“El dinero del convento no era mío, era de la política”

Sábado 11 de agosto de 2018
“Después de mucho pensarlo, voy a declarar y voy a decir todo” inició ayer en tono pausado José López, ex secretario de Obra Pública del kirchnerismo. Así lo dijo en el banquillo de los acusados en el juicio donde se lo acusa de enriquecimiento ilícito por el que lleva preso más de dos años. Minutos después se desligó de los bolsos con los nueve millones de dólares: “El dinero de los bolsos no era mío, era de personas de la política, en la emergencia tomé el arma porque temía que en el traslado me pasara algo”.
Así respondió sobre lo qué pasó en la madrugada del 14 de junio de 2016, cuando buscó esconder en el convento de General Rodríguez bolsos con casi 9 millones de dólares, 153.000 euros, 59.000 pesos y relojes Rolex.
En el inicio del juicio, ante el fiscal Miguel Ángel Osorio, se leyeron las acusaciones y luego se escuchó la decisión del juez Daniel Rafecas, que dio por clausurada la instrucción. Ambas lecturas coincidieron en un planteo: “hay prueba suficiente para tener por acreditado el enriquecimiento ilícito de López y de su mujer, en particular la compra del terreno y la construcción de la casa ubicada en Dique Luján, el departamento de la calle Las Heras y la tenencia del dinero hallado en el monasterio”.
“Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar”, dijo  López ante el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) durante su indagatoria.
Con voz tranquila, sin retirar la mirada del tribunal, declaró por primera vez en el juicio que se realiza por enriquecimiento ilícito. La imagen de los bolsos con dinero, relojes, joyas y armas se expondrán durante el juicio como una de las principales pruebas en contra del ex funcionario.
A las 7 de la mañana el ex funcionario llegó a los Tribunales de Comodoro Py. En la Sala de planta baja del edificio se realizó el juicio cuando sólo cuatro pisos más arriba su ex jefe directo, Julio De Vido, comenzaba a declarar acusado en la causa por los cuadernos de las coimas.
Así, comenzó su indagatoria ante el Tribunal integrado por los jueces Adrián Grünberg, José Antonio Michilini y Ricardo Basílico.
“Fui obligado por unas personas a realizar diligencias, una de ellas era que yo debía trasladar los bolsos al convento que yo conocía y al que tenía entrada entendiendo que a partir de allí se los iba a ir retirando para darles otro destino”, dijo López.
El ex funcionario habló de “presiones varias y de mucho temor por la integridad física de su familia y de la propia vida”. Además  buscó mostrarse cauto.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina