Denunció que su ex y dos sobrinos abusaron de su hija de tres años

Domingo 13 de enero de 2019
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

El 22 de agosto del año pasado la madre de una niña de 3 años denunció que la criatura habría sido abusada sexualmente por su propio padre y dos primos menores de edad, aunque transcurrieron cuatro meses y medio y hasta el momento no se registraron mayores avances en el expediente judicial.
Según la progenitora de la presunta víctima, ni siquiera se realizó la Cámara Gesell, considerada como una prueba clave en los delitos contra la integridad sexual de menores.
Mientras tanto, el acusado reside en una vivienda ubicada frente a la casa de su ex pareja y su hija, en el barrio Caballeriza de esta ciudad, circunstancia que habría sido aprovechada para intimidar a la mujer en reiteradas ocasiones.
“No pretendo que la Justicia me crea a mí, sino que la escuchen a mi hija, que es lo mínimo que pueden hacer. Pero pasaron cuatro meses y medio de la denuncia y ni siquiera hicieron la Cámara Gesell. No sé qué están esperando, o si es porque él tiene abogada y yo no. Él está suelto, como si nada, y nosotros vivimos con miedo”, lamentó M (38), cuya identidad se preserva para no revictimizar a la menor.
Según consta en la denuncia radicada ante la Comisaría de la Mujer, al cambiarle los pañales a su hija la madre notó un sangrado y le preguntó si se había lastimado, ante lo cual la niña le respondió que sus primos le tocaban la cola.
“Yo estaba separada del papá de mi hija, pero trabajaba en casa de familia y la dejaba con él porque vive con la mamá enfrente a mi casa. En el mismo terreno vive una hermana con los hijos y estaban siempre juntos, pero nunca imaginé que la podían lastimar y menos hacer lo que le hicieron”, remarcó.

Detalles del horror
En primera instancia se dirigió a la guardia del hospital Samic con su hija, donde una conocida pediatra le indicó que radique la correspondiente denuncia, lo que concretó el 22 de agosto pasado.
En diálogo con El Territorio, la progenitora indicó que si bien en un primer momento la criatura contó que sus primos de 9 y 13 años eran quienes la manoseaban, dos días más tarde comenzó a brindar otros detalles que derivaron en la acusación contra el propio padre.
Al respecto, mencionó que “ella es chiquita y preguntó si podía ir a jugar a la casa de los primos. Le dije que no, porque sus primos no la cuidaron. Entonces me dijo algo que me dejó helada. Me preguntó: “¿Y mi papá no me va a tocar más?”. Entonces le dije que me cuente qué le hacía y me hizo gestos con la lengua. Ese mismo día, el 24 de agosto, hice la ampliación de la denuncia”.
Abatida por el drama y la falta de respuestas por parte de la Justicia, contó que el 5 de febrero su pequeña cumplirá 4 años y la nota muy afectada por la situación vivida, puesto que no tuvo la contención psicológica adecuada.
En tanto, mencionó que el acusado, identificado como Mario M. (37), no trabaja y percibe una pensión por discapacidad, ya que años atrás sufrió un ACV.

Maraña judicial
Según explicó la madre de la presunta víctima, el caso tiene expedientes en los juzgados de Menores, Instrucción Penal y de Familia, lo que conforma una maraña que estaría perjudicando los intereses de la niña.
“Ya me citaron del Juzgado de Menores y de Instrucción, pero no hay novedades de la Cámara Gesell. Para colmo, como vio que no pasa nada, el padre de mi hija me denunció porque dice que no le dejo ver a la nena. Fui al Juzgado de Familia y me dijeron que mientras que no se compruebe un delito, él la puede ver. Pero sobre mi cadáver la va a ver, porque la Justicia no me da ningún tipo de garantía de que no vuelva a violar a mi hija”, remarcó.
Comentó que la menor tiene serias secuelas y le manifestó que “está cansada de mostrar” sus partes íntimas, ya que fue examinada por la médica de guardia del Samic que la atendió en primera instancia, por el forense de la Policía y por la junta médica ordenada por la Justicia.
“Ella estaba amenazada por el padre para que no cuente. Después me dijo que ni el papá ni la abuela le retaban a sus primos cuando le hacían esas cosas. Incluso, dice que la abuela le dijo que no cuente nada porque le iban atar las manos a los primos y los iban a encerrar en una piecita”, detalló la progenitora.
Mencionó que al vivir frente a la casa del acusado, suelen cruzarse en la calle con él, circunstancia en que la niña se hace pis encima.
La pequeña es la única hija que tuvo con el sujeto, sobre quien pesan denuncias previas por violencia doméstica.
Al respecto, indicó que “mezcla pastillas con alcohol y se pone muy violento. Estando embarazada me pateó en la panza y lo denuncié varias veces. Hoy vivimos con miedo porque estamos muy desprotegidas y por eso puse en venta mi casa”.


Las claves del caso

Denuncia: La madre de la niña denunció el hecho el 22 de agosto de 2018, pero luego realizó una ampliación de denuncia y en esa instancia apuntó contra su ex.
Detección: La niña presentó un sangrado y su madre la llevó a la guardia del Hospital Samic, desde donde un pediatra le recomendó realizar la denuncia que finalmente terminó formalizando.
Acusado: El padre acusado fue identificado como Mario M. (37) y la mujer indicó que mientras estaban en pareja ya lo había denunciado varias veces por violencia doméstica.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina