Detuvieron a los padres y a un tío de una beba asesinada a golpes en Oberá

Domingo 17 de marzo de 2019
Ayer, efectivos de la Policía Científica realizaron pericias, relevamiento y planimetría de la casa. | Foto: Daniel Villamea
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Las marcas de la violencia son evidentes y atroces en el cuerpito de la víctima, al tiempo que sintetizan el horror absoluto que habría padecido a manos de sus propios padres y un tío, según las sospechas que desde un primer momento sustenta la Justicia.
Rita Sofía Gallardo, de apenas once meses de vida, llegó muerta a la guardia del hospital Samic de Oberá y los profesionales que la asistieron no podían creer tanta saña desplegada contra una criatura inocente.
Las primeras observaciones sobre el cadáver determinaron que la víctima padeció constante maltrato y una larga agonía
El informe médico inicial fue demoledor, ya que presenta fractura de cráneo, traumatismos en el abdomen, hematomas en la zona del rostro y otras partes del cuerpo, además de lesiones compatibles con posibles quemaduras de cigarrillo en la pierna izquierda y un corte en la espalda. Tampoco se descarta la perforación de vísceras por el cúmulo de golpes recibidos.
Sin bien resta el informe final de autopsia, el deceso se habría producido por un golpe en la cabeza con un objeto contundente, confiaron fuentes del caso que ayer no salían de su asombro ante la magnitud de la violencia.
Por su parte, en diálogo con El Territorio, el director del Samic, Héctor González, reconoció que “más allá de que los médicos estamos acostumbrados a ver cosas terribles, sobre todo en la guardia de un hospital, este caso es inédito por la cantidad de lesiones que tiene la criatura. Por eso, inmediatamente la médica de guardia dio aviso a la Policía y los padres quedaron demorados”.
Los progenitores son una adolescente de 15 años y su pareja de 19, identificado como Isaías B., hermano mayor del tercer demorado, un menor de apenas 14 años. 

El peor final
Los tres implicados residían junto a la beba en una vivienda situada en calle Mora casi avenida Guayaba, de Villa Lindstrom. 
Según se estableció, el viernes alrededor de las 23 los progenitores arribaron al Samic con la beba ya sin signos vitales. Ambos se mostraron nerviosos e incurrieron en contradicciones. Fue ahí donde surgió el nombre del menor implicado.
En consecuencia, la pediatra de guardia alertó telefónicamente a la Comisaría de la Mujer que la pequeña estaba muerta y con evidentes signos de violencia, al menos tras la primera observación de cadáver.
Asimismo, por orden del Juzgado de Instrucción Uno, los padres fueron demorados y alojados en dependencias de la Unidad Regional II. Lo mismo sucedió a media mañana con el tercer sospechoso.
De todas formas, fuentes del caso mencionaron que por tratarse de menores de 16 años, tanto la madre como el tío de la pequeña son inimputables, por lo que serían liberados en las próximas horas y entregados para guarda de sus respectivas familias, quedando sujetos al expediente.
En tanto, el cuerpo fue remitido a la morgue judicial de Posadas para la autopsia de rigor. 

Casa del horror
Ayer a media mañana, personal de la Policía Científica realizó el relevamiento ocular y planimetría de la vivienda donde habrían ultimado a la pequeña Rita Sofía.
Además se secuestraron elementos que tendrían relación con las lesiones constatadas por los médicos que atendieron a la víctima en el Samic, como ser algunas varas, un cinto, encendedores y colillas de cigarrillos.
También llamó la atención la cantidad de botellas y latas de bebidas alcohólicas desparramadas por el inmueble.
Respecto al deceso, la lesión fatal habría sido un fuerte golpe en la cabeza con un algún elemento contundente, tal vez “con un garrote”, como describió una fuente.
Los tres demorados residían en el lugar desde hacía alrededor de dos semanas. La vivienda es propiedad de un vecino del lugar que acordó un alquiler económico. 
Vilmar Cardozo, residente a metros de la casa del horror y testigo del allanamiento de la víspera, comentó que “no conocía mucho a esos chicos porque hace poco vinieron, pero siempre andaban tomados. Ayer (por el viernes) escuché que la criatura lloraba mucho y después se calló. Más tarde, ya de noche, vi que pasaron corriendo con la criatura alzada.”
Un dato que ahora cobra relevancia indica que el 31 de enero pasado la pequeña fue ingresada a emergencias del Samic con lesiones en la cabeza producidas en un “supuesto accidente de tránsito”, según refirieron sus padres en ese momento y quedó registrado en el libro de guardia.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina