El mayor asaltabancos de la región es el único prófugo por el atraco en Porto Xavier

Lunes 13 de mayo de 2019 | 06:00hs.
Más de 150 miembros de distintas fuerzas brasileñas cercaron todas las vías de escapa de Porto Xavier y localidades aledañas. | Foto: Gauchaz
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeleyfojacero@elterritorio.com.ar

A casi 20 días del asalto comando concretado en un banco de la vecina localidad brasileña de Porto Xavier y en el cual hubo misioneros utilizados como escudo humano, la cacería policial al otro lado del río Uruguay tiene a cinco sospechosos tras las rejas y otros dos presuntos delincuentes fallecidos, en tanto que aún resta atrapar al cabecilla de la banda y más peligroso de todos.

Según lo recabado hasta el momento, los detenidos son el policía militar jubilado Delci Engers (59), Ivo Zimmer (57), Flávio Rogério Oliveira (53), Alejo Gustavo Zelinski (24) y Luciano 'Lucianinho' Aguilar de Mattos (43), en tanto que los asaltantes fallecidos fueron identificados luego como Ezequiel Martim De Souza (32) y Alejandro Pacheco Da Silva (44). 

Tal como publicó El Territorio durante el inicio de las búsquedas, los primeros tres sujetos fueron detenidos el 27 de abril, apenas tres días después del atraco perpetrado en la localidad ubicada frente a San Javier. 

Ese sábado, el primero en ser capturado fue Oliveira, quien cayó en una plaza de Porto Lucena, a pocos kilómetros de Porto Xavier, donde compró alimentos y medicina, pero los vecinos de la zona vieron en él una actitud sospechosa, más aún cuando en el local comercial constataron que el sujeto abonó con billetes de alta denominación. 

Allí se encedió la alerta y a los pocos minutos el sospechoso fue interceptado y detenido. Frente a los efectivos el hombre confesó su participación en el hecho e incluso aportó datos que terminaron siendo clave para arrestar a los siguientes dos involucrados.
Es que ese mismo día en Porto Xavier la Policía brasileña también detuvo al policía jubilado Engers, quien habría brindado información de inteligencia y en cuya casa la banda se habría juntado para terminar de planificar el atraco. En la misma vivienda también dieron con Zimmer, de quien se sospecha habría dado apoyo logístico.

Por su parte, al día siguiente se registró otro de los tantos enfrentamientos entre uniformados brasileños y delincuentes que como podían iban intentando sortear los distintos cercos y controles de seguridad dispuestos en las vías de salida de la región. 

En ese intercambio de tiros resultó abatido Ezequiel De Souza, en cuyo poder incautaron un fusil.
Después de ese último episodio todo pareció calmarse al otro lado del río, pero el último martes surgió otra novedad y es que un agricultor de la zona se topó con el cadáver de otro asaltante. 

El hallazgo del cuerpo fue en la localidad de Linha 1° de Março, en el límite entre Campina das Missões y Porto Lucena.
Al igual que con el otro delincuente fallecido, junto al cuerpo los uniformados dieron con un fusil y una mochila cargada con dinero.
Su identificación estuvo un tanto más complicada por el estado de descomposición que presentaba el cadáver al momento del hallazgo, pero a partir de tatuajes se pudo saber que se trataba de Pacheco Da Silva. 

Además, la Policía Civil luego informó que la muerte de este sujeto no fue producto de un tiroteo o enfrentamiento, sino que se produjo como consecuencia de las enfermedades que sufría. 

Según señalaron los delegados de la investigación, Pacheco Da Silva sufría diabetes y bronquitis y los médicos señalaron que no soportó la cantidad de días aislado dentro del monte, sin insulina, bajo lluvia y padeciendo frío. 

Lucianinho, por su parte, el quinto detenido, cayó el miércoles a la mañana en Porto Lucena, de donde sería oriundo, aunque su domicilio tenía registrado en la Región Metropolitana. 

Junto al sujeto los policías secuestraron un revólver calibre 38 milímetros, un cargador de fusil 556 con munición y una pequeña cantidad de dinero. Este sujeto figuraba como sospechoso desde el comienzo de la investigación y de esta forma ahora sólo queda un sujeto prófugo y se trataría del líder del grupo y el más peligroso de todos.

El peligroso líder de la banda

De acuerdo a lo consignado por el portal Gauchaz, el asaltante que resta atrapar es Ezequiel David Trinidade (30), oriundo de Erechim, pero radicado en Passo Fundo, a unos 330 kilómetros de Porto Xavier.
Los pesquisas señalaron que Trinidade registra un pedido de captura desde el 19 de febrero, cuando escapó del Presidio Estatal de Cruz Alta. 

Los delegados policiales indicaron que este sujeto no sólo tiene antecedentes por hechos similares sino que sería uno de los mayores asaltantes de bancos de la región y se cree que fue el autor del disparo que acabó con la vida del soldado de la Brigada Militar, Fabiano Heck Lunkes, en uno de los primeros enfrentamientos. 

“Las pruebas indican que el principal articulador del grupo es Trinidade. Sería el líder del grupo. Él es sospechoso de otros robos a bancos en la región”, señaló en una de las conferencias de prensa el delegado Heleno dos Santos, encargado de la investigación
Por último, si bien no está confirmado oficialmente, los pesquisas creen que el botín total sustraído de la entidad bancaria alcanzó 1.100.00 de reales, de los cuales al menos la mitad ya habría sido recuperado.


Billetes grandes, húmedos y sucios, la pista

Portales brasileños informaron que el sábado se produjo otro episodio relacionado al asalto al banco de Porto Xavier y es que dos mujeres fueron aprehendidas haciendo compras con dinero que sería parte del botín sustraído. 

Según señalaron, las detenidas son una madre y su hija, quienes cayeron en Campina das Missões mientras realizaban compras con billetes de alta denominación, húmedos y sucios.

Cuando el dato llegó a los investigadores, la Policía avanzó contra ellas y en su poder encontraron más de 30.000 reales. La mayor de las involucradas dijo haber encontrado el dinero abandonado en una zona cercana a la escena de unos de los primeros enfrentamientos a tiros.
"Hay indicios fuertes de que es parte del dinero del robo al Banco de Porto Xavier, una de las sospechas es que lo hayan recibido de uno de los criminales para sacarlo del cerco policial y pasarán a ser investigadas por integrar la cuadrilla, ayudar a la cuadrilla en el robo y/o por posibilitar la fuga", dijo el delegado Dos Santos. 

En la vivienda también secuestraron un revólver 38 con registro vencido desde 2014 y demoraron a un hombre.
Todos fueron trasladados a la comisaría juridisccional, donde quedarán a disposición de las autoridades que deberán determinar si tienen relación directa o no con el hecho.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina