El 30% de los casos de meningitis tiene secuelas neurológicas o motoras

Miércoles 13 de febrero de 2019
Griselda Acuña

Por Griselda Acuña interior@elterritorio.com.ar

El caso de la nena que debió ser amputada en sus extremidades, resolución judicial mediante, a causa de la grave infección derivada por un cuadro de meningitis volvió a poner sobre el tapete la importancia de la vacunación, justamente en un momento en que el refuerzo de la vacuna para niños de 11 años, fue eliminado del Calendario Nacional de Vacunación -por disposición del Gobierno de Mauricio Macri- además de la pronunciada faltante de dosis para chicos de tres a quince meses, situación que de a poco se está normalizando, al menos, en Misiones.
Los profesionales del Hospital de Pediatría Fernando Barreyro habían explicado que la drástica medida de la amputación se debió a que se trataba de una meningococcemia, causada por el meningococo, que generó una infección sistémica en todo el cuerpo.
Este microorganismo genera émbolos, una masa que se libera dentro de los vasos sanguíneos provocando un bloqueo parcial o total. “Los pies u otras partes del cuerpo que se van transformando en una zona negruzca”, habían explicado.
En ese marco, Roberto Debbag, médico pediatra especializado en infectología, que coordina los programas de Telemedicina y el área de Relaciones Institucionales del Hospital Garrahan, de Buenos Aires, habló con El Territorio para reivindicar la vacunación.
“Las infecciones por meningococo son graves. Generalmente el 20 o 30 por ciento de los niños o adultos que tienen la infección quedan con secuelas neurológicas o motoras, o sea, realmente es grave. No es extremadamente raro, sino grave. En las secuelas motoras se encuentran las amputaciones; cuando la enfermedad no sólo afecta la meninge sino que se disemina produce esto. Han habido otros casos en Argentina, otro niño, en Córdoba, debió ser amputado", explicó el especialista.
“No es una enfermedad muy frecuente porque se estima que hay entre 200 y 300 casos por año, no todos los pacientes terminan con secuelas”, aclaró el médico del Garrahan.
Las amputaciones marcan el pronóstico cuando los niños o adultos tienen coagulación intravascular diseminada y pierden la circulación en los miembros. Es ese el momento en que se decide realizar la amputación para controlar la enfermedad “o si no con el antibiótico sólo no se controla, es una enfermedad muy grave y requiere de estas amputaciones”, aclaró el galeno.
Señaló que en las vacunas que existen en Argentina dentro del Programa Nacional de Inmunizaciones están cuatro de los cinco serotipos que producen esta enfermedad. “La vacuna por meningococo incluye la cepa A, C, Y y W, no cubre el B. La vacunación por meningococo tipo B ha demostrado que es eficaz y que es segura, pero se está utilizando solamente en el sistema privado, es decir, no está incorporada al calendario de vacunación. Posiblemente en los próximos meses haya una evaluación de Salud de Nación para la incorporación y así poder controlar toda la enfermedad de meningococo”, desarrolló Debbag.

El riesgo de no vacunarse
“Estas ligas antivacunas carecen de evidencia científica y no reconocen el impacto que tienen las vacunas en las enfermedades y en proveer de salud a los niños y a los adultos. Toman creencias que no tienen aval científico y son muy perjudiciales para la salud de las poblaciones porque desacreditan los beneficios de las vacunas y algunas personas pueden llegar a creerle a algo que no tienen que hacerlo porque realmente carece de evidencia científica”.
“Las vacunas realmente producen una reducción en la probabilidad de contraer la enfermedad en los niños y adultos”, reconoció Debbag y advirtió con preocupación el peligro del retorno de afecciones como difteria o sarampión.
“Se corre el riesgo de que vuelvan algunas enfermedades que ya se encontraban erradicadas en Latinoamérica”, concluyó. 

Faltante de dosis, un drama

En noviembre del año pasado salió a la luz el incumplimiento por parte de Nación en el envío de dosis contra la meningistis, lo cual derivó en un faltante en los vacunatorios. La complejidad de la patología obligó al Gobierno a incorporar en 2015 al Calendario Nacional de Vacunación la inmunización contra la bacteria que causa la enfermedad, conocida como meningococo. La distribución en Misiones comenzó a normalizarse, en tanto en el hospital de Montecarlo todavía escasea la vacuna. La dosis estaba garantizada en bebés de tres a quince meses; en tanto por falta de fondos en agosto último, Nación suspendió el refuerzo en chicos de 11 años. El calendario oficial argentino, en realidad, protege sólo contra cuatro de los cinco serotipos (A,C,W,Y) que contiene la bacteria. No obstante, las farmacias cuentan con la vacuna Bexsero, para atacar la meningococo tipo B, cuyo costo es de 2.800 pesos.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina