Denunciaron apremios a un discapacitado preso

Domingo 16 de septiembre de 2018
Luis Miguel Díaz (27) padece retraso madurativo y una discapacidad del 85 por ciento, según consta en su historia clínica. Reside en el barrio Tuichá con su mamá y hermanos, cobra una pensión y es apreciado por sus vecinos, quienes lo consideran servicial y educado.
Díaz está preso desde el pasado 27 de agosto, cuando fue detenido por robo calificado en perjuicio de un menor de 14 años, hecho que se registró 20 días antes en pleno centro de la ciudad de Oberá.
Según su familia, el sospechoso nunca estuvo prófugo, como informó la Policía, al punto que él mismo se presentó ante las autoridades cuando escuchó trascendidos que lo implicaban con el citado robo.
“No se escapó ni se escondió. Él es retrasado, piensa como una criatura y cuando escuchó que le buscaban se presentó solo. Ahí quedó detenido y lo trasladaron a la Seccional Cuarta. Él dice que no tiene nada que ver con el robo, pero aparte es discapacitado y no puede estar con los presos comunes”, señaló su madre, Emilia Díaz.
En tanto, comentó que el domingo pasado visitó a su hijo en la dependencia policial y lo encontró muy desmejorado, llorando, dolorido y con evidente temor.
Al respecto, indicó que “cuando entré estaba llorando, me abrazó y me contó que hacía tres días que le dolía mucho en el costado, las costillas. También tenía un moretón sobre el ojo derecho. Estaba con mucho miedo, yo le pregunté quién le pegó y me hablaba despacito, decía que no puede hablar”.
En tanto, no quiso especular sobre quién o quiénes habrían golpeado y amedrentado al joven, aunque opinó que “la Policía es responsable de custodiar y proteger a los presos”. 

Alteraciones psíquicas
En diálogo con este medio, la progenitora comentó que siendo un bebé su hijo padeció meningitis y eso le dejó secuelas de por vida. Asistió a la Escuela Especial 2, sabe leer y escribir.
Con los certificados en mano, precisó que el joven padece “retraso madurativo por alteraciones psíquicas” y es considerado un “paciente crónico con afectación de las funciones básicas”. 
Por ello, requiere de apoyo psicológico continuo, según se precisa en la historia clínica.
A juzgar de la junta médica que lo evaluó, padece un 85 por ciento de discapacidad y desde hace varios años percibe una pensión.
“En el barrio todos le quieren, no tiene maldad y hace mandados para los vecinos”, aseguró una vecina. 
Sobre la acusación que pesa en su contra, la misma data del 7 de agosto pasado y se originó por la denuncia de un adolescente de 14 años que esa noche fue interceptado por dos sujetos en inmediaciones del casino, sobre avenida Sarmiento.
Los delincuentes estaban armados con una navaja y una hoja de afeitar, elementos que usaron para sustraerle 3.500 pesos. Luego se dieron a la fuga.
Una semana después fue detenido Alan D. S. (21), el presunto cómplice de Díaz, según las pesquisas policiales.
De todas formas, la madre de Díaz mencionó que a casi tres semanas de su detención aún no pudo entrevistarse con la defensora oficial asignada.
“Pasan las semanas y mi hijo está sin asistencia ni defensor. Pedimos que revisen las cámaras del casino que graban todo lo que pasa en el lugar donde fue el robo, pero tampoco se hizo eso. Es muy feo lo que estamos pasando por no tener plata para pagar un abogado”, lamentó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina