Destino marcado

Jueves 12 de septiembre de 2019
El misionero Cristian Luddi tuvo un debut soñado como boxeador profesional el pasado fin de semana en Escobar, Buenos Aires, donde se impuso por nocaut en el segundo round ante el entrerriano Jonathan González. 
Fue la primera pelea dentro de campo rentado para el pugilista de la Tierra Colorada, que a sus 24 años está decidido y apuesta por realizar una carrera con este deporte. 
Pero la historia de Cristian con el mundo del boxeo es relativamente nueva, ya que su vínculo con los deportes de contacto se dio mediante el kick boxing, una disciplina que le ayudó a controlar sus problemas de conducta.
 “Soy fanático del kick boxing. Hace aproximadamente tres años tomé este deporte como un estilo de vida porque me ayudó mucho para solucionar mis problemas de conducta. Mi idea nunca fue competir, sino que buscaba un cambio de vida”, recordó el pugilista misionero en su visita al programa Más en Radio, que se emite de lunes a viernes por Radioactiva. 
En su camino hasta convertirse en boxeador profesional, Luddi tuvo su recorrido como amateur, en el que registra un total de 10 peleas, con ocho triunfos, una derrota y un empate. Tras el prometedor arranque como profesional el pasado fin de semana, Cristian se ilusiona con seguir creciendo dentro del boxeo y aseguró que a lo largo de su vida siempre realizó diferentes actividades deportivas. “De chico jugaba al fútbol, al básquet, siempre me gustaron los deportes. El boxeo me gusta más porque tengo más contacto. Hace más o menos un año me decidí por hacer una carrera profesional. Tuve una lesión que me alejó de los rings por 8 meses, pero el sábado pude debutar como profesional y me fue muy bien”, destacó. 
Luddi encontró su lugar para desarrollarse como boxeador fuera de la provincia, más precisamente en Escobar, Buenos Aires, donde conoció al promotor con el que concretó su debut como profesional. Lo ideal para él hubiese sido poder hacerlo en Misiones, cerca de sus familiares y amigos, pero el deportista supo adaptarse a la situación y no solamente se enfoca en su carrera sino que también pudo cumplir un objetivo personal. 

Lejos de casa
“Mi carrera deportiva la estoy realizando en Buenos Aires porque acá se me hacía muy difícil. El primer objetivo que me había puesto era crear una academia de boxeo y lo pude realizar en el gimnasio Lyon, en el que doy clases. Transmito lo que me inculcaron a mí”, contó. 
“Estoy tratando de enfocarme profesionalmente en esto. Salgo a correr a las 7 de la mañana por la Costanera más o menos una hora. Después voy al gimnasio a entrenar. También trabajo en el hospital y eso me lleva bastante tiempo”, explicó.
En cuanto a lo que fue su primera presentación como profesional, aseguró que sintió la soledad de estar lejos de casa. “Estaba muy nervioso, sentía mucha presión y soledad al estar lejos de casa. Me acompañaron mi entrenador y mi primo, el ambiente era medio ‘pesado’. En cuanto a la pelea, a pesar de que terminó en el segundo round, fue bastante pareja. Él me tumbó en el primero, pero me levanté y fui por todo”, comentó. 
Para finalizar, contó cuáles son sus expectativas de cara al futuro en este deporte. “Toda persona que pelea sabe que no lo hace sólo por la gloria, todos buscamos tener algún beneficio económico. En lo inmediato estamos viendo para realizar dos peleas más antes de fin de año, que se harían en Escobar, Buenos Aires”, cerró.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina