Destacan la potencialidad del ganado ovino y apuestan al consumo masivo

Lunes 27 de enero de 2020 | 03:00hs.
Gran parte de la producción de ganado ovino se concentra en el Sur provincial. | Foto: Natalia Guerrero
Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

En la mesa de los argentinos, un producto que no puede faltar es la carne vacuna. Pero, a raíz de la suba en los precios del alimento, el consumo de este tipo de carne bajó. Ante la merma en la demanda, productores del rubro ganadero de la provincia apuntan al incentivo en la producción de carnes alternativas, entre ellas, la de ovejas. Según estimaciones, en Misiones hay un total de 30.000 cabezas de ganado ovino y destacan que el crecimiento de este sector será clave para la economía local.
Es que el precio por kilo de oveja resulta más barato que uno de vaca y que los tiempos de producción del animal son reducidos, por lo que la venta resulta más rápida, destacaron. Si bien se registró un leve consumo minorista, desde el sector apuntan a un crecimiento en el mercado mayorista dada las potencialidades que tiene.
Para eso, solicitaron más políticas que incentiven el consumo y ventas al por mayor en carnicerías de la provincia, que se sumarían a las ya existentes para la producción.
Con ese combo, el sector ganadero apunta a incrementar el número de cabezas de ganado, de las que actualmente hay un total de 400.000, incluyendo a bovinos -en su mayoría-, caprinos y ovinos. La solicitud atiende a la merma en la producción, que desde 2015 bajó 10 por ciento.

Más consumo de ovejas
La oveja, como una carne alternativa, posee una gran potencialidad, dado el bajo precio por kilo y la mayor rapidez en la producción.
En este sentido, Roberto Comparín, productor ganadero de la zona Sur de la provincia, afirmó que “en los últimos años hubo una fuerte tendencia hacia la producción ovina, por la potencialidad y los precios por kilo que tiene el animal, y también por las políticas del Plan Ovino, en el que se reparten ovejas a colonos de la zona de Profundidad y Cerro Corá”.
En diálogo con El Territorio destacó que en un lapso de ocho meses se puede tener un pequeño cordero apto para el consumo propio, por la duración de la gestación del animal y el rápido crecimiento.
También, porque no requiere de un pasto especial para alimentación, como sí necesita una vaca. “La oveja puede estar en un predio no muy extenso, de tres o cuatro hectáreas, como para que el animal se desarrolle y alimente”, precisó.
Por estas características, aseveró que la producción de ovejas tiene futuro en el suelo misionero y que se beneficiará aún más por las últimas precipitaciones que se registraron en la provincia y que generarán, en efecto, un mayor rendimiento en el pasto.
En este sentido, estimó que para la próxima temporada estival se incrementará un 15 por ciento la producción ganadera en general y que las ovejas en particular serán las más beneficiadas.
Por su parte, Gabriel Muzzachoidi, también productor ganadero, afirmó que en los últimos meses del 2019 aumentó la solicitud de cordero por las fiestas de fin de año.
“La oveja tiene un gran potencial porque no demanda mucha alimentación y tiene consigo un gran negocio. No hay un cordero estrictamente misionero, únicamente el serrano, por lo que es necesario que se incremente el volumen de ganado, porque el nicho de la agricultura está en ese productor que tiene pocas hectáreas y que quiere producir algo una actividad que le sea redituable”, dijo.
Al mismo tiempo, enfatizó: “Junto con el caballo, las ovejas viven de pocas pasturas. Y la diferencia con la vaca es que no requiere de un tipo específico de pasto. Producir un novillo lleva un proceso de tres años y, en el caso de la oveja, hay un cordero cada año como mínimo, ya que el ciclo entre el nacimiento y el crecimiento oscila entre los cinco y ocho meses”.
“Las ovejas alcanzan una alta eficiencia de conversión de forraje en carne porque tiene bajos requerimientos de mantenimiento por su escaso peso y destinan mucho de lo consumido a producción”, indicó.
También, precisó que las ovejas no tienen cría al pie al momento de servicio, a diferencia de las vacas, comentó. La preñez esperable, en este caso, en una majada bien manejada es del orden del 90% y 95%. Y que generalmente, el 35% de las ovejas da mellizos, comentó.
Aclaró que como el ciclo biológico ovino es corto, lo que permite un recupero acelerado de la inversión.
“Las carnes alternativas a la vaca, como el chivo y la oveja, tienen más aún potencial porque Misiones es una provincia estrictamente ganadera y la producción de estos animales son claves en la economía familiar. Tiene muchas más ventajas que la producción bovina, por ejemplo”, añadió.
Sobre la cantidad de cabezas de ganado de este animal, el productor precisó que no hay un relevamiento oficial, como sí ocurre con otros rebaños, y estimó un promedio de 30.000 en Misiones.

Precio más bajo
Uno de los condicionantes en el consumo de un animal es el precio. Y en el caso de la carne de vaca, en los primeros días del año, subió entre el 10% y 15% en los mostradores.
Al respecto, Comparín señaló que el valor por kilo de oveja resulta más económico que el de vaca. “Si tenemos que hacer un ranking de precios, de lo más caro a lo más barato, está la carne de vaca en primer lugar, seguido de la carne de oveja y las más económicas son el cerdo y el pollo”, detalló.
Planteó que el consumo de este tipo de animal es aún más nutritivo que el de vaca. Sin embargo, manifestó que “hay un acostumbramiento en la compra de otro tipo de animales, que prefiere comprar un kilo de costilla de vaca, una pata de pollo o una chuleta de cerdo, que comer un poco de oveja”.
“Tenemos que mejorar la genética, para lograr un incremento en la producción de cara a 2020-2021”, apuntó. Y añadió que, en su caso, apunta al incentivo y mejora de la genética, tanto en las vacas como toros, “que al igual que las ovejas, tienen una amplia demanda en el mercado misionero y de la región”.
En tanto, Muzzachoidi comentó que el precio por kilo de oveja oscila entre 180 y 250 pesos.
“Hay un hábito de consumo más de tipo estacional en el cordero, y que incide directamente en el precio. Si hay una mayor demanda en otros meses del año, el animal puede resultar más económico. Pero la realidad es que muy pocos consumen ovejas por falta de costumbre, ante la hegemonía del consumo de carne de vaca, pollo y cerdo, el negocio es incipiente y muchos productores apuestan para el autoconsumo únicamente”, aseveró.
Sin embargo, y en el afán de repuntar la demanda, planteó la necesidad de fomentar aún más al sector ovino en Misiones.
“En la provincia hay una clara incursión hacia la soberanía alimentaria, que también debe incluir más a la carne. Hay una idiosincrasia de consumir cerdo, vaca y pollo. Es por eso fundamental que se implementen políticas de fomento al consumo y producción de carnes alternativas, que servirán aún más para la economía familiar y de la chacra. No es necesario contar con centenares de hectáreas. Con tres, se pueden criar a 20 ovejas”, refirió.

Consumo vacuno en caída
El fomento al consumo y producción de carnes alternativas responde a la merma en la demanda de la carne de vaca.
Según datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), el sector obtuvo números en rojo durante 2019 que, pese al incremento en la cantidad y precio de las exportaciones, el consumo interno de carne cayó a los valores más bajos de los últimos diez años.
Desde la entidad detallaron que el consumo interno fue de 51,2 kilos por habitante, registrando una caída del 9,5%. La última baja más notoria de la década anterior, fue en 2011, cuando se ubicó en 54,6 kilos por habitante.
Pero, además, en el primer trimestre del 2019, se había registrado el consumo más bajo de los últimos 50 años, cuando llegó a 49,6 kilos per cápita, con una caída interanual del 13,5%.
Ante la coyuntura, indicaron que repuntó la venta de carne de pollo y cerdo y, en lo que respecta a la de oveja, escaló un 2 por ciento en el país.


En cifras

400.000

Es el número de cabezas de ganado que se distribuyen en todo el territorio provincial y disminuyó un 10% respecto a 2015.

30.000

Según estimaciones del sector, ante la ausencia de estadísticas oficiales, es el número de cabezas de ganado ovino que existe en Misiones.

$180

Es el precio aproximado del kilo de carne de oveja en el mercado local. En algunos casos, el precio alcanza hasta los 250 pesos, resultando más económica que la vaca.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina