferrer en el puesto 310 del ranking mundial, superando cualquier tipo de expectativas. “De los chicos de 15 años soy el noveno en el mundo. Las proyecciones que tengo son a corto plazo, pero también la idea que tengo es jugar el Australian Open de la categoría en el 2020”, dijo. 

“Pesa mucho jugar en este circuito porque hay diferencias de edad con mis rivales y mucha maduración de juego enfrente. Está en cada uno subirse a ese nivel y que la cabeza te cambie a la par para estar acorde a las nuevas exigencias”, agregó. 

“Se siente el cambio de categoría porque tomás decisiones más cordiales y con más complemento a la hora de estar en la cancha. Tenés un plan de juego. Planificás tácticamente un partido como un profesional”, recalcó.

Si bien la maduración de Eze ya se ve en sus palabras, es elemental el apoyo del equipo de trabajo. 

“Hay golpes especiales que se trabajan más, como el revés, el saque o la devolución, vamos mejorando todo a la par. Tenemos un buen equipo (un profesor de gimnasio, un preparador físico, un psicólogo y un kinesiólogo) y se labura en conjunto. Hay buenos objetivos”, apuntó.

“Gracias a la Ley de Sponsorización pude seguir compitiendo. Hay que darle una planificación al Ministerio de Deportes y ahí vamos definiendo mi calendario”, agregó. Hoy Ezequiel cuenta con cuatro patrocinadores (Mazza Hermanos, Servando Menor, Plastimi y Petrovalle).

El Peque continúa de pretemporada en Posadas, más precisamente en las canchas del Itapúa y del Centro Provincial de Alto Rendimiento, buscando la puesta a punto junto a su profe de toda la vida, Fernando ‘Pulga’ Damus. La misma se cerrará a finales de este mes y la meta está clara: seguir subiendo la vara. Para eso competirá en dos torneos de grado uno de la ITF: el 4 de febrero en el Asunción Bowl y siete días después en el 49° Banana Bowl (Brasil).
Con esfuerzo y sacrificio Monferrer, de 1.73 metros de estatura, encamina su carrera. El misionero espera seguir avanzando casilleros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina