Ecuador no aplicará ajuste y vuelve la calma a la sociedad

Martes 15 de octubre de 2019
Miles de voluntarios ayudaron ayer a limpiar la capital del país, junto a camiones recolectores.
Miles de manifestantes indígenas, estudiantes voluntarios y residentes locales iniciaron una limpieza masiva ayer por la mañana en un parque de Quito donde los manifestantes que rechazaban medidas de austeridad lucharon contra la policía durante días, dejando montones de neumáticos, árboles y material de construcción en llamas.
La limpieza comenzó horas después de que el presidente Lenín Moreno y los líderes indígenas llegaran a un acuerdo el domingo por la noche para cancelar el paquete de austeridad en disputa y poner fin a más de una semana del inicio de protestas que paralizaron la economía ecuatoriana y dejaron siete muertos. 
La Cámara de Comercio de Quito dijo ayer que las protestas dejaron pérdidas por alrededor de 1.636 millones de dólares y que tuvieron un mayor impacto en el movimiento comercial.
Cuando los manifestantes abandonaron el Parque Arbolito y el centro cultural donde los manifestantes acamparon y emprendieron duras protestas durante una semana, lanzaron una minga, un término indígena para un proyecto de trabajo comunitario.
Aunque el paro terminó, los negociadores del gobierno y del movimiento indígena aún no logran un acuerdo para la emisión de un nuevo decreto, que proponga la focalización de subsidios y reformas que beneficien a los sectores más pobres.
Poco antes, la prefecta (como se llama localmente a la gobernadora) de la provincia ecuatoriana de Pichincha, Paola Pabón, muy cercana al ex presidente Rafael Correa, fue detenida por actos vandálicos ocurridos en Quito el fin de semana, cuando encapuchados quemaron el edificio de la Contraloría, atacaron violentamente al canal de televisión Teleamazonas y el diario El Comercio.
La fiscalía lo informó a través de Twitter. Esta es la primera detención de una alta funcionaria pública vinculada al correísmo en torno a la violencia desatada el fin de semana en esta capital y otras ciudades. 
El presidente Moreno ha responsabilizado a Correa de ser el autor intelectual de un intento de desestabilización de la democracia ecuatoriana.
Duras movilizaciones indígenas terminaron el domingo, cuando Moreno derogó un decreto que generaba la sustancial elevación de los precios de los combustibles.
 Según el acuerdo, Moreno retirará el paquete respaldado por el Fondo Monetario Internacional. Los líderes indígenas, a su vez, pidieron a sus seguidores que pusieran fin a las protestas y los bloqueos callejeros.
Las protestas por el paquete de austeridad provocaron bloqueos de carreteras, cierre de negocios y redujeron a la mitad la producción de petróleo de Ecuador, lo que obligó a detener temporalmente la exportación más importante del país.
La oficina del defensor del pueblo dijo el domingo que siete personas murieron en las protestas, 1.340 resultaron heridas y 1.152 arrestadas. El gobierno impuso un toque de queda de 24 horas el sábado, permitiendo a las personas moverse libremente por la capital entre las once de la mañana y las ocho de la noche. Focalizar recursos

Focalizar recursos
“Una solución para la paz y para el país: el Gobierno sustituirá el decreto 883 por uno nuevo que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes más los necesitan”, anunció el mandatario ecuatoriano en los últimos minutos del domingo, a través de las redes sociales.
El decreto, que contenía medidas respaldadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), entró en vigencia el 1 de octubre.
Sin embargo, la presión y las insistentes manifestaciones callejeras diarias en todo el país por parte de distintos sectores lograron echar abajo la decisión que, según el gobierno, buscaba estabilizar las finanzas fiscales y reducir sustancialmente un abultado déficit. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina