El cambio que anunció Sadaic para las tarifas de los shows por streaming

Jueves 16 de julio de 2020 | 08:30hs.
La sociedad que nuclea a autores y compositores de la música (Sadaic) cambió la tarifa que se le aplica a la venta de entradas de los shows por streaming, bajando un 25% del monto. Es el derecho, -que se cobra por los shows desde los años 80- y que generó algunos desacuerdos dentro del sector a principio de la cuarentena. Ahora pasó del 12% a un 9%.

"Ahora lo que hicimos, teniendo en cuenta que estamos en una crisis, fue decidir acompañar el proceso con una reducción de la tarifa. La vamos a sostener hasta el 1 de enero y después veremos qué pasa", explica Guillermo Ocampo, director general de Sadaic a La Viola. Sobre los motivos que llevaron a reducir el impuesto afirmó: "Escuchamos la critica y decimos esto, lo hablamos incluso con parte de los sectores involucrados".

Ocampo sostiene que el insumo principal de este tipo de espectáculos es la música y por eso es importante que los autores y compositores estén respaldados y perciban lo que les corresponde.

Gabriel Maspero, abogado, especialista en Derecho del Entretenimiento opina: "Sadaic tiene el derecho y la obligación de cobrarlo y redistribuirlo". Sobre los cambios dice: "Es sano que se debatan las tarifas, porque es importante mantener un equilibrio, sin olvidar los derechos". Maspero había adelantado a principio del debate la posibilidad de una flexibilización del cobro, que finalmente se terminó cumpliendo.

En ese sentido, Ocampo profundiza: "El derecho es el mismo, solo que se trasladó del mundo físico -que históricamente se cobró- al mundo digital". Respecto a dónde va el dinero que se recauda, aclara: "El que cobra acá es el que compone la letra, hace la música o ambos" y ejemplifica: "Supongamos que actúa una banda "x" y ellos tocan 15 temas y se recauda 150 mil pesos, esos se repartan entre los 15 temas que hizo, pero posiblemente no sean de los mismos autores, eso se valora y se reparte entre los autores que estuvieron involucrados".

Facundo Saravia, reconocido compositor argentino y miembro del directorio de Sadaic dice: "No se trata de impuesto, se trata de un derecho". En ese sentido afirma: "Es muy importante su aplicación porque mucha gente vive de eso".

El abogado Maspero entiende que los lives se dividieron en tres etapas desde que comenzó el confinamiento: "Al principio era para mantener contacto con la gente, en una segunda fase ya fue vinculado a acciones solidarias y en una tercera empezaron a cobrarse". En este último escenario, explicó que ahora se le sumó el auspicio y las entradas. "Esto pasó a ser un nuevo modelo de negocio", recalca.

El director de la asociación agrega que a pesar de que "no cree que sea un modelo que vino a quedarse" considera que posiblemente se genere una "suerte de negocio mixto". "Nada va a reemplazar el calor de un show en vivo, quizá lo que ocurra es que una banda masiva pueda tocar en un show grande y habiliten además, la posibilidad de que se pueda ver de distintas partes del mundo por Internet".

Uno de los puntos de debate fue los famosos shows "a la gorra". "Es voluntario y no hay tarifa preestablecida, nosotros consideramos que está dentro de las licencias que le damos a la plataforma y que está amparado porque lo que Instagram y Facebook pagan", informa Ocampo.

Lo que sigue en pie y sin modificaciones es el cobro a las marcas que auspicien un festival en su nombre. Cuando hay una marca que identifica el espectáculo ahí hay una tarifa especial, que es de 250 mil pesos.

Para culminar, Ocampo indica que "siendo optimistas" estiman una caída del 35% al 40 % en los ingresos de la asociación y que la crisis posiblemente se agudice. "Uno de los ejemplos es que la radio paga en función de los ingresos por publicidad, pero muchas empresas reducen estos costos por la situación económica eso puede significar poner menos auspicios".

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina