Detectaron lesiones graves en niña de 45 días e investigan qué ocurrió

Sábado 11 de enero de 2020 | 06:00hs.
El Territorio recorrió el barrio 12 de Octubre y ningún vecino aseguró haber visto u oído algo raro. | Foto: Horacio Ortiz
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

La situación causó tanta preocupación, como cautela de los profesionales médicos, policiales y judiciales que intervinieron en el caso. Una beba oriunda de Leandro N. Alem de apenas 45 días permanece internada con pronóstico reservado en Posadas luego de que se le detectaran varias lesiones en su cuerpo.

Mientras los galenos intervinientes buscan establecer si las lesiones fueron causadas por maltrato o son consecuencia de una patología, desde el Juzgado interviniente ordenaron la detención preventiva del padre de la criatura. Por otra parte, un antecedente señala a la madre de la pequeña, quien se encarga de sus cuidados en la capital provincial y dijo que no saber lo que ocurrió. 

La secuencia empezó a desarrollarse en la jornada del jueves, cuando Sonia,  una joven de 23 años del barrio 12 de Octubre, llegó al Samic de Alem para atender a su pequeña. El médico que revisó a la paciente constató que tenía lesiones en el cráneo y hematomas aparentemente causados por golpes en el párpado, oído derecho y cuello. 
Luego se determinó una rotura de fémur externo con días evolución.
La bebé estaba muy deshidratada y dolorida, por lo que el galeno -como lo indica el protocolo- llamó a la Policía para informar lo ocurrido. También se dispuso el traslado de la niña a Posadas, donde permanecía internada hasta ayer con pronóstico reservado.

Por otro lado, una vez que las autoridades del Juzgado de Instrucción Cinco, a cargo de la jueza Raquel Zuetta, tomaron contacto con el caso, ordenaron la detención del padre de la bebé, la cual se hizo efectiva ayer a la mañana. Se trata de Marcos, un hombre de 30 años que podría declarar pronto en los estrados judiciales. 
De todas formas, los investigadores aclararon que se trata de una medida preventiva, puesto que aún no se saben cómo ocurrieron las lesiones de la pequeña. También se deberá establecer la responsabilidad de la madre, que se encuentra al cuidado de la pequeña en la capital provincial.
Trascendió que, al ser consultada por lo que había sucedido, notó  que la pequeña tenía los ojos morados, como si fueran golpes, y que rápidamente la llevó al hospital para que la revisen. Ante los efectivos policiales y el personal médico, negó que haya sido maltratada. 

Buscan descartar una patología

Fuentes de confianza de este medio señalaron que la evolución de la paciente en el hospital Pediátrico Fernando Barreyro es favorable. La bebé se está alimentando bien y también tomaron intervención psicólogas y trabajadoras sociales de la institución.

Se adelantó que se solicitaron análisis genéticos ante la posibilidad que las lesiones sean producto de una enfermedad. Es que los médicos consideran que los golpes y las lesiones también podrían ser producto de una afección “de tipo incurable, pero tratable, que lo que hace es que con cualquier golpe se rompan los huesos. Son como de cristal”, se dijo.

Por ahora, nada puede descartarse y la investigación ya avanza por el relevamiento de testimoniales. 

Historia

Según pudo reconstruir El Territorio ayer, Sonia (24) y Marcos (30) viven en una casa cedida por el padre del detenido, que está ubicada sobre la calle Catamarca de Alem. La vivienda está en un callejón del barrio 12 de octubre, un espacio de humildes viviendas a sólo 700 metros del centro de la localidad.
En la víspera este matutino recorrió la zona , donde todos los vecinos se mostraron sorprendidos por las novedades. 

Uno de los que habló fue Hugo, padre del detenido, quien afirmó que su hijo es inocente y que “trabajaba todo el día, desde la mañana temprano y volvía a la noche”.

El hombre dejó entrever que considera que su nuera podría tener algún tipo de responsabilidad: “Seguramente estaba queriendo irse porque nos mandaba audios que ella misma se incriminaba y después negaba”.

Por su parte, los vecinos de la vivienda, que prefirieron mantener su identidad en reserva, reconocieron que “nunca vimos ni escuchamos nada raro”. 
“A él (por Marcos) lo conocemos de hace muchos años y siempre fue un muy buen vecino”, expresó una mujer que vive a pasos de la casa, quien añadió que “lo veíamos siempre preocupado por los chicos”.

El jefe de Marcos, Mario Da Silva, también mostró su sorpresa por la noticia y relató que el hombre “trabaja conmigo hace más de seis años y siempre ha sido extremadamente responsable y trabajador. Nunca tuvo un problema, ni siquiera toma una gota de alcohol”.

Da Silva señaló que desde que su empleado tuvo a la pequeña, se desvivió por ella y relató que es muy amable con los otros niños del barrio.
La pareja vive con otros dos de los tres niños que la joven tuvo anteriormente. En este sentido, los pesquisas pusieron en la lupa un antecedente de la joven: fue separada de un hijo al que le habrían detectado maltratos cuando vivía, hace al menos tres años, en la zona del barrio José Sartori. El pequeño hoy está al resguardo de su abuelo paterno, quien sería un oficial de la fuerza policial retirado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina