El juez Verón le dictó la preventiva a Rojas por el doble crimen de El Acuerdo

Martes 14 de julio de 2020 | 06:00hs.
Los crimenes de Vega e Ibarra se cometieron entre la noche del 16 y la madrugada del 17 de diciembre del 2015. | Foto: Natalia Guerrero
Carlos Cardozo

Por Carlos Cardozofojacero@elterritorio.com.ar

En las últimas semanas Néstor Fabián “el Negro” Rojas estuvo en el centro de la escena mediática de todo el país y activó las alarmas en autoridades policiales y judiciales en la provincia luego de que descubriera un presunto plan que ideó desde la cárcel para matar al juez Fernando Verón, titular del Juzgado de Instrucción Tres de Posadas.

El caso es llevado por su par Marcelo Cardozo, quien ordenó la detención de cinco personas. Gendarmería Nacional reconstruyó que desde Ezeiza, donde está alojado, el acusado por tres homicidios en Misiones ordenó hacer seguimiento al magistrado y así establecer sus horarios para encargarle el magnicidio a sicarios brasileños.

Verón investiga a Rojas por el doble homicidio de El Acuerdo, en el que fallecieron Sebastián Vega (35) y Rodrigo Ibarra (37), ocurrido la noche del 16 diciembre del 2015. Por el caso, en la víspera se conocieron novedades más que importantes, ya que podrían motivar el primer encuentro entre ambos luego de que la banda del narcotraficante sea desarticulada en Posadas.

Diferentes fuentes con acceso al expediente confirmaron que el letrado dictó la prisión preventiva del Negro como autor material del doble homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, criminis causa y por el uso de arma de fuego.

Más allá de que se trata de un nuevo paso hacia el tan ansiado juicio, podría derivar en una ampliación indagatoria, en la que Verón deberá notificarle el cambio de su situación procesal al detenido. De todas formas, no se descarta que Rojas reciba la novedad mediante un escrito o bien un llamado telefónico. Estas opciones eran ayer las más probables.

Cómo informó este medio, la última vez que ambos se vieron las caras fue en la última semana de marzo, mediante una videoconferencia por la misma razón, aunque entonces se vio frustrada. En ese momento, según la pesquisa, el narco ya había planeado el asesinato del juez, que finalmente se vio frustrado por el cierre de fronteras y el inicio de la cuarentena por el avance del coronavirus.

Ayer este medio pudo indagar que la intención de la defensa es, una vez que sean notificados formalmente de la decisión, apelar la medida. Insisten en que la acusación sobre Rojas se sustenta en declaraciones de imputados en la causa, que no tienen valor de prueba ya que son personas también investigadas.

El acusado, oriundo de Puerto Iguazú, fue el último detenido por el hecho y estuvo con pedido de captura internacional durante casi tres años hasta que lo atraparon en un complejo de cabañas al borde del Paraná en Posadas. Ocurrió el lunes 13 de agosto de 2018.

El procedimiento estuvo a cargo de la Dirección de Homicidios y la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas (Saic) del Poder Judicial, que dieron con su paradero en el marco de la investigación del asesinato de un socio de Rojas, el narcomecánico Aldo Cantero (35), que había sido descubierto dos semanas antes en la localidad de Gobernador Roca.

El presunto homicida estaba junto a un grupo de cuatro entrerrianos a quien al parecer les iba a vender tres kilogramos de cocaína que fueron incautados en el lugar. También había una menor de edad de nacionalidad paraguaya, que es la hermana de uno de los detenidos, en el marco de la investigación para matar al juez. La joven, luego de la intervención del consulado, volvió al país.

Primera indagatoria

En su primera declaración indagatoria por el doble crimen, ocurrida el 30 de agosto de 2018, Rojas decidió dar su versión de los hechos ante la fiscal Adriana Herbociani y el juez Fernando Verón. Y, como siempre, se desligó de toda responsabilidad, aunque admitió conocer a los implicados y dedicarse al narcotráfico.
Dijo que estuvo la noche del crimen en Posadas y relató su relación con los demás imputados que tiene la causa.

Apuntó principalmente a Ricardo Vázquez, quien está imputado como partícipe secundario. Detalló que la noche del homicidio estuvo en la capital provincial porque estaba negociando una carga de estupefacientes con Vázquez y, si bien conocía a Vega del submundo narco, hacía mucho que no lo veía ni había hablado con él.

Como informó este medio oportunamente, Vázquez en su indagatoria dijo que por pedido de Rojas se ocupó de seducir a Vega para que vaya al encuentro de ese supuesto negocio que terminó siendo el asesinato. Es decir que su rol en la logística fue el de entregador.

En este punto también apareció en escena la familia Candia, compuesta por Roberto César, su esposa Silvia Gabriela Rodríguez y la hija de ambos, Denise Gisel Candia. Esta última había dicho a su turno que era pareja del Negro Rojas y que el 16 de diciembre estuvo con él y lo llevó por la mañana a recoger a Vázquez y luego a un encuentro con Martín -se cree que Vedoya- hasta la intersección de la avenida 115 y ruta 12.

Sin embargo, entonces el delincuente negó esa relación y aseguró que Denise en verdad era pareja de Vázquez y que ambos armaron esa historia para quedar en una posición favorable en la causa e incriminarlo a él. Incluso, pidió que revisen las redes sociales de Candia para ver con quién estaba en pareja al momento del crimen.
En el expediente también consta, en base a declaraciones de Denise, que junto a su madre, Silvia, cerca de la medianoche trasladaron a Luis Morínigo -señalado también como autor material del hecho - y Rojas al sitio donde estaban las víctimas a instancias de los llamados de Vázquez. Y que después llevaron a éste a la casa, dejando a Vega e Ibarra con Rojas y Morínigo.

Fue César Candia el que llevó a Rojas a Encarnación ya en horas de la madrugada, algo que el Negro tampoco negó, sino que dijo que lo hicieron por pedido de Vázquez.

Por su parte, los Candia -que también dijeron que llevaron a Morínigo a Puerto Iguazú el día siguiente- negaron en su momento saber sobre los homicidios y dijeron que después que se conoció el hecho Rojas los mantuvo amenazados.

También habló de Martín Vedoya y relató que lo conocía por la relación con un hermano, con quien había estado preso en la cárcel federal y que en algún momento -mediante éste- estuvo en contacto con él para negociar una propiedad en Puerto Iguazú. También dijo que “en alguna oportunidad” Martín lo llevó a Paraguay, pero sin dar mayores precisiones.

Vedoya es sindicado como autor intelectual del ataque, según la instrucción. Fue señalado como quien, diez horas antes del crimen, estuvo con Morínigo y Rojas buscando el sitio donde convocar a las víctimas, además de aportar datos relevantes sobre la vida de Vega (en calidad de ex cuñado).

Dos detenidos

Rojas y Morínigo son los únicos presos que tiene el caso al momento, ya que los demás implicados esperan el avance de la causa en libertad. La ratificación de la detención del Negro firmada ayer confirma que sus palabras no aliviaron su situación.

De todas formas, no es el único crimen ni el único delito que debe enfrentar, por lo que su estadía tras las rejas podría extenderse por muchos años más. Tal vez toda su vida.


“Vas a terminar como Vega”

El crimen de Aldo Cantero ocurrió el 5 de agosto de 2018 y por el hecho hace unas semanas el juez Miguel Ángel Guerrero, titular del Juzgado Federal de Eldorado, clausuró la instrucción y elevó el caso a juicio.

El juez Guerrero acusa a Rojas de organizador de conductas compatibles con el tráfico de estupefacientes y homicidio agravado y es quien determinó su traslado a la cárcel de Ezeiza, donde ahora se encuentra.

Por la misma causa también se sentará en el banquillo la viuda de Cantero, Liliana Machado, acusada por ser partícipe necesaria de almacenamiento agravado. Es que tras el hallazgo del cuerpo los pesquisas también se toparon con 1.800 kilogramos de marihuana ocultos y enterrados en el predio.

Los tres eran parte de una banda narco que enviaba estupefacientes a Buenos Aires y Entre Ríos, según la pesquisa.
Pero esa investigación también tiene conexión con el doble crimen de Vega e Ibarra, debido a que las escuchas y análisis de los teléfonos revelaron cómo Rojas amenazó a un socio mencionando ese antecedente.

“Para que te quede claro, te voy a despellejar vivo. Pero primero te voy a dar donde más te duele, acordate. Yo soy el Negro Rojas. Vas terminar como Vega, ¿entendiste?”.


En cifras

6

Además de Rojas, otras seis personas fueron imputadas por el doble crimen. Sólo Rojas y Luis Morínigo, sindicados como autores materiales, siguen detenidos.

32

meses estuvo prófugo Rojas hasta que lo atraparon en Posadas por otro crimen: el de su socio, el mecánico Aldo Cantero.



El intento de que pase a la Justicia Federal

En agosto del año pasado la fiscal Adriana Verónica Herbociani planteó que se declare la incompetencia de la Justicia ordinaria y que el expediente sea remitido al fuero federal.

Tal y como informó este medio en su momento Fernando Verón rechazó la solicitud y el dictamen fue apelado nuevamente por la fiscala. Finalmente la Cámara de Apelaciones de la provincia determinó que el caso debía seguir siendo investigado en la Justicia ordinaria, por lo que Verón siguió al frente del proceso.


Abogado no asistió a la audiencia indagatoria

Vanesa D.L.
Vanesa D.L. (34) llegó al Juzgado cerca de las 10.30. Foto: Sixto Fariña
Vanesa D.L. (34), la última de las detenidas en el marco de la cusa por el plan para asesinar al juez Fernando Verón, fue trasladada ayer al Juzgado de Instrucción Uno para completar la audiencia indagatoria.

Cerca de las 10.30 llegó a la sede judicial en una camioneta con varios efectivos y dos motocicletas de apoyo. Primero se bajó del móvil, pero luego volvió a ingresar.

Esperó allí por un rato largo, pero finalmente la formalidad se suspendió para hoy debido a que el abogado que designó el último viernes no se presentó, según detallaron fuentes ligadas al caso.

La mujer fue detenida la semana pasada, luego de que los análisis telefónicos determinaran que era un integrante activa de la banda e incluso recibía giros desde Brasil y del Negro Rojas.

El 26 de mayo, cuando detuvieron a su pareja Luis Baden y sus hermanos, incluso se comunicó varias veces con el detenido en Ezeiza.
Se desprende que mediante audios y mensajes le pidió dinero para seguir movilizándose y para la defensa de los suyos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina