D’Alessio insiste en que se lo acepte como arrepentido

Miércoles 11 de diciembre de 2019
D’Alessio, investigado por extorsión.
El falso abogado Marcelo D’Alessio declaró el lunes durante casi diez horas, en el mayor de los secretos. Todo transcurrió en una pequeña oficina de la fiscalía federal de Dolores (provincia de Buenos Aires) y se esperaba que continuara declarando ayer y hoy, porque más allá de sus dichos, el fiscal Juan Pablo Curi le hará una gran cantidad de preguntas.
Asistido por su abogado, Claudio Fogar, D’Alessio intenta convencer a Curi para que lo acepte como arrepentido, algo que no es sencillo porque el fiscal ya rechazó a dos imputados anteriores que llegaron a Dolores con la idea de acogerse a los beneficios de esa ley. Entre esos beneficios podría estar una excarcelación o, al menos, una prisión domiciliaria.
En caso de que el fiscal Curi acepte considerar “arrepentido” a D’Alessio, deberán firmar un acta acuerdo y luego elevarla a la homologación del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla.
D’Alessio empezó a declarar cerca de las 10 de la mañana del lunes y hubo varios cuartos intermedios a lo largo de las horas en las que estuvo en la fiscalía.
El juez Ramos Padilla tiene aún pendiente de resolución un pedido de prisión domiciliaria presentado por la defensa de D’Alessio, que parece supeditado al resultado de su declaración como pretenso arrepentido.

Qué dijo
Respecto del contenido, tanto el defensor de D’Alessio como el fiscal mantuvieron absoluta reserva. La declaración está siendo grabada y todo indica que el acusado reconocerá algún delito de extorsión y de espionaje ilegal -las pruebas son demoledoras- y tratará de convencer al fiscal explicándole cómo era el organigrama de las operaciones de espionaje ilegal, con cabeza en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).
También es muy posible que reconozca que algunas de las investigaciones --también ilegales-- que puso en marcha fueron por pedido de legisladoras de la Coalición Cívica y no está claro si va a involucrar al fiscal Carlos Stornelli y al periodista Daniel Santoro. Es un hecho que D’Alessio estuvo estudiando la indagatoria que Stornelli prestó la semana pasada.
Una vez terminada la declaración, Curi deberá resolver si acepta o no a D’Alessio como arrepentido. Y en caso de que lo acepte, la última palabra la tendrá el juez Alejo Ramos Padilla.
En las espaldas de Curi pesan las sospechas de que desde el inicio de la causa ha jugado a favor de la estructura judicial--política--mediática con sede en Comodoro Py, que siempre quiso derribar la causa de Dolores.
Curi dictaminó varias veces que el expediente que instruye Ramos Padilla debe pasar al edificio de Retiro donde, ya se sabe, Stornelli juega de local y lo mismo sucede con otros de los imputados.
Es seguro que Curi le exigirá a D’Alessio pruebas de todo lo que diga, algo que no es para nada sencillo. Por un lado, el falso abogado ha demostrado su capacidad para mentir y falsear hechos e identidades. Por el otro lado, buena parte de sus operaciones se hicieron en el marco del aparato de inteligencia que, supuestamente, se cuida de dejar rastros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina