“El básquet es muy justo, lo merecíamos”

Miércoles 11 de septiembre de 2019
Luis Scola es sin dudas el símbolo de la selección argentina de básquet. El único jugador de la Generación Dorada que sigue representando a Argentina fue una de las figuras en la histórica victoria ante Serbia por los cuartos de final del Mundial.
El capitán de 39 años fue el máximo goleador del equipo en el triunfazo ante Serbia por 97-87, con 20 puntos y justificó la victoria post partido. “El básquet es un deporte muy justo. Nos llevamos lo que vinimos a buscar. Lo merecíamos”, contó el referente del equipo.
Este experimentado Scola es el que ya hace un año vislumbraba esta hazaña en el Mundial. El propio Oveja Hernández lo contó luego del batacazo ante Serbia.
“Después de un partido con Puerto Rico me dijo que veía muy bien al equipo, con potencial para ser semifinalista. No lo creí en ese momento y acá estamos”, explicó el entrenador.

Una marca en la historia
El conjunto de Sergio Hernández alcanzó ayer la misma instancia que en los mundiales de Argentina 1950 (campeón), Indianápolis 2002 (subcampeón) y Tokio 2006 (cuarto).
En la edición de 1950 ganó sus cinco partidos, incluido el triunfo ante Estados Unidos (64-50) en el estadio Luna Park. 
Posteriormente, Argentina no participó en Brasil 1954 por una decisión política y esperó hasta el inicio de la posterior Generación Dorada para pasar el umbral de los cuatro mejores tras derrotar a Brasil por 78 a 67 en Indianápolis. 
Aquella noche, el interno cordobés Fabricio Oberto (19 puntos) y el escolta bahiense Emanuel Ginóbili (19) terminaron como goleadores.
En la semifinal, Argentina eliminó a Alemania (86-80) y en la final cayó con Yugoslavia en tiempo extra por 84-77, luego de un cierre polémico.
Apenas pasaron cuatro años para que Argentina regrese a los mejores lugares de una competencia mundialista, en el medio obtuvo la medalla de oro olímpica en Atenas 2004, incluida la victoria en semis ante Estados Unidos.
De esta manera, el seleccionado liderado por Luis Scola y Facundo Campazzo rompió una racha negativa de 13 años sin semifinales mundialistas y el viernes se medirá con Estados Unidos o Francia, que juegan hoy desde las 8.
Además, España se convirtió en el segundo semifinalista tras vencer ayer a Polonia por 90-78 y deberá jugar con el ganador del cruce ente Australia y República Checa, que se miden desde las 10. 

“Nos subestimaron”

Facundo Campazzo no aguantó la emoción tras la histórica victoria ante Serbia y, entre lagrimas, tiró: “Hay que tomar dimensión de lo que está haciendo este grupo, estamos haciendo historia”.
Con 18 puntos y 12 asistencias, el base de Real Madrid opinó que “quizás nos subestimaron” y que la clasificación se encaminó por “el deseo de ganar y el buen básquet”.
“Es un grupo joven, que tiene muchas ganas de competir y de crear nuestra propia historia. Y considero que estamos creando nuestra propia historia. Hay que tomar dimensión de lo que hicimos y también ser autocríticos para seguir compitiendo”, agregó.
“Hoy estamos liderados por Luis, pero cada uno aporta su liderazgo para el bien común, para el objetivo común, para la selección. Acá lo colectivo está por encima de cada individualidad”, explicó Campazzo.

“Tenemos jugadores bravos”

“Creíamos que lo podíamos ganar. Tuvimos de todo, disciplina, carácter, ilusión, audacia y jugadores que son bravos, que son asesinos. Fue una final de Scola a toda orquesta y con un Pato Garino increíble”, así analizó Sergio Hernández, el entrenador argentino, el triunfo sobre Serbia.Además, muy emocionado tras el triunfo, tiró: “Son muchos días de acumulación, de tensión y de angustia. De pronto se dan resultados que te complican y te obligan a seguir ganando. Es mucha emoción contenida. Tengo gran parte de mi vida dedicada en este deporte y estoy feliz”.“Sorprendimos, fuimos a buscar un goleo alto. Parece que tenemos la respuesta, pero fuimos mejores hoy, punto, el día que teníamos que serlo, pero somos dos equipos que demostramos estar en un nivel top en el mundo”, aseguró en cuanto a la diferencia que Argentina le sacó a Serbia.

“Un ejemplo para todos los deportes”

Juan José Bidarra entrenador de itapúa

“Lo de Argentina supera todo. Esta selección de básquet es un ejemplo para todos los deportes. Sin lugar a dudas, lejos pero bien lejos, son los mejores embajadores del deporte argentino. Sin estrellas (no tenemos un Lionel Messi), sólo doce corazones de puro talento, manejados magistralmente por un cuerpo técnico (de los mejor del mundo). Se fueron en silencio y hoy son el cuco del torneo”.

“Nos permiten soñar”

Mariano Marcos entrenador de el coatí

“A mí me llena de orgullo, no pensé que íbamos a tener un torneo como este, pero no deja de sorprenderme el carácter del jugador argentino y la preparación para los partidos del cuerpo técnico, que tengo el placer de conocer. A minutos de festejar este logro ya estaban sentados estudiando el juego. El trabajo defensivo que vienen haciendo es tremendo, tapando defectos con una defensa de conjunto interesante. Nos permiten soñar y quién sabe hasta dónde llegar”.

“Están por buen camino”

Javier Stassi entrenador de básquet

“Es un equipo con un trabajo táctico excelente, proponen un juego de intensidad permanente. Defienden al límite de las acciones con mucho carácter y esto le provoca ser agresivos y sin temor de tomar decisiones en ataque. Creo que el partido les sirvió para darse cuenta de que estos jugadores están por el buen camino, ganándole a una potencia y candidata al título sin dejar dudas de que están para escribir una nueva historia dentro del básquet”.

El récord que Scola le sacó a un ex Luz y Fuerza

A la hazaña que protagonizó Argentina ante Serbia se le sumó un dato que enaltece y prestigia aún más a Luis Scola. El capitán argentino alcanzó su presencia número 39 en mundiales y se transformó en el basquetbolista con más partidos en esa competencia. Scola superó la marca del puertorriqueño Jerome Mincy, con 38, lograda entre 1982 y 2002, año en el que se retiró y en el que, precisamente, Scola jugaba su primer partido a nivel mundiales. Mincy llegó a Misiones en 1995 para afrontar la Liga Nacional con Luz y Fuerza y se quedó un año en el conjunto eléctrico, que participó de la máxima categoría del básquet argentino. Scola disputó las copas del mundo de Indianápolis 2002, Japón 2006, Turquía 2010, España 2014 y China 2019 y llegó a la final en el primero y a las semis en el segundo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina