Detienen en Jujuy al acusado de matar a una misionera

Viernes 11 de enero de 2019
Antes de huir, Córdoba se comunicó con una hermana y le adelantó: "Me mandé una macana". | Foto: El Tribuno
Poco más de dos meses aguantó Cirilo Roberto Córdoba en la clandestinidad. Es el hombre de 38 años acusado de asesinar a la misionera María Esther Chesuino (49) en un inquilinato de la localidad de Orán, en Salta.
Fue detenido recientemente en una pequeña localidad fronteriza de la provincia de Jujuy, donde al parecer tiene parientes y todo indica que llegó a fines del año pasado para pasar las fiestas, después de haber estado escondido en Bolivia.
Su detención se concretó en medio de una serie de operativos desplegados por las fuerzas de seguridad de esa provincia, que estaban alertadas sobre el interés de su captura que tenía carácter internacional.
De acuerdo a lo consignado por los medios salteños, el juez de Garantías en turno inició los trámites para lograr el traslado del acusado a una penitenciaría salteña, donde esperará la continuidad del proceso. Ese trámite se concretaría en los próximos días.
El diario El Tribuno de Salta mencionó que la titular de la Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Orán, Claudia Carreras, prepara el proceso de imputación de Córdoba por el asesinato de Chesuino, ocurrido el 25 de octubre de 2018 en una vivienda de barrio Patrón Costas de la ciudad norteña.
La fiscal Carreras explicó que cuando se concrete el traslado de Córdoba inmediatamente será imputado por el delito de homicidio simple en perjuicio de la mujer, a la que ultimó con un arma blanca.

“Me mandé una macana”
La misionera alquilaba desde hacía algunos años una habitación en la propiedad de Cirilo Córdoba y según pudo conocerse, mantenían constantes discusiones porque éste quería que desalojara del lugar y ella se negaba porque decía tener un contrato.
Córdoba, tras cometer el hecho, se comunicó por celular con una hermana que vive en la ciudad de Salta y le dijo: "Me voy de viaje, me mandé una macana". De las tareas investigativas realizadas por la Policía, se supo que antes de huir hacia Bolivia, se entrevistó con su pareja para pedirle dinero y la amenazó para que no dijera nada de lo que hizo.
Trascendió que luego de permanecer oculto en el vecino país, a fines del mes pasado Córdoba se trasladó a la provincia de Jujuy con la intención de quedarse allí. Sin embargo no pudo lograr su cometido, ya que en una redada policial fue ubicado en una pensión y cuando los uniformados requirieron sus antecedentes salió a la luz que registraba el pedido de captura de la Justicia norteña por el brutal asesinato de Chesuino.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina