El gobierno nacional desiste de terminar el gasoducto del NEA

Martes 11 de septiembre de 2018
La eterna promesa del gasoducto del Noreste Argentino (NEA) parece haber llegado, esta vez, a su fin. La obra que prometieron terminar los gobiernos de Cristina Fernández y Mauricio Macri habría sido suspendida y ahora se piensa en cómo darle utilidad a los 3.018 kilómetros de cañerías que por estos días transportan gas desde Bolivia a una parte de Chaco y Santa Fe.
Según consigna un informe del diario Clarín, firmado por Cledis Candelaresi, “el Gobierno desistió de terminar el gasoducto del Nordeste, obra concebida para importar gas boliviano cuando no existía la generosa oferta potencial de Vaca Muerta. La determinación que Javier Iguacel tomó como ministro de Energía deja en suspenso el destino de un tendido en el que durante más de una década el Estado desembolsó casi 2.300 millones de dólares, el doble de su presupuesto original, a través de licitaciones en las que la Sindicatura General de la Nación (Sigen) identificó vicios que irían desde la falta de planificación a licitaciones amañadas y sobreprecios”.
Las promesas
En abril de 2008, durante un acto en Posadas, la entonces presidente Cristina Fernández anunciaba la reactivación de las licitaciones para la obra asegurando que “con este gasoducto del Nordeste, que algunos ven como una obra demasiado costosa, es que vamos a traer el gas también, de donde sea, para todo el Noreste Argentino, con quien todos los argentinos pero fundamentalmente las regiones más ricas del país, las más favorecidas, tienen una deuda histórica”.
Algo similar, unos años después, afirmó el actual presidente Mauricio Macri, cuando anunció el Plan Belgrano, el programa de infraestructura que daría una reparación histórica al abandonado Norte argentino, y que incluía en sus proyectos el ducto que traería el gas natural.

El Plan Belgrano
Respecto de esto, fue consultado por el programa Acá te lo contamos de Radioactiva 100.7 el titular del Plan Belgrano en Misiones, Hernán Damiani, quien afirmó no tener información oficial al respecto, pero indicó que se trata de “una decisión que es una de las posibles”.
Luego explicó que se trata de “una obra de gran magnitud sin los estudios necesarios”, y recordó las dudas que siempre existieron sobre la capacidad real de Bolivia de poder proveer del combustible tanto a esta zona de la Argentina como al sur de Brasil, tal como lo indicaban los contratos firmados a tal fin.
Según Damiani, desde el año pasado, y ante esta posibilidad de que se dé por finalizado el ducto, se empezaron a estudiar alternativas para proveer de gas a la región. En ese sentido, explicó que “la posibilidad más fuerte es que tanto Corrientes como Misiones puedan depender del gasoducto troncal de Lomas de la Lata, que está a una distancia similar a la de Resistencia, quizás un poco menos que el troncal que ya está en Paso de los Libres”.
Además, opinó que “el gasoducto fue un gran negocio de la gestión anterior”, y remarcó la intensión de poder llegar con el gas natural a Misiones y Corrientes: “Espero que podamos llegar en conjunto con las provincias, coordinando acciones con la Nación, con el gas natural que es importante para la región y particularmente para Misiones”.


U$S 2.300

Kilómetros por hora .
Fue lo que se invirtió hasta la fecha en la construcción de los 3.108 kilómetros del gasoducto del NEA. En sus orígenes, el presupuesto era de 1.382.557.000 dólares para 1.500 kilómetros de extensión.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina