Descontento con gobernantes, lo más expresado entre brasileños

Lunes 8 de octubre de 2018
 Los brasileños votaron ayer en unas elecciones marcadas por intenso descontento hacia la clase gobernante, tras años de turbulencia política y económica.
La jornada se desarrolló en un clima de tranquilidad, a diferencia de los numerosos sobresaltos que acompañaron la campaña presidencial, la más estrambótica de los últimos años.
Dos grandes hechos marcaron el camino hasta ayer: el político más popular del país, Luiz Inácio Lula da Silva, vio rechazada su candidatura y el líder en las encuestas hacia las elecciones por la presidencia, Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, sufrió un ataque a cuchilladas cuando faltaba un mes para los comicios.
Hay muchos que opinan que la rabia hacia las elites dará impulso a un candidato ajeno al círculo político tradicional, rompiendo la hegemonía del centroizquierdista Partido de los Trabajadores y del centroderechista Partido de la Democracia Social.
El candidato que más se benefició del descontento social es Bolsonaro, un ex capitán del Ejército y legislador con 27 años en el Congreso que cosechó su popularidad presentándose como un  “salvador de la patria” frente a los políticos “corruptos” que llevaron a la mayor economía del continente a una debacle.
 “(Bolsonaro) es símbolo de una visión cívica y patriótica del país. Estamos frente a un momento de refundación para Brasil”, dijo Joao Felipe Miu, de 38 años, funcionario público luego de haber votado en Leblon, un barrio acomodado de Río de Janeiro.
En las calles de la ciudad carioca, muchos seguidores del diputado derechista se acercaban a los centros de votación con camisetas de la selección brasileña de fútbol y con vestimenta amarilla con inscripciones y frases patrióticas. Miu vestía una camiseta con la frase “Mi partido es Brasil”.
Bolsonaro también es conocido por su nostalgia por la última dictadura, sus insultos a las mujeres y a los gays y sus llamados a reprimir la delincuencia, dándole más garantías a las fuerzas de seguridad. A la par de su popularidad, ha crecido un fuerte sentimiento de rechazo que se plasmó en enormes movilizaciones callejeras convocadas por la consigna Él No el fin de semana pasado.
Al votar en Río de Janeiro ayer por la mañana, Bolsonaro pronosticó que obtendría más del 50% de la votación, suficiente para evitar una segunda ronda el 28 de octubre, algo que finalmente no ocurrió.
“La gente cae en la cuenta que Brasil no puede seguir con el camino del socialismo. No queremos ser mañana lo que Venezuela es hoy”, dijo el ex capitán del Ejército. En segundo lugar de las encuestas está el ex alcalde de San Pablo, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, el partido que ganó las últimas cuatro elecciones presidenciales.
Después de votar en San Paulo, Haddad habló brevemente con la prensa. Sin embargo, su voz quedó eclipsada cuando opositores golpearon ollas en edificios cercanos. Mientras, sus partidarios gritaban que él será el próximo presidente, una exhibición vívida de un electorado muy polarizado.
En el tramo final de la campaña, el PT subió el tono contra el ex capitán del Ejército al advertir al electorado que, con su elección, la democracia estaría en peligro. Incluso, mediante un video, el partido de Haddad comparó a Bolsonaro con Adolf Hitler. Guiada por ese miedo, Ana Dias, de 78 años, jubilada, entendió que debía ir a votar, pese a que cuatro años atrás se había quedado en su casa: “Mi hija me convenció de que viniera. Ese señor (Bolsonaro) es un radical, un peligro para el país porque con odio no solucionaremos nada”, dijo. 

Dos policías y un militar muertos en Río de Janeiro

Dos policías y un militar fueron asesinados en la noche del último sábado en Río de Janeiro, en hechos aislados, pese a los refuerzos que ese estado brasileño recibió para garantizar la seguridad durante las elecciones presidenciales, legislativas y regionales de ayer en Brasil, según fuentes oficiales. Los dos agentes de la Policía Militarizada y el cabo de la Marina de Guerra fueron tiroteados al parecer por delincuentes comunes y en hechos sin relación con las elecciones. Las muertes de los dos policías elevó a 79 el número de miembros de la Policía Militarizada que han sido asesinados este año en Río de Janeiro, que vive una intensa ola de violencia desde 2016, que causó tan sólo el año pasado 6.731 homicidios, entre ellos los de más de 100 policías.


Votantes de Bolsonaro armados

Presuntos simpatizantes de Jair Bolsonaro acudieron ayer a los centros de votación con armas de fuego, fotografiándose y filmándose en el acto de sufragar armados, según reportaron medios brasileños. Las imágenes y filmaciones tomadas en las cabinas de votación, lo que es considerado un crimen electoral, comenzaron a viralizarse en redes sociales y fueron luego publicadas por las revistas Veja y Forum, y el portal Brasil 247, entre otros. En uno de los videos, una persona utiliza una pistola para digitar su elección por Bolsonaro en el teclado de la computadora que permite el voto electrónico. En tanto en una fotografía puede verse un revolver apoyado sobre la pantalla que muestra la boleta electrónica de Bolsonaro, en el centro electoral ubicado en la Escuela Estatal Profesor Mauricio Brum de Río de Janeiro, según reportó Brasil 247. Una de las promesas de campaña a de Bolsonaro, quien fue víctima de un intento de asesinato durante la campaña, es precisamente liberar la portación de armas al público en general.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina