Cuarentennial, el disco de Javier Calamaro grabado en aislamiento

Domingo 2 de agosto de 2020
El músico presentó el 24 de julio un álbum con diez canciones. Es un registro de un concierto online que salta por géneros como el pop y el tango.
Javier Calamaro (55) habló de Cuarentennial, su nuevo álbum: “Me reencontré con un lado creativo muy prolífico”, dijo en una charla con Teleshow.

El músico contó en qué consiste su flamante trabajo, qué va a hallar el público al escucharlo y cómo fue la experiencia de tocar a distancia en su primer show por streaming. “Fue un momento muy esperado”, manifestó Javier Calamaro que sabe bucear por distintos géneros con una facilidad que muy pocos artistas tienen. Pasa del rock al tango, acomoda su potente voz a uno u otro y hasta se anima a hacer guiños a músicos que lo influyeron desde sus comienzos, como Queen o Charly García por ejemplo.

De todo eso se trata Cuarentennial, su nuevo disco grabado en un concierto por streaming que brindó en su casa en medio del aislamiento obligatorio decretado por la pandemia de coronavirus.

Para ello tocó a distancia con su compañero Leandro Chiappe.

El álbum vio la luz el pasado 24 de julio.

¿Con qué se va a encontrar la gente al escuchar Cuarentennial?
Con una experiencia única para mí y creo que en general para la humanidad, que es un artista haciendo su repertorio de una manera muy particular porque estábamos cantando con el ‘Chapa’ (Leandro Chiappe), con quien toco hace 18 años y creamos juntos un montón de cosas y vivimos una cantidad interminable de aventuras, de noches eternas, de giras, escenarios y convivencias en giras... Pero ahora nos teníamos a nosotros solos y desesperados por hacer música.

Entonces, el reencuentro después de meses sin estar compartiendo la música, que para nosotros es sagrada, fue un momento mágico en el cual nos imaginábamos al público pero también nos imaginábamos a nosotros mismos. Era una sensación tan potente y fuerte. Y el resultado fue algo muy distinto a todo porque entre los dos hicimos una banda. Éramos dos tipos tocando pero poniendo la garra, la fuerza y la onda como si estuviésemos actuando en un escenario con el público adelante.

Esta suerte de show virtual o no sé cómo se llama esto, que catalogan inmediatamente como “recital por streaming”, lo que arrojó fue un resultado completamente distinto al de cualquier recital. Muchísimas más ganas de tocar juntos, de encontrarnos en la música y hacerlo de esa manera fue alucinante.

Y se nota el entusiasmo en el disco...
¡Tal cual! Mirá, cuando lo edité, le saqué las partes habladas. Era una especie de catarsis, de compartir entre nosotros y con la gente también. Por suerte la persona que lo produjo, que no fui yo, tuvo la inteligencia de grabar todos los canales, que después me regaló. Esa fue la única vez que lo escuché porque todavía no lo escuché terminado. (Risas).

Hace pocos días cumpliste años y también anunciaste que serás padre nuevamente. ¿En qué momento de tu vida te encuentra este disco?
Sí, por suerte la cuarentena nos trajo cosas muy alucinantes. Una hija que vendrá a fines de noviembre o principios de diciembre, un montón de inspiración... Me reencontré con un lado creativo muy prolífico en cuanto a la variedad de cosas también. Escribí muchas cosas que recité, que musicalicé, que hice en video... Así empezamos, haciendo toda una serie de comunicados y cuestiones extramusicales. Son como otras variables del arte. Y después me metí a reversionar cosas.

El pico más alto de eso está en “Milagro 2020”, que de hecho salió el mismo día en el que hicimos el concierto este, de donde salió Cuarentennial. Porque en realidad el título del disco simboliza un período de mi vida en el que muchas cosas hicieron efervescencia, sobre todo muchas cosas creativas: crear formatos nuevos para comunicarse, crear música, recrear versiones, crear una vida... De alguna manera, el disco está representando más un período que un concierto por streaming.

¿Cómo creés que va a cambiar la industria de la música tras la pandemia?
No espero más cambios en el sentido en que ya nos habían habituado a que los formatos físicos se fueron reemplazando en álbumes virtuales y después eso se fue transformando en plataformas que se quedaron prácticamente con la industria de los fonogramas, de las canciones grabadas y editadas.

Lo que sí espero es que vuelva a la normalidad la música como la conocemos. Para mí no existe una nueva normalidad, hay muchas cosas que nos quieren vender y tal vez logren vendernos a la fuerza algunas, pero no es que yo las vaya a aceptar.

Para mí la única normalidad de la música, a la cual nos acostumbramos, queremos volver y creo que vamos a volver, es a salir de gira, pararse en un escenario y compartir un show con el público. Quiero creer que eso no va a cambiar. Lo que más nos involucra y lo más cotidiano para nosotros es eso. Y espero que dentro de poco vuelva a serlo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina