Cumplió el sueño de tener una bicicleta para ir a la escuela

Sábado 16 de marzo de 2019
Dani Ayala cuando recibió su bicicleta.
Esteban Bueseck

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

Dani Ayala tiene 12 años y vive en una comunidad mbya de Bonpland. Por un problema de salud el niño pasó unos días en el Hospital de Pediatría doctor Fernando Barreyro mientras se curaba de una fractura. Y fue allí donde contó a médicos y enfermeros que lo atendían que su gran sueño era tener una bicicleta para así asistir a clases. Es que Dani caminaba más de 10 kilómetros por día para ir a la escuela y además veía como otros pequeños, que sí tenían bicicleta, la usaban, además de para poder trasladarse, para jugar. Y como todo niño, Dani quería jugar.
Así la historia llegó hasta las integrantes de la Cooperadora del Hospital Pediátrico  (Copani), quienes se pusieron en campaña para que el pequeño cumpla su deseo antes de ser dado de alta.
“Él iba caminando a la escuela y por eso anhelaba tanto la bici”, contó Yolanda Leoni, miembro de las Copani. “Como disponíamos del dinero, íbamos a comprar la bicicleta y cuando me acerqué hasta una bicicletería y le conté al bicicletero el fin que iba a tener, me dijo ‘no, dejá la plata. Yo te la regalo con la única condición de que mantengas mi nombre en el anonimato’. Y así fue como llegó la bici”, precisó feliz la mujer.
El día de alta para Dani fue ayer y durante la mañana le acercaron su esperada bicicleta hasta el nosocomio capitalino, antes de que vuelva a la aldea. “Fue una sorpresa para él, no se lo esperaba. Apenas se la dimos, no paraba de reír y agradecer a todos, se puso a andar por los pasillos del hospital, lo recuerdo y todavía siento ganas de llorar. Fue un momento de mucha emoción para nosotras e incluso para los médicos, enfermeros y la mamá, que nos agradeció al ver tan feliz a su hijo”, completó Leoni.

La solidaridad como bandera
Las Copani, como las llaman todos en el centro de salud, nacieron cuando el sector pediátrico era un simple pabellón dentro del hospital provincial. De allí el nombre de Cooperadora Pabellón de Niños (Copani). Fue un caluroso verano de febrero de 1973 cuando estas amigas se unieron con la misión de ayudar. Eran épocas en que se necesitaban desde sábanas e insumos básicos hasta mosquiteros. Hoy, 46 años después, continúan aportando intensamente al Hospital Pediátrico y afinando números: en 2018 sumaron casi 800.000 pesos en equipamiento entre electroencefalógrafo y electrocardiógrafo, ventiladores, colchones y artículos para talleres de enfermería entre tantas cosas. Son mujeres que llevan adelante el trabajo con la necesidad del niño como norte. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina