Desde su silla de ruedas ayuda a quienes necesitan movilidad

Jueves 20 de diciembre de 2018
Silvia Godoy

Por Silvia Godoy sociedad@elterritorio.com.ar

Los años de camionero le dejaron la habilidad en el manejo y conocimientos de mecánica. “Estaba arriba del camión volcador, trabajaba en la obra del puerto, aprendí mucho, un poco de todo”, contó Roberto Oporto (35) sobre los recuerdos de un tiempo que hoy le resulta lejano.
Es que un día de hace unos diez años, cuando se encontraba abajo del camión haciendo una revisión, el gato zafó y la mole se le vino encima, el peso afectó la médula y no volvió a caminar.
“Estaba cambiando un elástico, era algo que siempre hacía, mantener un poco el camión, pero el gato zafó y bueno, cayó encima mío, la espalda se me arruinó y hubo daño en la médula, lo que me inmovilizó de la cintura para abajo y quedé en silla de ruedas”.
Este hecho traumático cambió la vida del joven para siempre. Estuvo un tiempo parado, asimilando su nueva situación. Luego empezó el camino de su recuperación.
“Me tomó diez años volver a trabajar y unos cinco o seis años ser independiente con la silla, es un proceso en el que la aceptación y la voluntad son fundamentales, igual que el apoyo de la familia”, relató el técnico que se dedica a reparar bicicletas y sillas de ruedas.
Tiene su bicicletería en avenida Zapiola casi Martín Fierro. Hasta ahí llegan clientes de toda la ciudad, ya que no hay muchos service para sillas de ruedas.
“Un tiempo no hice nada y después empecé a soltarme con la silla para hacer mis cosas por mi cuenta, me ayudó mucho en los últimos años el proyecto del básquet adaptado y también trabajé con un señor en una asociación que arregla y recicla sillas de ruedas para gente que necesita; ahí aprendí mucho del oficio”, sostuvo.
“Cuando empecé a conocer a gente que estaba en mi misma condición, pude darme cuenta de todas las barreras que hay para las personas con discapacidad. Me contaban que en las bicicleterías no les quieren arreglar las sillas o no saben tratar con una persona que va con la necesidad de que le solucionen ya, porque la silla de ruedas es nuestra movilidad”, remarcó.
Todas estas experiencias decidieron a Roberto a encarar un nuevo negocio: El Rápido, y retomar el trabajo. “Elegí una bicicletería porque es algo de lo que ya sabía, tenía idea, tengo conocimientos de mecánica en general y con mi colaboración arreglando las sillas aprendí. Es algo que puedo hacer solo y que no requiere que haga movimientos que no puedo, como agacharme o tirame al suelo; eso ya no lo puedo hacer”, indicó y confesó que aún lidia con el dolor.
Como tiene un auto adaptado, también ofrece el servicio de arreglo de las sillas de ruedas a domicilio para evitar que la gente se quede sin su movilidad o deba trasladarse con todo el esfuerzo que demanda.
“Como tengo el auto no me cuesta ir y, si el arreglo es sencillo, lo hago en el momento, soy consciente de que las sillas son nuestras piernas. No le podés dejar a la gente dos, tres días sin la silla, muchos sólo tienen una y están solos, hay muchas realidades”, comentó.
Para desarrollar su emprendimiento, el técnico recibió el apoyo del Programa de Empleo Independiente que tiene una línea para personas con discapacidad y que se implementa desde la Oficina de Empleo de Posadas con financiamiento de la Nación. 
“Yo le digo a la gente que por alguna causa quedó con una discapacidad, o a los que nacieron con ella, que siempre se puede salir adelante, cuesta, pero se puede; la voluntad y ponerse bien psicológicamente es esencial y así se pueden aprovechar espacios y herramientas como este programa para acceder al trabajo”.
Acerca de los pilares para su superación, señaló: “Son mis dos hijas de 11 y 8 años, por ellas sigo”.
La bicicletería atiende de lunes  a viernes de 9 a 12 y de 15.30 a 19.30 y los sábados por la mañana. Un contacto es 15 4 647986.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina