El dolor y deseo de justicia unirán a familias de víctimas de femicidio

Viernes 6 de septiembre de 2019 | 12:20hs.
El miércoles se desarrolló en San Pedro la tercera marcha para pedir justicia por el femicidio múltiple. | Foto: Carina Martínez
Familiares de víctimas de femicidio se unirán para marchar pidiendo justicia ante el juzgado de San Vicente el 24 de septiembre por la mañana. 

La movilización fue impulsada por los allegados a las víctimas del femicidio múltiple de Raquel Pereira (22) y sus hijos Jefferson (8) y Thiago (5), cometido en la localidad de San Pedro, y sumado a eso está confirmada la participación de los familiares de Fiorella Itatí Aghem (20), asesinada en San Vicente en marzo último. 
“Familiares, amigos y vecinos les pedimos de todo corazón y con el terrible dolor que tenemos que nos acompañen en la marcha el 24 de septiembre en San Vicente, les llevaremos y les traemos  a los que nos acompañen porque el asesino debe estar con los asesinos, que reciba su sentencia  porque el dolor y el sufrimiento que hoy tenemos es enorme, no es justo que él esté  en la comisaría  muy cómodo, queremos que lo antes posible se declare la sentencia y vaya al penal”, expresó en este contexto Marcelino Pereira, padre de Raquel. 

El anuncio de la movilización en San Vicente se da después de la tercera marcha realizada en San Pedro para pedir justicia por el caso. 

La última marcha se llevó adelante el miércoles, con la participación de una importante cantidad de vecinos con carteles, pancartas y velas encendidas. 

Una vecina cercana a la familia manifestó con gran dolor que “esto no puede quedar impune, vamos a organizarnos para ir a pedir justicia frente al juzgado. Es un asesino serial, mató a tres personas, no se merece estar en una comisaría con un trato bueno, se merece estar donde están los asesinos, que pague la condena que tiene que pagar”.

Y pidió con firmeza: “Que esto no vuelva a pasar nunca más, que ninguna familia pase por lo mismo. Queremos que se tome conciencia, la violencia hacia la mujer y los niños se tiene que terminar.”

Cabe recordar que Silvio Mogarte (27), ex pareja de Raquel y único procesado por el caso, estuvo casi tres semanas internado por las lesiones que se autoinflingió y desde hace una semana está alojado en una celda policial en San Vicente. 

En audiencia indagatoria el hombre había optado por guardar silencio ante el juez y en esa misma instancia fue imputado por femicidio y doble femicidio vinculado, el cual prevé una pena de prisión perpetua.

En este contexto, Mercedes Pereyra, madre de Aghem, manifestó que acompañará la movilización de la familia san pedrina y en diálogo con El Territorio expresó que esto “es muy importante esto, porque nos estamos uniendo. Vamos a llamar a todos los municipios a participar, inclusive Posadas”.

Pereyra consideró importante que muchas más familias se unan y en ese contexto confirmó que ayer también invitó al padre de Candela Agustina Correas de Melo (15), desaparecida desde febrero del 2018 en San Vicente. 

Los casos
El múltiple femicidio ocurrió en Colonia Fortaleza, zona rural de San Pedro, el 7 de agosto. Raquel y sus hijos fueron prácticamente mutilados a machetazos en la humilde vivienda en la que vivían hace poco más de tres meses. 

La abuela de 84 años de la joven, que llegó al lugar para llevarle un pedazo de bizcochuelo, se encontró con la cruenta escena. 

Según la investigación, una vez concretada la secuencia asesina, Silvio Mogarte (27) intentó suicidarse con un rifle modificado para disparar municiones 22, aunque no logró su cometido.

Fiorella Itatí Aghem, en tanto, fue encontrada asesinada el 4 de marzo en un yerbal de la chacra de los padres de su ex pareja y único detenido que tiene el caso, Leopoldo Borovski (21), en una zona conocida como La Ripiera. 

La autopsia determinó que falleció debido a asfixia por ahorcamiento mediante un cable y las pruebas determinan que el femicidio ocurrió fuera del vehículo. El joven está procesado con prisión preventiva.

La madre de la víctima había denunciado su desaparición el 1° de marzo, diciendo que la noche anterior Fiorella salió de su casa para ir a la casa de una compañera, pero no había vuelto. Ya en ese momento desarrolló sus sospechas contra Borovski, recordando los antecedentes de violencia que había sufrido y denunciado su hija.
Por su parte, el paradero de Correas de Melo, adolescente embarazada,  es un misterio desde el 3 de febrero del año pasado, cuando salió de su casa de San Vicente y nunca más volvió. 
Las horas previas a su desaparición, Candela le dijo a su mamá que su novio la buscaría para cenar. La madre supuso que se fue con el chico e incluso el domingo 4 recibió un mensaje desde el teléfono que utilizaba diciendo que estaba bien y que tendría a su bebé lejos. 
Fue entonces que desconfió de quién pudo haberlo escrito. Sus sospechas se confirmaron cuando un día después habló con el novio, que le habría manifestado que no se vieron ese fin de semana.
Candela se llevó una mochila con una muda de ropa, los estudios del control de embarazo, la autorización de viaje, elementos de higiene personal, la planchita de pelo y el celular. Su búsqueda se extendió hasta Buenos Aires e incluso Brasil, pero hasta ahora no se concretaron mayores avances. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina