Detectan que docentes presentan certificados médicos adulterados

Viernes 16 de agosto de 2019
Griselda Acuña

Por Griselda Acuña interior@elterritorio.com.ar

El Colegio Médico de Misiones y auditores del Consejo General de Educación (CGE) detectaron documentación adulterada presentada por docentes para justificar inasistencias o bien solicitar licencias en sus lugares de trabajo. El caso más reciente y grave -por la maniobra corruptiva que implica- es el que salpica a la médica Fernanda Torres, quien el miércoles denunció penalmente a una docente por adulterar su firma y sello en un certificado médico para justificar cuatro faltas a la escuela donde trabaja, con motivo de estar al cuidado de su hijo enfermo.
Federico Esquivel, abogado de la médica y representante legal de la Asociación de Médicos de Misiones (AMI), manifestó que iniciaron acciones penales y civiles. Asimismo, se realizó el correspondiente descargo en el Colegio Médico. “La docente presentó un certificado adulterado, es muy grave porque significa adulteración de instrumento público y fraude al Estado provincial. Se hizo la denuncia, interviene el juez César Yaya”, dijo en diálogo con El Territorio.
Carlos Flores, presidente del Colegio Médico de la provincia, manifestó: “Estamos preocupados hasta el punto que ya hablamos con la Cámara de Diputados para hacer una ley de sellos, estamos también en el asunto de la firma digital para que no se falsifique más la firma del médico”.
“Y nosotros, desde el Colegio Médico, ya estamos en averiguaciones para hacer sellos que tengan ciertas características que sean difíciles de falsificar, estamos preocupados por ese tema. Debe haber alguna connivencia con el organismo, el Consejo General de Educación, es vox pópuli que allí ocurren estas cosas”, aseveró Flores.
Consultado si tuvieron otras denuncias de adulteración, confirmó que sí y que eso reviste gravedad lo cual genera amplia preocupación por la responsabilidad que representa para un médico. “No es una cuestión de que afecte a una especialidad específica, pasa por la persona corrupta que quiere tomar el sello”, sostuvo.
“Otra cosa que propusimos es un impuesto a las certificaciones, un sellado, entonces nosotros llevamos un control y el Estado también, ahí sí tendríamos por especialidades, por médicos. Eso existe en Santa Fe, por ejemplo. Cada certificación debe llevar un sellado. Repercutirá muy poco en el costo del acto médico”, indicó y añadió que la propuesta está en  carpeta en la Comisión de Salud de la Legislatura misionera.
“Es un procedimiento y hay un Ministerio de Modernización, tendría que entrar por ahí el proyecto para que la firma no se falsifique. Tiene que ver mucho la tecnología. El Colegio de Médicos de Córdoba ya cuenta con ese sistema”, dijo.
Si bien no cuenta con una estadística señaló que no son tantas las denuncias, en tanto atribuyó a que “actúan en los casos que se enteran”, dejando como mensaje subliminal que hay situaciones no detectadas que logran su cometido.
Por su parte, Gaspar Argüello, director de Salud Laboral del CGE, confirmó que tienen casos de falsificación de certificados médicos de docentes y que pasan al área de legales que se encarga de hacer la investigación y la cuestión administrativa.
“En general cuando tenemos alguna impresión de que pueden estar adulterados, por la observación de las certificaciones, lo que hacemos en principio es llamar al profesional que supuestamente dio esa certificación y preguntarle si es su firma y letra. Y en esa circunstancia, con la denuncia del profesional al Colegio Médico, iniciamos el proceso”, explicó.
“Como primera medida se les niega la licencia y después entra en proceso el sumario que se le inicia por adulteración de documento público”, comentó Argüello y agregó que el educador puede, incluso, hasta perder su cargo o sus horas, por incurrir en este ilícito. “Hay casos que perdieron su trabajo, claro que sí”, sostuvo.
“No es tan frecuente ahora el tema de la adulteración de documentos, porque el sistema les impide; pero igualmente hoy en día, hay entre cuatro o cinco casos al año, o por lo menos los casos que nosotros detectamos; tenemos que ser honestos en ese sentido”, concluyó.

Denuncia reciente

Fernanda Torres (43), médica generalista y presidente de la Asociación de Médicos de Misiones (AMI) se acercó a la Policía a denunciar a quien, según asegura, adulteró su firma y sello en un certificado médico. El ilícito salió a la luz porque desde el área de auditoría médica del Consejo General de Educación, advirtieron que la firma no coincidía con la de la profesional y realizaron la correspondiente consulta. El certificado tiene fecha de 13 de agosto. La mujer en cuestión nunca fue su paciente. En tanto según se expresa en la denuncia de Torres, se acercó al consultorio, enviada por un pediatra, para pedirle la emisión de un certificado, el cual ella le negó dado que no le correspondía. “Esta persona se presenta en mi consultorio y me pidió que le expidiera un certificado médico en razón de que el hijo se encontraba enfermo, manifestándome que en la víspera otro médico del mismo edificio le había dado un certificado a su hijo por 48 horas y a ella por 24. Le explico que yo no podía resolver su inconveniente, sino que debía hablar con el pediatra”, relató.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina